RSS

Archivo de la etiqueta: Savage Worlds

Reseña de Pirates of the Dominions

Sin duda alguna, estamos en plena vorágine bárbara rolera, con varios juegos saliendo al mercado a uno y otro lado del charco. ¿Qué mejor forma, pues, de retomar el pulso de este languideciente blog que con una reseña bárbara? El elegido ha sido Pirates of the Dominions, para Beasts & Barbarians, la ambientación de espada y brujería creada por el estudio polaco GRAmel para Savage Worlds, y obra del prolífico Umberto Pignatelli. Pirates of the Dominions fue, de hecho, el último libro publicado para la segunda edición de B&B, la llamada Golden Edition. Y aprovecho para recordaros, por si alguno no lo sabe, que ahora mismo está abierto todavía el crowdfunding para lanzar la tercera edición, la Steel Edition, al que aún le quedan unos cuantos días. El juego vale la pena, así que si os gusta el género arrimad el hombro, que no os arrepentiréis.

Pero a lo que iba. Pirates of the Dominions es, como su propio nombre indica, el libro que debe leer cualquiera que quiera jugar a B&B llevando un pirata. Bueno, en realidad es mucho más que eso: entre otras cosas, también enriquece la ambientación de los Dominios con un montón de información de trasfondo útil para muchas campañas aunque sean en tierra firme, e incluye sistemas de combate naval alternativos que, con un poco de oficio, se pueden aplicar a otras ambientaciones marítimas que no tienen un sistema tan pulido (te estoy mirando a ti, 50 Brazas…).

Pero empecemos por el principio. Pirates es un manual largo, con sus buenas 160 páginas. Como siempre, portada a color e interior en escala de grises, con maquetación a dos columnas con abundantes despieces y resaltados. Las ilustraciones alternan dibujos inéditos con ilustraciones de uso libre, así que no os extrañéis si os suenan unas cuantas. La ilustración de portada, eso sí, es magnífica, obra de Ania Jarmolowska. Es bueno saber que la polaca está plenamente involucrada en las ilustraciones de la Steel Edition.

Pero como siempre, lo que más importa es el contenido, y a ello vamos ahora. Tras la consabida introducción narrativa (protagonizada, como siempre, por Shandor el Bárbaro y Zandorra la Amazona), pasamos de lleno a la sección del jugador, donde podremos disfrutar de una extensa historia de la piratería en los Dominios, desde los tiempos del temible Baruk Pie de Cabra hasta los actuales corsarios caldeios que intentan limpiar de piratas las aguas cercanas a su reino (o eso dicen). Aquí se introducen ya conceptos y lugares que son claves para este tipo de partidas, como la Ensenada, la mayor guarida pirata de los Dominios, o la Ciudad de las Hojas, otro nido de bucaneros en el Mar Marrón, no muy lejos de la exótica Lhoban. Acto seguido se nos explica un poco cómo es la vida de un pirata: desde atuendos y costumbres (que variarán según el sitio, claro) hasta religión o leyes, la sección es de lectura obligada para cualquier jugador interesado en llevar un personaje de este tipo.

Pasamos a continuación a una breve gaceta que describe algunos de los lugares más importantes que deben aparecer en cualquier partida pirata: entre ellos destacan las Islas de los Dedos, un lugar que no es precisamente un imán para turistas por su combinación de fauna y flora particular, geografía inaccesible y lugareños tirando a particularitos. No es de extrañar, pues, que la antes mencionada Ensenada, que se encuentra en ese archipiélago, sea un lugar al que es realmente difícil acceder. Un lugar que se nos describe con todo lujo de detalles y que casi sirve como sandbox que se puede utilizar como el DJ quiera: como base de operaciones de nuestros PJs piratas, sí, pero también como escenario político donde los PJs intenten ocupar el puesto de alguno de los Cinco Capitanes que gobiernan el lugar, por poner solo dos ejemplos.

El primer hombre en abordar un barco gana un beni en B&B. Hay que tenerlos bien puestos…

Una vez estamos plenamente empapados de información piratil, pasamos a la sección de creación del personaje, que como no podía ser de otra forma incluye un buen puñado de arquetipos, ventajas y desventajas para que nuestro héroe tenga todo el sabor salado que merece. La mano maestra de Pignatelli nos ofrece variantes para todos los gustos, desde lo inquietante (Renacido en el Mar, que permite “resucitar” a un personaje fallecido en alta mar, pero… ¿es él realmente quien ha regresado?) hasta lo cómico (Cocinero Caníbal, capaz de preparar estofados de ingredientes irreconocibles que tienen todo tipo de efectos en su tripulación). La completa sección de equipo tiene como digno colofón un buen listado de barcos, que evidentemente son uno de los elementos básicos en la ambientación. Desde las temidas galeras tricarnianas hasta los barcos-halcones de las amazonas, hay para todos los gustos.

Como no podía ser de otra forma, el manual también incluye unas cuantas reglas específicas de la ambientación. Reglas relativas al clima y a la tripulación se dan la mano con la descripción de los juegos de azar más habituales entre las tripulaciones piratas. Tras esto, la sección del jugador se cierra con un pequeño capítulo que habla más en profundidad de los barcos, enfocándolos casi como personajes (con sus ventajas y desventajas), un poco al estilo de lo que se hacía con las bandas en Tattered Banners. Una estupenda forma de dar personalidad y vida al que sin duda será el lugar más frecuentado por los personajes en sus viajes, claro.

La sección del DJ se abre con una serie de interesantes consejos para quienes quieren arbitrar partidas piratas, debatiendo cuestiones como el ritmo, la temática o la preponderancia del mar. También se incluyen algunas posibles ideas para campañas y se describen algunos de los principales peligros que se puede encontrar un barco en sus viajes, y cómo resolverlos. Tormentas, torbellinos, calmas chichas, fiebres, arrecifes… Los océanos de los Dominios son lugares muy peligrosos, y si alguien tiene alguna duda, le puede echar un vistazo a esta sección para confirmarlo. Y tras un listado de reliquias (objetos mágicos) de marcado carácter marinero, llegamos a una de las pequeñas joyitas del manual, un generador de… mapas del tesoro. Porque no todos los mapas tienen que ser un trozo de pergamino con una “X” escrita, aquí, con solo robar algunas cartas, podremos dar personalidad al que sin duda es uno de los objetos más característicos de estas ambientaciones, y de los que más juego pueden dar.

Un barco-halcón de las amazonas, la mejor embarcación de los Dominios.

El penúltimo capítulo también vale su peso en oro, pues nos presenta un sistema alternativo para resolver batallas navales. El sistema funciona tanto si se utilizan los Combates de Masas descritos en la sección de Subsistemas de Savage Worlds como si queremos resolver la batalla sobre una mapa desplegado en la mesa, y resulta de lo más completo: desde la fase de Avistamiento hasta la de Abordaje, todo queda contemplado y minuciosamente descrito para que un conflicto de estas características sea algo memorable. Tras frustrarme una y otra vez en mi campaña de 50 Brazas por lo escueto de sus mecánicas para combates navales, creo que voy a probar este sistema en Caribdus, porque creo que podría funcionar bastante bien…

El manual se cierra con “Monsters & Pirates”, lo que vendría a ser un bestiario que no solo incluye bloques de estadísticas de criaturas marinas de todos los pelajes (algunas de ellas ciertamente escalofriantes), sino también de otros personajes que nuestros héroes podrían encontrarse de forma habitual en sus viajes. ¿Habéis oído hablar de las Máscaras Amarillas, los inquietantes maestros del loto que sirven al Tirano de los Mares en la Ciudad de las Hojas? Pues yo no os recomendaría que les contrariarais si os cruzáis con ellos…

Angelitos como este moran en las profundidades de los mares de los Dominios…

Con eso se cierra un manual que me ha resultado francamente interesante. Una vez más, GRAmel y Pignatelli vuelven a demostrar que Beasts & Barbarians es mucho más que un juego “de bárbaros”. Si en manuales como Tricarnia, Jalizar o Gladiators of the Dominions ya nos habían demostrado la variedad de temáticas que ofrece la ambientación, con Pirates of the Dominions se superan a sí mismos y consiguen que estemos locos por emular las hazañas de Conan y Belit, por subirnos a la cubierta de un barco de los Dominios y zarpar en busca de aventuras. Las reglas de combates navales son la guinda de un pastel que resulta muy, muy apetitoso… y que me hace esperar todavía con más ganas esa Steel Edition de la que hablaba al principio. ¡Por Rakua-Thara, qué larga se me va a hacer la espera hasta diciembre!

Yo le doy un…

 
1 comentario

Publicado por en 21 junio, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas: ,

Aventura bárbara: Lobos en las fronteras

Venga, vamos a seguir calentando motores de cara al (ya muy cercano, parece) Kickstarter de la nueva edición de Beasts & Barbarians. Y vamos a hacerlo con la adaptación al castellano de otra de las aventuras gratuitas disponibles para la primera edición del juego. En este caso es Lobos en las fronteras, una aventurita situada en las Tierras Fronterizas que separan las regiones civilizadas del sur de los bárbaros del norte, bien sean del frío Northeim o de los oscuros y boscosos Territorios Caled, habitados por peligrosos salvajes. El río Hacha Divina marca la frontera geográfica que separa dos regiones y, de hecho, dos mundos diferentes: el más civilizado y decadente en el sur y el más primitivo y salvaje, pero también más puro, en el norte y el noroeste.

Pero hay otro detalle importante que contribuye a esa separación: la línea de fortificaciones cercanas al río, y habitadas por voluntarios que están dispuestos a plantar cara a cualquier hueste bárbara que pueda venir desde el norte y proteger así las tierras del sur. ¿La recompensa? Si consiguen sobrevivir cinco años en esta región fronteriza, se les otorgará una parcela de tierra en propiedad. Es lo que se conoce como el Precio de la Sangre.

Nuestros PJs son mercenarios que sirven en uno de esos fuertes, el Fuerte Vanguardia, justo cuando la hija del comandante, que ha venido de visita a la fortaleza, es atacada por unos salvajes caleds salidos del peligroso Bosque Negro. La muchacha es secuestrada y, naturalmente, el comandante les elegirá a ellos para ir al rescate de la desvalida joven, adentrándose en el bosque de marras (que, con el nombre que tiene, evidentemente no es nada tranquilo). Así comenzará una trepidante aventura que, como no podía ser de otra forma, se complicará mucho a medida que el rescate avance, hasta poner en peligro no solo a los propios personajes, sino también al fuerte entero.

Pero, como se suele decir, hasta aquí puedo leer. Si queréis leerla o arbitrarla, solo tenéis que hacer clic en este enlace, y voilà! Siete paginitas de furor bárbaro, suficientes para una sesión bien maja de Savage Worlds. Y como siempre, gracias a la gente de GRAmel y a Umberto Pignatelli tanto por hacer estas aventurillas gratuitas, como por permitir su adaptación al castellano sin problemas.

¡Que la disfrutéis!

 
2 comentarios

Publicado por en 20 marzo, 2017 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Aventura bárbara: La Corte de la Reina del Acantilado

Pese al silencio administrativo que reina en este blog últimamente, sigo vivo… Con muy poco tiempo, pero vivo. La vida en toda su magnitud y toda una serie de proyectos roleros en los que ando liado me impiden publicar con algo más de asiduidad, pero hoy puedo sacar una manita para publicar uno de esos proyectos, que por fin he podido rematar. Se trata de la traducción al español de una de las aventuras gratuitas que existen para Beasts & Barbarians, The Cliff Queen’s Court. Publicada originalmente como el Relato Heroico nº 1 de la línea, hará ya algunos años (tantos que ni siquiera había salido la edición Deluxe de Savage Worlds, creo), nos encontramos ante la típica aventurita corta para personajes experimentados (es decir, lo que se recomienda en el setting para empezar) y con los elementos imprescindibles en cualquier relato de espada y brujería que se precie: persecuciones, eventos sobrenaturales, atractivas mujeres que ocultan terribles secretos y, naturalmente, un final a la altura de los mejores episodios protagonizados por el cimmerio universal. No faltan los edificios que se desmoronan o la clásica damisela indefensa que se alía con los aguerridos héroes para salir con bien de todo el entuerto.

La adaptación al castellano respeta escrupulosamente la maqueta original y lo único que ha cambiado del texto han sido los dos sitios en los que era necesaria una adaptación: concretamente, dos persecuciones que se regían por las reglas antiguas. La primera ha sido adaptada a las nuevas reglas de persecuciones, y con la segunda me ha parecido más adecuado convertirla en una tarea dramática, dadas sus características (de hecho es parte clave del desenlace de la aventura). Por lo demás, está todo tal y como apareció originalmente en inglés. En cuanto a la nomenclatura en castellano, me he guiado por la magnífica traducción que hizo en su momento Eduardo de Andrés de la Guía de Inicio de Beasts & Barbarians, que podéis encontrar en su flamante y recién estrenado blog, Un rincón en los Dominios, cuya lectura recomiendo a cualquiera con inquietudes mínimamente bárbaras y/o salvajes.

Y evidentemente, antes de terminar, desde aquí quiero dar las gracias a la gente de GRAmel, y muy especialmente a Umberto Pignatelli, Mauro Longo y Piotr Korys, por no poner ninguna pega a la adaptación de esta pequeña correría a nuestro idioma. A ver si saco otra mano para adaptar alguna otra de estas aventurillas gratuitas y así seguir poniendo mi granito de arena para que alguien saque Beasts & Barbarians en castellano, tarde o temprano…

Así que nada, podéis bajaros La Corte de la Reina del Acantilado de aquí. ¡Que la disfrutéis como bárbaros!

 
5 comentarios

Publicado por en 25 enero, 2017 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

El complejo arte de lo mágico

Un polémico comentario vertido hace unos días en un podcast norteamericano, que no dejaba en muy buen lugar a los DJ de Savage Worlds (así, en general), tuvo como consecuencia un pequeño aluvión de entradas y comentarios entre los árbitros del mundillo salvaje en el que unos y otros exponían los valores que le veían al juego de Pinnacle. Coincido bastante con casi todo lo que se comentó en su momento, así que no añadiré mucho más: Savage es un sistema ligero, fácil de aprender pero que no carece de profundidad, muy bien pensado y con una variedad de ambientaciones y una cantidad de material disponible que es sencillamente mareante. La combinación de todo ello hace que sea difícil resistirse, como mínimo, a probar el juego.

Y voy a aprovechar la coyuntura, a toro pasado, para hacer una entrada que hacía tiempo que tenía en la cabeza, y es una reflexión entre Savage Worlds y Ars Magica, dos juegos y sistemas diametralmente opuestos pero que me tienen fascinado por motivos muy diferentes. Me explico: el motivo por el que se cuestionaba la calidad de los DJs de Savage Worlds era, por lo que creí entender, que su carácter “rápido” (ya sabéis, “¡Rápido, furioso, frenético!”) permite reducir muchísimo el tiempo de preparación de una partida, que se puede tener pergeñada en muy poco rato, lo que permitiría (siempre según la línea argumental del comentario original) que “cualquier DJ” se pudiera dedicar a Savage Worlds sin prepararse mucho las cosas. Eso, a su vez, repercutiría en la “calidad” de las partidas de esos DJs. Dejando de lado que un DJ no es mejor o peor por el juego que use, la identificación entre tiempo de preparación y calidad de la partida tampoco es para nada afortunada. Alguien con suficiente capacidad de improvisación puede hacer una partida memorable con media hora de preparación y tres notas garabateadas.

Pero tampoco es a eso a lo que iba. Savage es, efectivamente, un sistema “rápido” a la hora de preparar partidas. Hay incontables aventuras de una hoja que en dos caras de folio te ofrecen toda la información que necesitas para arbitrar una partida, estadísticas incluidas. Hacer una criatura nueva es tan fácil como ojear un manual, buscar algo parecido a lo que tenemos en mente y personalizarlo con un par de toques. Y aun si tenemos que hacer algo desde cero, generar una nueva criatura o un nuevo PNJ nos llevará cinco minutos… o menos. Tenemos generadores de aventuras, tenemos un listado de poderes limitado pero enormemente versátil y “personalizable” y tenemos un sistema de combate modulable, con muchas alternativas que puedes decidir introducir paulatinamente en el juego.

Sin embargo, que la preparación sea rápida no significa que tenga que serlo. Como en casi cualquier otro juego, un DJ puede “complicar” esa preparación todo lo que quiera. Puede crear nuevos poderes o nuevas habilidades, puede explotar al máximo los subsistemas existentes para elevar la complejidad. Y es ese carácter “modulable” lo que creo que lo hace tan popular: casi cualquiera puede sacarse una aventura de la manga en cinco minutos, pero no hay límites al tiempo que le puedes dedicar a enriquecer esa partida. Todos contentos, tanto los que quieren algo sencillo como los que tienden a improvisar como los que (como yo) son de preparar con una mayor meticulosidad.

Apliquemos la misma lectura ahora a Ars Magica, el otro juego de mis entretelas. Ars es un juego complejo a todos los niveles, y la preparación de cualquier avenrtura (oh, gasp… ¡saga!) requiere no solo una cantidad importante de trabajo, sino también conocer bastante bien el sistema, que no es moco de pavo: los entresijos de la magia (sobre todo la espontánea), las diferentes estadísticas que necesita una criatura o monstruo (y cómo calcularlos), los matices de las actividades de laboratorio… Ars no deja espacio a la improvisación, a la adjudicación gratuita de valores, porque todo está (y esa es una de sus grandes virtudes) perfectamente calculado para que sea coherente, y cualquier desequilibrio arbitrario puede echar a perder una partida. Decidir ponerle Poder 20 a un monstruo en lugar de Poder 15 puede suponer una diferencia muy importante.

Y el auténtico “problema” (que para mí no lo es, aunque entiendo que haya quien lo perciba así) es que así como Savage parte de una preparación sencilla y rápida que se puede complicar todo lo que sea necesario, Ars no permite simplificar muchos aspectos de la preparación sin correr el riesgo de desequilibrar una aventura. Quien quiera preparar una partida sabe que tiene por delante un ingente trabajo y la única forma de que ese trabajo no se nos haga un calvario es… disfrutar del proceso de preparación. Algo que parece obvio pero que no siempre ocurre, porque hay para quien la preparación es un peaje a pagar para poder pasar un buen rato en la mesa. Puedo parecer marciano, pero yo disfruto con la preparación de Ars, invirtiendo un tiempo importante en calcular efectos y objetos, en perfilar PNJs y regiones… porque disfruto con la preparación de cualquier partida, sí, pero también porque me permite apreciar la pequeña maravilla que es su sistema, lo bien pensado que está (casi) todo. Estoy seguro de que no soy el único que disfruta con estas cosas, pero también creo que no es algo especialmente universal; los crunchitos de Ars Magica son muchos y pueden llegar a imponer.

Y una vez el narrador ya ha preparado (y disfrutado preparando) una partida, siempre le quedará cruzar el último Rubicón, venderles el juego a los jugadores. La ambientación del juego, magi incluidos, es uno de sus puntos fuertes, pero cuando hay que empezar a hablar de números, Ars es todo lo contrario al “Tira un dado y saca 4+” de Savage, y puede haber más de un jugador abrumado. Por suerte, aquí sí que podemos reducir un poco la curva de aprendizaje seleccionando los elementos que queremos presentar a nuestros jugadores según su experiencia: reservar la magia espontánea hasta que se sientan cómodos con la formulaica, reservar las gestiones de la alianza hasta que se sientan cómodos con sus personajes, reservar según qué actividades de laboratorio que requieran demasiados cálculos… Es complicado y lleva trabajo, pero se puede.

Creo que es por eso (aunque no solo por eso, claro) que cada uno de los dos juegos tiene una comunidad del tamaño y la actividad que tiene. Se tardan cinco minutos en preparar un argumento para una partida de Savage, que luego podemos complicar lo que queramos. Preparar cualquier cosa para Ars es prolijo desde el minuto cero: no hay dos grupos iguales de magi y siempre hay que tener en cuenta sus particularidades. Un duelo contra un dragón o una situación diplomática tendrán unos resultados radicalmente diferentes en función de la composición del grupo de juego. Si ya es complejo crear algo para tu grupo, crear algo que además se pueda compartir y utilizar por otros grupos es doblemente peliagudo.

Aun así, yo no lo cambiaría por nada. Porque pese a todo eso, o tal vez precisamente por todo eso, Ars Magica sigue siendo un juego único, que ofrece cosas que no ofrece ningún otro juego, lo que creo que compensa (y sobradamente) ese esfuerzo de preparación. Si alguien está dudando si preparar algo para Ars y lee esta entrada, que no lo dude: con el debido “cariño”, el esfuerzo le merecerá la pena. Créanme, sodales…

 
4 comentarios

Publicado por en 11 enero, 2017 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Mi resumen rolero de 2016

2016 llega a su fin y como cada año, hago una última entrada recopilando 12 puntos que han sido importantes para este blog y para un servidor como inveterado jugador de rol durante estos doce meses. Nuevos juegos leídos, jugados o arbitrados, nuevas iniciativas, nuevos proyectos y alguna que otra cosa más se mezclan en un listado totalmente subjetivo y variopinto. Vaya por delante que no he cumplido muchos de los propósitos que me marqué en la entrada homónima del año pasado, pero bueno, seguiremos intentándolo…

12. Revista Aegis. A mediados de 2015 entré en contacto con el equipo de la revista Aegis, una publicación fan dedicada a Ars Magica que había tenido una efímera existencia en los tiempos de cuarta edición y que quería volver a aparecer con motivo del lanzamiento de quinta por parte de Holocubierta. La revista tenía el primer número de la nueva época a medio plantear, así que me apunté a colaborar con ellos. A día de hoy, ese primer número sigue sin estar listo, y de hecho sigue igual que hace unos meses por diferentes cuestiones que han impedido a varias partes del equipo dar el último empujón a un proyecto que es por amor al arte. En cierta manera es una espinita que me queda clavada de este año, porque creo que la revista podría dar un poco más de fuerza a un juego que es un poco Guadiana en nuestro país. A ver si en los primeros meses de 2017 podemos lanzarlo por fin, ya es cuestión de orgullo…

11. La comunidad rolera. No sé si el rol vive una edad de oro o una burbuja a punto de explotar, si es un hobby de nicho o empieza a ser una industria, o todo ello junto y revuelto. Lo que sí sé es que a cada año que pasa, sigo conociendo a gente nueva y maja que se dedica a tirar dados poliédricos y que me hacen constatar el buen estado de la afición. Puede parecer un comentario buenista o de relleno, pero no es así, porque en algunos casos esa gente me ha echado una mano este año de forma totalmente desinteresada en diferentes cuestiones sin casi conocerme de nada, y creo que eso se merece, como mínimo, una mención.

10. Arte mágico, pero menos. Es una realidad que el cierre de la línea de Ars Magica en Estados Unidos ha afectado al juego. Eso ha coincidido con el parón temporal de la saga que llevaba arbitrando varios años y mi caída en el mundo de Savage Worlds. Todo ello ha tenido como consecuencia que la presencia de Ars en el blog haya sido algo menor que en años anteriores, lo que no deja de ser paradójico en un blog con este nombre. Aunque el juego ha tenido su parte de protagonismo a través de un par de iniciativas que comento más adelante, me quedo con la sensación de no haber puesto más granitos de arena para hacer que Ars sea más conocido (¿y popular?) por estos lares. Ya tengo un propósito para 2017, sí.

9. Menos rol online. Este año me he tomado un descanso en el ciclo de partidas por correo electrónico que juego con mi grupo de rol de siempre. Se planteó una partida de Eclipse Phase y como el transhumanismo es algo que me supera, decidí tomarme un breve descanso, lo que a efectos prácticos ha significado que este año he jugado menos aún de lo habitual, que ya es decir. De hecho, de no ser por unas inesperadas partidas que describo más abajo, no habría jugado casi nada. Recientemente, y con el parón de esa partida de Eclipse, he pasado mi campaña de 50 Brazas a un híbrido de correo electrónico y Fantasy Grounds que está funcionando bastante bien, y que es mi gran apuesta para que 2017 sea algo más fructífero en lo que a tiempo de juego real se refiere…

8. Pasión por la lectura. Ese “tiempo libre” que he liberado por no jugar por correo (o sea, por no jugar mucho, en general) me ha permitido dedicarme a leer de forma voraz. Sobre todo cosas salvajes, como digo más abajo, pero no le he hecho ascos a (casi) nada: he leído todo lo que he podido de Ars (que no ha sido mucho, por desgracia), todo lo que he podido de Savage Worlds (que ha sido mucho, y lo que queda en la recámara), así como revistas y fanzines, libros de teoría o historia rolera y mucho, mucho contenido online de aquí y de allí. Incluso me he atrevido con cosas indies como el Blades in the Dark de John Harper o los libros de Ben Robbins (tengo pendiente probar ese Kingdom…). El problema es que, como le ocurre a tantos otros, ahora estoy en esa situación de querer jugar a mil cosas y saber que no tengo tiempo para jugar más que a cuatro o cinco, con suerte.

7. Noviembre Hermético. Como ya hiciera en 2015, hace un par de meses repetí la experiencia del Noviembre Hermético, haciendo una serie de entradas temáticas dedicadas, en este caso, a las leyes de la Orden de Hermes. Aunque al final solo tuve tiempo de hacer 9 casos para nuestro amigo Faustus, la verdad es que el experimento me permitió redescubrir el juego que puede llegar a dar el Código Hermético en una saga de Ars Magica. También me permitió constatar el nivelazo legislativo que tienen algunos lectores de este blog, a los que vuelvo a agradecer enormemente las muchas contribuciones que hicieron en su momento. Debo confesar que estos experimentos son un poco estresantes pero también resultan muy satisfactorios, así que… ¿a quién voy a engañar? El año que viene repetiré, ya veremos con qué tema…

6. Fantasy Grounds. Como ya he dicho, mi grupo de toda la vida lo tiene tan complicado para quedar para una partida presencial que tenemos que buscar las formas más rocambolescas de jugar en remoto. Tras varios años jugando por e-mail, hace poco más de un año empezamos a usar Fantasy Grounds. La verdad es que el cambio no pudo ser más beneficioso. El programa tiene sus inconvenientes (siendo el más importante de ellos el desorbitado precio que tienen algunas cosas, sin duda), pero te elimina de un plumazo muchos problemas que nos habíamos encontrado con otras opciones anteriores. Tener todo el reglamento de un juego implementado hace que te puedas olvidar de cuestiones técnicas y te puedas dedicar a lo importante, que es jugar. De hecho, en menos de un año he pasado de asumir el correo electrónico como única forma de jugar online a no concebir cualquier experiencia así sin algo como Fantasy Grounds de apoyo. Solo puedo esperar a que la migración a Unity llegue pronto (aunque no lo parece), que la aplicación mejore todavía más… y que no nos cobren mucho por dar el salto a la nueva versión.

5. El Taller de Personajes. Uno de los proyectos más interesantes del blog a lo largo del año ha sido el Taller de Personajes, la iniciativa (en conjunto con el gran Carlos de la Cruz de La Frikoteca) de ir desarrollando un mago hermético a lo largo de su larga vida. El proyecto fue creciendo de forma geométrica: pasó de ser “el desarrollo de un mago a través de las décadas” a “el desarrollo de dos magos y su alianza” y a “el desarrollo de una alianza entera y casi una saga”, lo que hizo que cada nueva entrada supusiera una cantidad de trabajo cada vez más exagerado. El proyecto está aparcado (que no cancelado) ahora mismo, pero tuvo una buena acogida y mi intención es retomarlo para el nuevo año, en cuanto pueda… ¡Viatorius volverá, os lo aseguro!

4. La Perla Negra de Caldeia. Este 2016 también me lié la manta a la cabeza para crear (y liberar) una aventurilla para Beasts & Barbarians. La cosa empezó como algo tontorrón y acabó convirtiéndose en una cosa de 16 páginas a la que intenté darle un acabado más o menos majete. La experiencia no solo sirvió para desentumecer mis músculos creativos sino también para corroborar una vez más lo grande que es la comunidad hispana de Savage Worlds, que me echó un par de cables (o más) durante el proceso. La cuestión es que a algunos de los que la han leído les ha hecho gracia y hay incluso quien me ha pedido un enlace a la copia personal que tengo en Lulu (¡estoy en ello!), así que el esfuerzo ha valido la pena. Sea como sea, me lo pasé tan bien con todo el tema que tengo un par de cosas más en la cocina que intentaré acabar en cuanto pueda. Mientras tanto, si alguien no pudo leerla en su momento y quiere echarle un ojo, puede hacerlo aquí.

3. ¿Hay alguien ahí fuera? Antes hablaba de mi grupo de juego de siempre, amigos que llevamos jugando juntos más de veinte años, aunque la cosa cada vez está más complicada para vernos, o incluso para escucharnos en remoto. Este año decidí serles “infiel” por primera vez en mucho tiempo y, dado que no jugaba por e-mail, me apunté a jugar con otro grupo. Más concretamente la elegida fue la partida de Savage Worlds Lankhmar que arbitraba Luis Alfaro a través de Fantasy Grounds. Decir que la experiencia ha sido un soplo de aire fresco es quedarse bastante cortos. Conocer a nuevos jugadores, descubrir nuevas formas de jugar, de arbitrar, de interpretar, me ha resultado una experiencia enormemente didáctica. Pero no solo eso, en un alarde de insólita inquietud por mi parte, este año también he vuelto a pisar unas jornadas de rol después de mucho tiempo, ¡e incluso a jugar una partida! Fue en las Ayudar Jugando, con otro Luis, en este caso Montejano, presentándonos el mundo de Ultima Forsan. También me lo pasé pipa. ¡Con qué poco se conforma uno, madre mía…!

2. Un año bárbaro. Como digo más abajo, 2016 ha sido un año salvaje, pero también ha sido un año bárbaro. Soy fan de Conan y del género de espada y brujería en general desde niño, pero apenas había leído (y menos aún, jugado) a juegos de este género. Este año he enmendado ese error con creces, y no lo digo por el hecho de apuntarme al Kickstarter del nuevo juego de Conan (uno de los pocos en los que he caído, por cierto) o por haber devorado la práctica totalidad de la línea de Beasts & Barbarians. También ha caído el Barbarians of Lemuria, que pronto (esperemos) tendremos por aquí, y ahora mismo, después de probar el Crypts & Things y dejarlo a medias por no acabar de convencerme mucho, estoy con la versión casi definitiva del nuevo juego del cimmerio que está cocinando Modiphius. ¡Por Crom, nunca creí que ser bárbaro requiriera leer tanto!

1. Un año salvaje. Ya descubrí Savage Worlds a finales del año pasado, pero ha sido en este 2016 cuando me he convertido en un salvaje recalcitrante, leyendo casi todo lo que caía en mis manos de ese juego y probando todas las ambientaciones que podía. La última vez que estuve tan pillado con un juego fue… hace 25 años, y en el juego en cuestión había unos señores que se hacían llamar “magi” y que usaban una magia muy original. Ya he comentado las varias ambientaciones que he arbitrado y jugado a lo largo del año, pero es que además me he leído como una docena de ambientaciones más y otros tantos suplementos. (Tengo que hacer un esfuerzo por diversificar más mis lecturas, sí). Además, creo que HT Publishers lo está haciendo muy bien con la edición en español del juego, con un ritmo constante pero sin atropellos, lo que ha hecho mucho por consolidar definitivamente Savage en nuestro país.

Y… eso ha sido todo, más o menos. Para 2017 me pongo como propósitos mantener el ritmo de lectura y encontrar un poco más de tiempo para jugar y para finalizar (o retomar) esos proyectos que tengo a medias. Tiempo, parece algo sencillo de pedir pero difícil de conseguir…¡pero se intentará! ¡Feliz Año Nuevo a todos, y que 2017 traiga alegría, salud y… mucho rol!

 
9 comentarios

Publicado por en 31 diciembre, 2016 en Miscelánea

 

Etiquetas: , , ,

Reseña de Ultima Forsan

uf_cover

Ultima Forsan es la última ambientación publicada en España por HT Publishers para Savage Worlds. Es una ambientación diferente por muchos motivos y que esperaba con muchas ganas. Debo decir que no me ha defraudado.

Pero antes de continuar, también debo decir que esta reseña será un poco distinta a lo habitual, y algo menos exhaustiva. Solo me he leído (y por tanto, solo reseñaré) las 100 primeras páginas del manual, que básicamente incluyen la sección del jugador y las reglas de la ambientación. No me he leído el resto porque ha surgido la posiblidad, por ahora bastante remota, de que pueda jugar la campaña que se incluye en el manual. Y aunque sea remota, juego tan poco a Savage Worlds en comparación con lo que arbitro que he superado la tirada de Espíritu para aguantarme las ganas de leer todo el libro y cruzar los dedos para que esa posibilidad se haga realidad. Sin embargo, esas 100 páginas han bastado para confirmar que la ambientación es, y lo digo ya, soberbia.

Pero vamos al lío. Ultima Forsan es obra de Mauro Longo (que se está convirtiendo en uno de mis escritores “salvajes” favoritos…) y Giuseppe Rotondo, y fue publicada en Italia en 2014, para ser luego traducida al inglés y publicada en Estados Unidos el año pasado. Ese origen europeo se nota en todos y cada uno de los detalles que impregnan la ambientación, como veremos más adelante. El manual tiene 180 páginas a color y está disponible tanto en PDF como en una buena edición física en formato A5 (que me parece un pelín cara, por mucho que valga su peso en florines). La maquetación es clara, con un fondo apergaminado que facilita mucho la lectura, y las ilustraciones interiores son básicamente grabados antiguos reproducidos a gran tamaño y con algún retoque de color, aunque hay salpicados por todo el libro una serie de dibujos en blanco y negro de temática muy oscura que transmiten a la perfección la atmósfera del juego. La traducción está al nivel habitual de HT y de Alfonso García, incluso un poco mejor, diría: la riqueza del léxico aporta un evidente plus a la escalofriante ambientación.

uf_03

¿Y por qué es escalofriante? Pues porque Ultima Forsan se ambienta en un mundo que es el nuestro… pero no es el nuestro. Y es que a mediados del siglo XIV, una horripilante Plaga azotó Europa (y, de hecho, todo el mundo conocido), exterminando a una buena parte de sus habitantes… que poco después de morir, volvían a levantarse convertidos en alegres muertos vivientes sin cerebro cuya única obsesión era alimentarse de los vivos. Durante los dos siglos posteriores el hombre cayó en una Edad Oscura en la que apenas logró sobrevivir mientras intentaba conocer mejor la Plaga para saber cómo combatirla y solo ahora, a principios del siglo XVI, parece que el ser humano está en disposición de recuperar un poco el terreno perdido. En un inminente Concilio Universal celebrado en la población italiana de Lucca se pondrán las bases para hacerlo. Nos encontramos, pues, ante algo que podría ser una mezcla perfecta entre Los Señores del Acero Guerra Mundial Z. El mapa europeo ha cambiado radicalmente y muchas ciudades importantes (incluidas Roma y Venecia, por ejemplo) ya no existen, tras ser arrasadas por las hordas de muertos. Las que han sobrevivido se han convertido en feudos fortificados, bastiones aislados que luchan contra la Plaga. Se han creado nuevos reinos, con nuevos gobernantes y nuevas leyes, en lo que supone una maravillosa y detallada ucronía macabra que hará las delicias de cualquier fan del género.

El manual se abre con una breve introducción que narra de forma más prolija lo que yo he descrito someramente en el párrafo anterior. El mundo de Ultima Forsan es duro, cruel y solo apto para gente hecha de un temple especial, y eso resulta evidente al leer estas líneas. En este primer capítulo también se describen los nuevos reinos de Europa, incluyendo un mapa que nos deja bien clara la escala de la desolación, indicando en rojo los únicos puntos donde todavía existe la civilización. Debo decir que esta descripción de Europa (y “aledaños”) es larga, completa e interesante, suficiente para ambientar una partida en cualquiera de estos reinos (incluidos aquellos que están controlados por muertos, que también los hay). Por último, también se describen muy por encima los principales enemigos del hombre, que no solo son los diferentes tipos de muertos (y hay unos cuantos); el ser humano también se empeña en poner de su parte para hacer la vida un poco más complicada, si cabe. Y hay quien habla de unos misteriosos hombres llegados del lejano oeste, allende el océano, con muy malas intenciones…

uf_05

El segundo capítulo se dedica a la creación de personajes, con una larga lista de arquetipos que ofrecen una enorme diversidad a la ambientación. Olvidaos del clásico “guerrero”, “monje” o “mago”. Aquí cada arquetipo tiene una personalidad única: caballeros teutónicos, berserkers musulmanes de origen escandinavo, cazadores de muertos, odaliscas granadinas, alquimistas… Hay para todos los gustos. La creación de personajes sigue los parámetros normales de Savage Worlds, con alguna particularidad interesante. Por ejemplo, puedes llevar a un infectado, uno de los pocos afortunados (¿o desafortunados?) que han sobrevivido a la exposición a la Plaga, lo que les convierte en una especie de “apestados” de la sociedad, pero que al mismo tiempo les libra del miedo atávico a quedar contagiados que tienen sus congéneres “puros”. Por ello tendrán una configuración de personaje ligeramente diferente. La lista de nuevas ventajas y desventajas es aún más larga que la de los arquetipos, dando aún más opciones para nuestros personajes.

El tercer capítulo es el del equipo, igual de rico que los anteriores. A destacar dos cosas: por un lado, la existencia de prótesis mecánicas que permiten reemplazar miembros perdidos en la lucha contra la Plaga, algo relativamente habitual. Y por otro, la importancia de los objetos que no pueden faltar en la mochila de cualquiera que se vaya a enfrentar a la progenie de la Plaga: una última esperanza (un hacha para amputar cualquier extremidad dañada y evitar así que el contagio se extienda), un vial de cauterio (una sustancia vitriólica que cauterizará nuestros muñones) y, si todo lo demás falla, una misericordia (una afilada daga para acabar con el sufrimiento de cualquier contagiado de forma rápida y limpia). Cuando digo que es una ambientación dura, no exagero.

Pasamos a las reglas de ambientación, que son muchas y… muy chungas. No solo porque se usan las reglas de Daño Descarnado y Sangre y Redaños, no, sino porque Ultima Forsan lleva un poco más allá el lado más crudo de Savage Worlds, planteando la posibilidad de que hasta el más triste mordisco o arañazo nos haga un destrozo o contagie a nuestro personaje. Sí, lo repetiré: cualquier ataque de un no muerto puede contagiarnos. De hecho, se presenta una tabla de localización de heridas que será la pesadilla de cualquier jugador. ¿Vais viendo por dónde van los tiros, no? “Descarnado” es quedarse corto.

uf_04

Este capítulo también describe los trasfondos arcanos existentes, que son tres: Alquimia, Brujería y Ciencia Extraña. Ninguno de ellos usa Puntos de Poder, sino que como otras ambientaciones, permite lanzar cualquier poder con una penalización a la tirada igual a los Puntos de Poder que costaría normalmente.  El número de poderes disponibles para cada trasfondo está limitado (y con buen tino, debo decir), lo que da un carácter concreto a cada profesión con “magia”. Me han gustado los brujos, una cosa a medio camino entre zahoríes, prestidigitadores y mercachifles. Otra sección importante presenta tres niveles de “letalidad” diferentes para Forsan, para quienes no quieren que el grupo les dure cinco minutos. Me parece una buena opción, a mí me gustaría jugarlo a nivel máximo, pero quien le tenga cariño a sus personajes (o a sus extremidades) querrá probar alguno de los dos inferiores. El capítulo se cierra con una regla opcional para la iniciativa, usando el mazo del Tarot.

Y hasta aquí he leído, que es algo más de la mitad del manual. El resto está formado por los consejos de dirección, un bestiario, un generador de aventuras y una campaña, titulada “El secreto de Marco Polo”, cuya primera parte tuve la oportunidad de jugar en las pasadas Ayudar Jugando, y que me permitió confirmar las buenas sensaciones de la ambientación. El manual se cierra con un mapa de Lucca y una hoja de personaje que también podéis descagar de la página de HT Publishers, donde por cierto también podéis descargar el ya comentado mapa del Mediterráneo Macabro.

uf_01

¿Y qué me ha parecido? Bueno, digamos que en Savage Worlds hay ambientaciones más buenas y menos buenas, y luego hay ambientaciones que descubren una nueva forma de disfrutar del juego. Ultima Forsan es de estas últimas. Redefine por completo el paradigma habitual de Savage Worlds, para el que hay abundancia de ambientaciones de temática aventurera y de acción y también unas cuantas de temática terrorífica. Forsan junta esos dos conceptos de forma magistral, ofreciéndonos un setting que ofrece infinidad de espacio para la aventura, pero que al mismo tiempo hace vivir a los personajes en una paranoia constante para evitar infectarse en un mundo duro y macabro (probablemente el adjetivo que más se utiliza durante todo el libro). La tremenda riqueza de esa Europa renacentista es la guinda de un pastel muy, muy sabroso. Aun sin haberla jugado mucho, ya se ha convertido en una de mis ambientaciones salvajes favoritas, muy cerquita de 50 Brazas y Beasts & Barbarians… ¿qué más se puede pedir? (Pues jugar esa campaña, claro).

Por cierto, si os ha gustado tanto como a mí y os defendéis con el inglés, hay varios contenidos gratuitos (o en Paga lo Que Quieras) disponibles por ahí, a saber:

The Monk, una aventura introductoria 

Dead in Venice, otra aventura introductoria

Un mapa de Módena

Roman Relics, un escenario para Showdown ambientado en Roma

Pero a lo que iba. Que yo le doy un macabro…

4stars

 
12 comentarios

Publicado por en 15 diciembre, 2016 en Reseñas

 

Etiquetas: ,

Reseña de Imago Mortis

imago-mortis_cover

Imago Mortis es la última ambientación para Savage Worlds publicada por el estudio polaco GRAmel, responsable entre otras cosas de Beasts & Barbarians o Tropicana. Obra de Mauro Longo, la ambientación se define como “terror e investigación hard-boiled en una metrópolis del Viejo Mundo”. Y la verdad es que pese a la concatenación de conceptos, la definición es de lo más ilustrativa. Nos encontramos ante un juego de investigación y horror situado en la actualidad, y más concretamente en las grandes (y decadentes) urbes de Europa, que serán el escenario de las correrías de nuestros personajes, investigadores de lo normal, lo oculto y lo paranormal. El juego, por cierto, está inspirado en la obra homónima del autor italiano Samuel Marolla y protagonizada por Augusto Ghites, un cineromante (alguien que puede contactar con los muertos a través de sus cenizas) que vive en Milán. Así que ya vemos por dónde van los tiros.

Pero empecemos por el principio. Imago Mortis es un PDF de 144 páginas y formato A5, con portada a color e interior en grises. Como en otros productos de GRAmel, me parece que se abusa de fondos grises que no facilitan precisamente la lectura, aunque en este caso es menos acusado que en otros. Las ilustraciones son de lo más variopintas y hay de todo, desde dibujos camp dignos de un relato de Creepy hasta ilustraciones más perturbadoras y abstractas. De hecho me ha llamado la atención encontrar en el interior del tomo unas cuantas ilustraciones que también aparecen en Silent Legions, otro juego de terror moderno reciente.

Pero pasemos al contenido. El manual se abre con una breve introducción y un primer capítulo que sirven para explicar las bases de la ambientación, a través precisamente del protagonista del libro de Marolla, Ghites, que explica en primera persona la situación a los lectores. El mundo actual se ve salpicado cada vez más por fenómenos inexplicables, apariciones y poltergeists, al tiempo que la violencia y brutalidad del ser humano cada vez afloran de forma más descarnada, sobre todo en las más grandes metrópolis europeas. Como no se cansan de repetir durante todo el manual, algo está pasando. Y va a ir a peor. Hay quien habla de un evento apocalíptico inminente conocido como la Medianoche del Siglo. Por ese motivo, los gobiernos europeos han puesto en marcha una iniciativa conjunta conocida como el Programa Vallum, cuyo principal propósito es conocer mejor la situación y formar agentes que puedan enfrentarse a (otra vez) lo que está pasando. Esos detectives de lo oculto, los PJs, pertenecen a la Agencia, la manifestación tangible del Programa Vallum, con oficinas en toda Europa, que trata de frenar la amenaza. Así que aunque la ambientación está situada por defecto en Milán, no hay demasiados problemas en cambiar el escenario a cualquier gran ciudad del Viejo Continente.

im_002

A continuación, y siempre con la guía de Ghites, se nos explica en más detalle por qué está ocurriendo lo que está ocurriendo. Según parece, muchos de los sucesos paranormales se deben a los Desgarros que se producen ocasionalmente en las Cortinas que separan nuestro mundo del Otro Mundo, donde habitan (entre otras cosas) los espíritus de los muertos. Por esos desgarros se pueden colar todo tipo de Entidades que no solo se corresponden con los fantasmas, no-muertos y espectros típicos del género, sino que también son responsables de la locura y las atrocidades que cometen algunos seres humanos. Pero hay cosas peores que pueden colarse por esos desgarros, y no hay nada peor que lo Inhumano y la Legión, dos grandes poderes oscuros que podrían tener algo que ver con esa Medianoche que comentaba más arriba, aunque ni siquiera la Agencia sabe muchos más detalles. Esta “cosmogonía” del juego se completa con una larga explicación de los tipos de entidades y de su fenomenología (cómo enfrentarse a ellas, cuáles son sus puntos fuertes y débiles más habituales) y con la descripción de un “paisaje mítico” en el que se explican más detalles sobre el Otro Mundo, un lugar de pesadilla digno de El Bosco que es muy posible que los PJs deban visitar en alguna de sus aventuras. El capítulo se cierra con una breve descripción de los efectos más mundanos que están teniendo esos desgarros, como la existencia de hermandades y sectas medio dementes o el surgimiento de la Red Fantasma, una sección ignota de la Red que supone el único lugar seguro donde se pueden debatir este tipo de experiencias online sin que te tomen por un chiflado.

El capítulo dos se centra en la creación de personajes de la Agencia, que sigue la típica estructura de Savage Worlds: se presentan arquetipos (de alienistas a exorcistas, de investigadores privados a cazadores de fantasmas, pasando por médiums o simples oficiales de policía) y también nuevas habilidades, ventajas y desventajas. Llama la atención la recuperación de Guts, “Redaños”, como habilidad que utilizaremos para resolver las abundantes tiradas de Terror que haremos durante las partidas. Y a destacar también el hecho de que en esta ambientación no existe ningún Trasfondo Arcano. Todas las habilidades sobrenaturales (que las hay) se toman en forma de ventajas. Hay un poco de todo, desde la ya mencionada cineromancia a la habilidad de médium, psíquico o de lectura de auras, lo que nos permitirá crear personajes de lo más variado.

Tras el inevitable capítulo de equipo, que incluye también una buena parte de “tecnología paranormal” (desde armas preparadas para afectar a espíritus hasta linternas que revelan restos ectoplásmicos), llegamos al capítulo de reglas de la ambientación, que como siempre incluye las herramientas para realzar las particularidades de la ambientación en las partidas. Y como casi siempre con GRAmel, esas herramientas son tan abundantes como útiles. Los interludios o el combate rápido tienen una presencia importante en Imago Mortis, pero lo más relevante son sin duda las nuevas reglas que se presentan: una de las más importantes es la de la cordura, representada con la llamada “Espiral del Terror”, un trisquelión cuyos tres brazos indican los senderos por los que se irá perdiendo la cordura de un investigador. Cada vez que un personaje falle una tirada de Terror deberá tachar un punto de uno de los brazos, activando un efecto (y ganando fobias o manías) y acercándose poco a poco al extremo del brazo, que representa una crisis de demencia. Cuando se llenan los tres brazos, el personaje ha enloquecido definitivamente y pasa a ser un PNJ en control del DJ. Pero también hay formas de recuperar en parte la cordura perdida: se incluyen aquí reglas sobre psicoterapia, como se incluyen también reglas para celebrar sesiones de espiritismo y exorcismos, con sus propios subsistemas que pueden aportar una atmósfera de lo más inquietante a una partida.

im_003

A partir de aquí empieza la sección del DJ, que comienza explicando las claves para preparar una partida de Imago Mortis. Lejos de otros juegos en los que hay numerosos oponentes de todo tipo, las partidas en esta ambientación tendrán casi siempre a una Entidad como enemigo principal, que tendrá a su disposición un arsenal (más o menos grande según su poder) de efectos y fenómenos que puede utilizar contra los PJs. Esos efectos se describen con todo lujo de detalles. Tenemos de todo: poltergeists, manifestaciones, podredumbre, posesiones, interferencias… Mimbres más que suficientes para que un DJ con oficio traiga de cabeza a cualquier grupo. Me ha gustado especialmente el fenómeno “Laberinto”, que hace que los PJs pierdan el sentido de la realidad y se vean perdidos en un laberinto que solo existe en su mente y que puede llevarles al borde de la locura. Muy original, sí señor.

Luego nos encontramos con el ya clásico generador de aventuras (o en este caso, de historias de fantasmas) para la ambientación. Nos bastará con robar cinco cartas e interpretar con un poco de imaginación los resultados para crear el armazón básico de cualquier aventura: no sólo el qué, quién, cómo, dónde y por qué, sino detalles sobre el villano, posibles giros inesperados y complicaciones. La verdad es que solo leyendo esas tablas se me han ocurrido varias ideas de aventuras que me parecen bastante interesantes.

El capítulo 7, “Phenomenology”, explica los poderes básicos de las diferentes Entidades del juego y también hace las veces de bestiario del juego, presentándonos estadísticas de los diferentes espíritus y criaturas sobrenaturales, pero también del slasher de turno, de cultistas o de los “simples” criminales y gángsters que pululan por la ambientación.

El manual se cierra con tres aventuras cortas de ejemplo. Las dos primeras, inspiradas si no me equivoco en sendos relatos cortos de Marolla, son asuntos bastante sencillitos y poco trascendentes. Pero es en la tercera, “Celestial Empire”, donde se adivina el auténtico potencial del juego. En un remedo siniestro de Golpe en la Pequeña China, los agentes deberán investigar la verdad sobre un hospital clandestino en el submundo del barrio chino milanés donde se cometen las peores atrocidades. Encontrar el hospital en cuestión no será nada fácil, pero lo que les espera allí es algo que deja sus peores pesadillas convertidas en un juego de niños. Me ha gustado mucho esta aventura, voy a ver si puedo arbitrarla pronto para ver cómo funciona en mesa.

Por último tenemos una profusa lista de inspiraciones donde no falta de nada (salen desde Vázquez-Montalbán hasta Gabriel Knight, oiga) y una hoja de personaje.

im_001

¿Y qué me ha parecido? Pues Imago Mortis es una de esas ambientaciones que se desmarcan del tono más pulp y aventurero de Savage Worlds, sin renunciar a la acción. Sería tentador considerarlo como un heredero de la moda de juegos de terror que hubo en los noventa, o utilizarlo como una variante del clásico monster of the week de tintes más ominosos (modalidad para la que creo que es perfectamente válido), pero creo que como mejor funciona es como una profunda y perturbadora mezcla en la que los terrores sobrenaturales y la cara más desagradable del ser humano se dan la mano. Aunque el manual se inspira en la obra de Marolla (y también en la parte más terrorífica de la obra de Fritz Leiber, con Nuestra señora de las Tinieblas a la cabeza), el paralelismo más claro que se me ocurre es sin duda Hellblazer. Si en lugar de Milán el juego estuviese ambientado en Londres, se podría haber llamado “Constantine” sin ningún problema. Estamos ante una ambientación cruda y descarnada, que nos ofrece las mejores herramientas para dar una atmósfera terrorífica a nuestras partidas de Savage Worlds, algo que siempre se ha dicho que no es tan fácil por las particularidades del sistema. Creo que aquí tenemos una buena prueba de que eso no es verdad.

El manual también tiene sus peros. Hay cosas como la organización de la Agencia, las hermandades y sectas o la propia Medianoche del Siglo que quedan demasiado en el aire, y en algunos casos no habría venido mal algo más de información. Por otro lado la presencia de Milán es tan omnipresente que por momentos parece complicado que el juego pueda ambientarse en otro lugar y yo al menos habría agradecido algún capítulo de información de trasfondo más general, a nivel “paneuropeo”, por así decirlo. Sin embargo, son en todo caso problemas muy menores que, quién sabe, podrían resolverse en futuros suplementos.

Así que por todo lo dicho, yo le doy algo más de un…

3stars

 
9 comentarios

Publicado por en 9 diciembre, 2016 en Reseñas

 

Etiquetas: ,