RSS

Archivo de la categoría: Frikigadgets

Kickstarters raros: Combat Description Cards

cards

Que levante la mano quien no se haya apuntado nunca a un Kickstarter y luego, al recibir el objeto adquirido, se haya preguntado por qué se apuntó exactamente a ese crowdfunding. Esa es la insidiosa sensación que tuve el otro día cuando llegaron a mis manos las Combat Description Cards, el fruto de uno de los Kickstarters que más olvidados tenía, obra de Conflict Games.

Y la verdad es que no es culpa del proyecto, que no estaba mal: la idea era presentar un mazo de cartas que un director de juego pudiera utilizar en los combates de sus partidas para dar mayor vivacidad a las descripciones de los golpes de sus personajes. En lugar del clásico “le haces 7 puntos de vida”, decir “le asestas una certera estocada en un costado que le hace soltar un gañido de dolor”, vaya. La verdad es que como recurso descriptivo no está mal, me pareció que podía resultar útil. Y sin duda cuando me lo pareció yo debía de estar muy enajenado, porque… bueno, porque suelo arbitrar Ars Magica, cuyos combates no solo suelen ser esporádicos, sino también muy rápidos y muy letales, y cuyo sistema de heridas ya tiene un punto descriptivo, por aquello de que “herida ligera” o “herida incapacitante” no son precisamente lo mismo. Además, en mi caso casi siempre arbitro por correo, de manera que tengo tiempo más que suficiente para buscar una descripción adecuada para cada uno de los golpes, lejos de la presión de una partida en vivo, en la que tal vez podría ver más necesarias estas cartas. Así que a priori no les veo un uso claro… más allá de en los casos en que me falte la inspiración antes de enviar un mail con la resolución de un combate, que no descarto que se me pueda secar la mollera en algún momento.

Sin embargo, por mucho que ahora yo le vea una utilidad limitada, el producto me parece de lo más digno. Sobre todo porque al mazo de cartas de combate que era el proyecto inicial se fueron añadiendo poco a poco nuevos mazos durante el crowdfunding que sí que me parecen que pueden dar más juego. En el caso de mi pledge, las 120 cartas de descripciones de combate, debidamente divididas por el tipo de arma que asesta el golpe, y con una clara distinción entre golpes mortales o no mortales, han venido acompañadas por un par de mazos más que ofrecen descripciones para otros aspectos de una partida: desde detalles de olores y sonidos para las diferentes ambientaciones que pueda encontrar un grupo hasta pecularidades de los personajes que puedan conocer, pasando por (no es broma) descripciones de los tipos de dolor que puede llegar a sufrir un personaje o detalles que pueden dar algo más de realismo al dungeon por el que se muevan estos (un trozo de mampostería caído aquí, el sonido de un arroyuelo subterráneo por allá). Creo que algunas de estas cartas pueden aportar buenas ideas a situaciones concretas, no solo usadas “in situ”, sino también tomadas como base para desarrollar ideas para algunas partidas. En concreto las cartas de particularidades de los PNJs me parecen las más interesantes de largo. A veces en mis partidas mis PNJs pecan de ser demasiado predecibles o parecidos en lo que a físico o personalidad se refiere, así que tener estas cartas a mano cuando genere un personaje desde cero puede suponer un soplo de aire fresco… o no, nunca se sabe. (Y dicho sea de paso, por eso soy tan fan de libros como Masks, o de Uncommon Character, que se puede adquirir dentro del interesante Bundle of Holding actual dedicado a Penumbra, por cierto; nunca se tiene suficiente variedad de PNJs).

storytellers

Las cartas de storyteller me parecen casi más útiles que las de combate…

Físicamente las cartas están muy bien. Son más grandes que los naipes normales (tal vez demasiado… casi no me caben en la mano), y son de un cartón que sin ser muy rígido, parece bastante resistente. En la parte de delante llevan tres párrafos descriptivos según si el golpe se basa en la fuerza, en la habilidad o es a distancia, con una tipografía tal vez un poco demasiado grande sobre un fondo tipo pergamino antiguo. Por el dorso, todas llevan una misma ilustración con tres bustos de personajes, que varía ligeramente según el tipo de mazo del que hablamos: así, en las cartas de sonido y olores uno de los personajes se tapa la nariz asqueado, y en las de dolor los tres personajes tienen expresiones totalmente desencajadas. Sin ser espectaculares, las ilustraciones son bastante funcionales. Además, en mi caja las cartas venían acompañadas de una caja de plástico duro para llevarte tus cartas contigo a la partida y de un saquito de terciopelo rojo que aunque imagino que también serviría para llevar las cartas, creo que va a pasar a reemplazar a mi milenaria bolsa de dados, que ahora mismo se cae a trozos, así que esto es lo que se llama un beneficio colateral. Por último, el paquete también incluía una pantalla (de cinco hojas, nada menos) con numerosas opciones descriptivas de todo tipo por el interior, y un exterior decorado con las ilustraciones que se han utilizado para los dorsos de las diferentes cartas del producto.

bolsa

La bolsita, a la que sí le daré un uso inmediato…

Ah, sí, aunque yo no me apunté a esos pledges, las cartas también iban a ir acompañadas de una aplicación para smartphones que permitiera consultar las descripciones sin necesidad de tener tus cartas físicas delante, aunque es un aspecto del Kickstarter que no seguí muy de cerca porque no estaba incluido en mi pledge. De hecho creo que la aplicación todavía no está 100% terminada a estas alturas…

En resumidas cuentas, que el producto final es más que aceptable, aunque no sé hasta qué punto yo le sacaré provecho a estas cartas. Si jugara más a menudo en vivo, o si fuera más de dungeoneo, igual le veía un uso más inmediato, pero ahora mismo no lo tengo nada claro. Errores de juicio que comete uno, vaya. En cualquier caso, haré un par de pruebas con ellas la próxima vez que tenga que generar un PNJ o que describir un entorno inusual para determinar su auténtico valor…

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 abril, 2015 en Frikigadgets, Reseñas

 

Etiquetas:

Llegó el monasterio de Tuath

tuath1

Qué alegría me llevé anteayer al recibir el cajote con los contenjdos del Kickstarter de The Monastery of Tuath, para Shadows of Esteren. Es el primer Kickstarter del que recibo algo físico, y la verdad es que la inversión ha merecido la pena, sí señor. El Kickstarter era para la traducción al inglés del módulo original francés Monastère Tuath, un pequeño manual que presenta una interesante aventura, además de describir cómo es el día a día de los monjes que viven en los monasterios de Esteren. Digamos que la inspiración en la película El nombre de la rosa no se limita a la coincidencia de flores en su nombre.

tuath3

The Black Rose y el concierto de Esteren

El Kickstarter permitía además la opción de incluir un pequeño juego de tablero, The Black Rose, también ambientado en el mismo monasterio de Tuath, un juego bastaante sencillo y rápido que aún no he pero con un planteamiento curioso: los jugadores deben investigar los crímenes en el monasterio y descubrir a los dos cómplices que han ayudado al Rector (papel interpretado por otro jugador) a cometer dichos asesinatos. Además, puede haber en la partida un investigador poseído por el espíritu de uno de los muertos que tiene su propia agenda y se dedica a ajustar cuentas. Por lo tanto, es un juego colaborativo y competitivo al mismo tiempo, con hasta tres bandos diferentes en liza. Obviamente también decidí incluirlo en mi puja; la combinación crímenes + monasterios siempre me ha atraído. El resto de contenidos de la caja que me llegó eran stretch goals conseguidos a lo largo del Kickstarter, y la verdad es que no tienen desperdicio. Además del módulo (tapa dura, 50 páginas e interior a todo color, acompañado por su versión digital en PDF, por cierto) y el ya comentado The Black Rose, la caja contenía:

  • Cinco láminas a color con ilustraciones interiores del módulo, dentro de una carpeta negra.
  • Dos miniaturas de resina de personajes aparecidos en algunos suplementos del juego: Joris el teólogo (Book 1: Universe) y el hermano Daernic (Book 2: Travels).
  • Ayudas de juego para el módulo, como tarjetas con los sospechosos que hay en el monasterio y un mapa a doble páigna del monasterio en cuestión.
  • Un marcador de libros con la imagen de la portada de The Black Rose
  • Un DVD con el concierto sinfónico realizado en Lyon en el que se interpretó Dearg, una de las dos bandas sonoras compuestas hasta ahora para el juego (hay una tercera en ciernes).
  • 3 daols, las monedas triangulares que se usan en el mundo de Esteren, cada una con una tonalidad diferente: plateado (frost Daol), azulado (azure Daol) y bronce (ember Daol).
tuath_daols

Los daols, la moneda de Esteren, por fin es una realidad

Efectivamente, un montón de frikadas de esas que le gustan a cualquier rolero o jugador que se precie. Las hay más útiles y menos útiles: me parece que las tarjetas y demás ayudas de juego pueden hacer que la partida sea algo mucho más interactivo, casi a medio camino entre rol y tablero, y no voy a descubrir ahora la calidad de las ilustraciones de este juego, así que las cinco láminas también valen la pena. El punto de libro es francamente bonito, y supongo que el concierto lo escucharé al menos una vez… o lo pondré de ambientación cuando arbitre Esteren (si llega ese momento). ¿Los daols? Pues sí, son los menos útiles a priori, pero como gadgets son preciosos. Estoy por ponérmelos en el llavero, aprovechando que tienen un orificio en el centro…

Tal vez lo único que me ha “decepcionado” un poco han sido las miniaturas. Hace ya tiempo que ando alejado del mundo de las miniaturas, y casi siempre había usado o bien plástico o bien plomo. Estas son de resina. El nivel de detalle es muy elevado, pero la verdad es que son enormemente frágiles. No tenía pensado pintarlas porque soy un patazas, pero es que si lo hiciera seguro que ninguna de las dos habría terminado entera. Así que se quedarán como están.

tuath5

El interior del módulo es a todo color… y sí, tengo pulso para robar panderetas.

En general, el nivel de todos los productos es altísimo, y no me extraña que todos los Kickstarters de este juego tengan el éxito que tienen. Tuath requería 20.000 dólares y acabó recaudando más de 137.000, ahí es nada. Y lo mejor de todo, los gastos de envío para Europa, ese talón de Aquiles para cualquier europeo que quiere apuntarse a Kickstarters de allende los mares, eran gratuitos. ¿Quién se podría resistir? Sin duda, cuando se lance el próximo KS del juego me apuntaré, sí señor.

tuath4

Las láminas, como siempre, de una calidad enorme.

En fin, ahora solo me falta probar The Black Rose y reunir a un grupo de avezados jugadores que intenten descubrir al responsable de los crímenes cometidos en el monasterio de Tuath…

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 agosto, 2014 en Frikigadgets, Reseñas

 

Etiquetas: , ,

Noteboard, la pizarra portátil

Antes de los virtual tabletops estuvieron las pizarras. Recuadros blancos en los que uno intentaba reproducir las escenas de acción de sus partidas. Se bosquejaba lo mejor posible el mapa con un rotulador, se ponían unas figuritas encima (o mejor aún, se escribían unas iniciales), y el resto lo ponía la imaginación de los jugadores. ¡Cómo hemos cambiado! Bueno, tal vez no. De hecho, la pizarra sigue siendo un recurso recurrente hoy en día, por mucho que todo esté más tecnificado. Y para aquellos como un servidor, que tiene que desplazarse en ocasiones con una inmanejable pizarra por las calles, tener una portátil como esta Noteboard es una pequeña bendición.

Noteboard1

La Noteboard, pequeña pero matona.

La Noteboard viene plegada en una pequeña bolsita negra de apenas 13 x 9 cm, acompañada de un rotulador negro. Desplegada en toda su gloria, mide 90 x 40 cm, que si bien es algo más pequeño que el tamaño estándar de una pizarra, es más que suficiente para representar una escena de combate con miniaturas normales. Viene con una rejilla triple estampada por un lado (cuadrados de 1 cm y 1 pulgada y hexágonos de 1 pulgada, en todos los casos subdivididos en triángulos y cuadrados más pequeños para que se puedan calcular hasta las distancias más nimias sin ningún problema) y es completamente lisa por el otro lado. La pizarra es en realidad una gran lámina troquelada de manera que se pueda plegar sobre sí misma, y aunque en un primer momento la verdad es que los pliegues impiden colocarla completamente plana sobre una mesa, es de esperar que con el uso eso se arregle. Y si no, siempre podemos usar una miniatura gorda para aplanarla, claro que sí. Ciertamente, esos pliegues del troquel son bastante llamativos y pueden confundirse en ocasiones con alguna pared del mapa si uno no se fija bien, pero con un poco de práctica seguro que la vista se acostumbra…

La Noteboard por el lado con rejillas de todo tipo…

…y por el lado liso y sin rejillas.

Como cualquier otra pizarra, se pueden usar rotuladores Velleda (ya me entendéis, yo los llamo así a falta de un término técnico mejor) para pintar sobre la Noteboard por las dos caras, y también se puede borrar sin ningún problema. De hecho en las instrucciones que vienen impresas sobre el saquito negro de la pizarra se sugiere usar el propio saquito a modo de borrador, aunque a mí me parece un poco una guarrada… Mejor recurrir al clásico borrador de toda la vida, que luego hay sorpresas desagradables. La tinta se borra bien incluso con una simple servilleta de papel, y no deja esos molestos restos que en ocasiones quedan en algunas pizarras compradas en según qué lugares que no mencionaré aquí.

La prueba fehaciente de que tengo una Noteboard en mi poder.

La prueba fehaciente de que tengo una Noteboard en mi poder.

No tenía figuritas a mano; tendrán que bastar unas zarigüeyas de Bone.

No tenía figuritas a mano para hacer una simulación; tendrán que bastar unas zarigüeyas de Bone.

En fin, que por lo que cuesta (12 eurapios + costes de envío, aquí), me parece una buena inversión. A falta de probarla en vivo, el único pero que le veo, aparte del problemilla de los pliegues que comentaba más arriba, es que me parece un poco pequeña, sobre todo si la partida es de mucho mazmorreo y el mapa es grande (con lo cual no hay muchas posibilidades de que me ocurra a mí) o requiere muchas miniaturas. Naturalmente, nada te impide hacerte con una segunda Noteboard y desplegarlas la una junto a la otra para representar tu propia versión de la batalla del Abismo de Helm, o de Bannockburn, o de lo que sea…

Ah, sí. Y la pizarrita está nominada a los Ennies en la categoría de mejor accesorio/ayuda de rol. Para que veáis que no es cualquier cosa. Aunque yo apostaría más por Oddissey, pero eso es materia de otra entrada…

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 julio, 2014 en Frikigadgets

 

Kickstarters roleros un poco frikis…

Estoy enganchado al crowdfunding, lo reconozco. Si no me apunto a más Kickstarters (en el mundo Verkami aún no me he adentrado, por prudencia) es porque en muchos casos se trata de productos americanos con gastos de envío prohibitivos, y en un alarde de esquizofrenia, al verlos mi cerebro se lamenta de no poder apuntarme y al mismo tiempo se alegra de no tener que vaciar aún más mis paupérrimos bolsillos. Así que si tenéis dinero de sobras y no sabéis en qué gastároslo, tal vez os convenza alguno de estos curiosos proyectos…

Figuritas de Cthulhu con estilo retro: La liberación de derechos de la obra de H.P. Lovecraft ha provocado una furibunda universalización (hay quien diría “banalización”, con toda la razón) del genio de Providence. Hoy en día tenemos Cthulhu por todas partes, y eso también se nota en los Kickstarters, claro que sí. Hay cosas un poco rarunas (¿conocéis Catthulhu? Brrr…), y otras que valen algo más la pena. Este KS me robó el corazón de inmediato: ¿muñecos de los Mitos con estilo retro? Sacerdotes, investigadores, profundos… ¿Dónde hay que firmar? Por desgracia es uno de esos casos en que el precio de pillar 2-3 muñecos, sumado a los considerables gastos de envío, hicieron que lo descartara de inmediato porque la cosa se iba rápidamente por encima de las tres cifras. Por si estáis interesados aún le quedan un par de días, y están a punto de desbloquear las figuras del mismísimo Lovie y del Gran Cthulhu. ¿Se puede pedir más…?

Cartas de inspiración para crear PNJs “ipso facto”: Un concepto que está muy de moda es el de usar mazos de cartas para improvisar contenidos para tus partidas de rol. En este caso hablamos de un mazo con el cual podemos generar a un PNJ en un abrir y cerrar de ojos, robando cartas de varios tipos: nombre, profesión, personalidad, objetivo… Usado selectiva y prudencialmente me parece una opción interesante para salvar algún momento de espesura mental, pero también creo que si no se controla debidamente, puede acabar generando alguna que otra situación cómica o absurda. Pero para quienes tienen problemas porque siempre llaman a sus posaderos “Manolito”, puede ser una alternativa. Tienen casi un mes para pensárselo, aunque está por ver que alcancen el objetivo monetario marcado (nada menos que 15000 dólares).

Dados metálicos: Otra cosa que está muy de moda “kickstartear” son los dados. En este caso nos encontramos ante dados metálicos, disponibles en varios colores y materiales, y acompañados de unas vistosas fundas también metálicas. Así a primera vista la verdad es que me parecen preciosos, pero cada vez que los veo no puedo evitar pensar también en la pobre mesa que tenga que recibir sus impactos, y eso que tienen las esquinas redondeadas para evitar destrozos mayores… Sí, esto debe de pesar lo suyo, lo que evidentemente supone unos gastos de envío considerables y unas cifras totales bastante elevadas: ¿65 machacantes por el pack de 7 dados más económico, el de aluminio? Es para pensárselo dos veces. Por suerte hay tiempo de sobra: también les queda casi un un mes de KS, aunque ahora mismo ya lo tienen casi hecho. Eso sí, no anuncian ningún stretch goal… ¡yo me esperaba un dado especial de mithril!

Pantalla de juego táctil: ¿Tienes realmente MUCHO dinero y no sabes en qué gastártelo? Amigo, tienes que considerar la opción de hacerte con una GameChanger: pantallas táctiles de LCD (¡de 32 pulgadas para arriba!), ideales para representar en toda su gloria tus partidas por VTT. El pledge más bajo (si obviamos los dos primeros que debieron de poner de relleno, una camiseta y unas guías de “cómo hacer tu propia pantalla”) empieza a partir de 215 libras, que se convierten en 250 si vives fuera del Reino Unido… y encima es sólo el cacharro en cuestión desmontado, para que te lo curres tú, con las guías antes mencionadas. ¡Ni que fuéramos McGyver! ¿250 libras y encima lo tengo que montar yo? Intolerable. No, si quieres quedar como un señor tienes que mirar más allá, ir directamente al pledge de 365 libracas, con el cual te mandan una GameChanger de 32 pulgadas ya perfectamente ensamblada. Por motivos que se me escapan (ejem), el KS no parece haber funcionado del todo bien y, a falta de cinco días, apenas han llegado a 8000 de las 25000 libras previstas. Si es que el dispendio friki tiene sus límites, oiga…

En fin, no será por opciones. Me dejo para otra próxima entrada hablar algo más en serio de KS de manuales de rol, que también se está moviendo mucho el tema y eso sale mucho más barato, sobre todo si solo quieres el PDF…

 
2 comentarios

Publicado por en 1 julio, 2014 en Frikigadgets

 

Etiquetas: ,