RSS

Archivo de la categoría: Reseñas

Análisis de productos

Reseña de Leagues of Gothic Horror

Si Savage Worlds no se hubiera cruzado en mi camino, muy probablemente Ubiquity habría sido mi elegido como sistema multigenérico durante estos últimos tiempos. Su sencillez y su agilidad, combinada con su relativa granularidad, me recuerdan en muchos aspectos al sistema de Pinnacle. Y tanto Expedición a la Tierra Hueca como Todos para Uno como Leagues of Adventure me dejaron muy buen sabor de boca cuando los leí. Mi absoluta inmersión en el lado salvaje del rol me ha impedido probar este sistema todo lo que me habría gustado, pero siempre que puedo me leo alguna cosilla que cae en mis manos… y Leagues of Gothic Horror ha sido el último “afortunado”.

Como he dicho más de una vez en este blog, soy fan absoluto de la época victoriana y, por lo tanto, de los juegos de rol situados en esos años: desde Victoriana hasta Rippers, desde Deus Ex Machina hasta Castle Falkenstein, le hinco el diente a todo lo que puedo en ese sentido. También soy un fan acérrimo de la novela gótica y de la Hammer (entre otras muchas cosas), así que la lectura del libro era casi obligada. Pero… ¿qué es Leagues of Gothic Horror (en adelante LoGH)? Pues es varias cosas a la vez. Situado dentro de la línea de Leagues of Adventure (LoA) y publicado al igual que aquel por Triple Ace Games, LoGH es al mismo tiempo un nuevo juego y un cambio de paradigma radical respecto al juego “madre”, en la forma de toolkit con diferentes elementos que el DJ puede optar por introducir en sus partidas para dar un giro hacia lo tenebroso. Si en LoA nos poníamos en la piel de un globetrotter, un aventurero que viajaba por el mundo explorando, descubriendo misterios y viviendo aventuras de carácter relativamente “ligero”, aquí nos encontramos con un mundo más oscuro, en el que la magia y las criaturas sobrenaturales (por lo general bastante horrendas) existen, y donde nuestros aventureros deberán hacer frente a aventuras de carácter más escalofriante.

Pasando a lo específico, LoGH cuenta con unas más que respetables 160 páginas de contenido. Vaya por adelantado que parte de ese contenido fue publicado previamente dentro de la línea de LoA, y más concretamente en la Globetrotter’s Guide to Gothic Horror, pero el responsable de los textos, el prolífico Paul “Wiggy” Williams, ha expandido considerablemente ese material hasta alcanzar este volumen. Las ilustraciones del manual son un tanto escasitas y otro tanto irregulares, con dibujos bastante majos junto con otros que no pasan de lo meramente funcional. Maquetación a dos columnas sobre fondos grises con abundantes despieces y resaltados y (ab)uso ocasional de alguna tipografía gótica que, como buena tipografía gótica, provoca ciertos problemas de lectura.

En cuanto al contenido propiamente dicho, el manual se abre con una breve introducción de lo que es y lo que pretende LoGH, cosa que más o menos he descrito más arriba. Acto seguido, se pasa a un capítulo que ofrece nuevos contenidos para crear PJs: no solo se incluyen nuevos arquetipos, habilidades y talentos, sino que también se nos presentan varias nuevas Ligas (recordemos, las organizaciones a las que pertenecen los personajes y que dan título al juego) que vienen a enfocar el mundo de juego desde una óptica más sombría y arcana. Y cabe decir que no falta de nada: desde druidas hasta médiums, pasando por organizaciones de propósitos tan meridianos como el Club Frankenstein, el Círculo de los Magos o la Sociedad de las Explicaciones Racionales, hay un poco de todo. Tras esto pasamos a un capítulo de equipo que nos ofrece nuevos objetos, a cual más pintoresco, para participar en la lucha contra el mal. Como veremos poco a poco en el manual, la óptica puramente gótica es solo una de las formas de plantear las partidas de LoGH, pero también tienen cabida alternativas más cómicas o extravagantes. Por eso, clásicos del género como el agua bendita, el suero del Dr. Jekyll o la morfina se dan la mano con objetos tan insólitos como las balas ectoplásmicas, el grabador de sueños o el optoaudiograma. Si alguien había querido alguna vez jugar una partida en plan Cazafantasmas en una ambientación victoriana, esta es sin duda su oportunidad.

La sección del jugador se cierra con algo que no puede faltar en ningún manual para Ubiquity: una serie de personajes con características totalmente desarrolladas y acompañados de sus correspondientes ilustraciones bien resultonas, que se pueden utilizar bien como personajes pregenerados, bien como PNJs a los que se puedan encontrar nuestros globetrotters en sus aventuras. Alienistas, bobbys, émpatas, detectives psíquicos… en la variedad está el gusto, incluido algún que otro guiño a otros juegos del sistema, como ese mosquetero fantasmal que lleva tres siglos muerto y que solo quiere descansar en el más allá de una puñetera vez.

El segundo capítulo presenta una serie de nuevas mecánicas recomendadas para cualquier partida de LoGH, y forma el grueso de ese “toolkit” que mencionaba antes. El DJ es libre de utilizar todas, unas pocas o ninguna de estas reglas en sus partidas. Como he dicho más arriba, una de las diferencias clave respecto a LoA es que, en este caso, no solo existe la magia y el mentalismo, sino que lo sobrenatural (por lo general terrorífico) es muy real. Por eso se hace necesario que haya una mecánica para controlar los efectos que producen las horrendas criaturas a las que deberán enfrentarse nuestros personajes. Dicha mecánica está claramente inspirada en el sistema de daño en combate, con la particularidad de que será la característica de Cordura la que deberemos cuidar como oro en paño. No solo perderemos a nuestro personaje cuando alcance Cordura -5, sino que es posible que aun antes de eso, ganemos alguna fobia o manía. Por suerte, estamos en los albores del psicoanálisis, y siempre podremos recurrir a algún profesional (o a alguna sustancia opiácea) que nos permita recuperar un poco nuestra dañada psique antes de volver a salir de aventuras.

El resto de mecánicas del capítulo tratan de reforzar la inquietante atmósfera que debe tener cualquier partida de LoGH: desde la corrupción que pueden ir ganando los personajes según la catadura moral de sus actos (lo que nos ahorrará que alguien se deje llevar por lo truculento de la época para convertirse en un nuevo Jack el Destripador) hasta reglas para leer la fortuna a nuestros PJs, pasando por, evidentemente, los entresijos de la magia y sus escabrosos detalles, por no hablar de los numerosos conjuros disponibles para quienes se adentran por el oscuro sendero de lo arcano. Valga decir que, aunque los personajes pueden acceder a la magia si el DJ se lo permite, esta responde claramente a los clichés del género, y siempre es un terreno pantanoso en el que a veces se pierde más de lo que se gana. No pueden faltar, claro, unos cuantos tomos arcanos para acabar de poner los dientes largos tanto al DJ como a los jugadores. El capítulo se cierra con una descripción del mentalismo, que al igual que la magia se puede adquirir como un Talento y que permite una especialización entre varias disciplinas, cada una de ellas con diferentes efectos disponibles. Por poner un par de ejemplos, quien posea Telequinesis puede mover objetos a distancia o levantar escudos protectores, y quien tiene Percepción Extrasensorial puede realizar psicometrías o tener fugaces visiones de lo que está por venir.

Tras una buena ración de reliquias ocultistas (donde encontramos desde la vaina de Excalibur hasta el Ojo de Balor, pasando por una mano de gloria o el Sello de Salomón), entramos en otra de las secciones principales del manual, que no es ni más ni menos que el bestiario. Pero aquí no solo encontraremos nuestros inevitables vampiros, licántropos, gárgolas y demás criaturas salidas de la más oscura noche gótica. No, las más de las veces nuestros aventureros se enfrentarán contra enemigos mortales (en ambos sentidos de la palabra), así que también nos encontramos con una recua de villanos con nombres y apellidos que se pueden convertir sin mucho problema en la némesis de nuestros héroes. ¿Que queréis algo más cañero todavía? Pues también hay un puñado de cultos siniestros que se pueden utilizar como archienemigos de las Ligas de nuestros aguerridos aventureros. Una organización que responde al nombre de Le Cirque Diabolique o el Culto de la Sangre no augura nada bueno…

A medida que nos acercamos al final del manual, no podía faltar una sección dedicada a algo tan importante en cualquier narrativa gótica como los lugares donde tienen lugar los hechos. Ya sabéis, lugares de esos oscuros, tenebrosos, donde casi siempre llueve y hay neblina. Tras un rápido repasito geográfico a algunos de esos lugares dispersos por medio mundo (pero con especial preponderancia de Europa del Este), llegamos al quinto capítulo, “The Nature of Darkness”, que también me parece uno de los más importantes, pues incluye toda una serie de consejos y claves para conseguir darle la atmófera adecuada a nuestras partidas de LoGH. La atención al detalle, la creación de un ambiente adecuado en torno a la mesa, formas de sembrar la inquietud en tus jugadores, consejos para llevar adecuadamente a un villano de la ambientación… Todos sabemos que si hay algo complicado de hacer en una partida de rol es transmitir intranquilidad y no digamos ya miedo a tus jugadores, y aquí te intentan ofrecer los mimbres para conseguirlo.

El último capítulo del manual, “Sinister Tales and Dark Occurrences”, nos plantea los diferentes enfoques para una partida de LoGH: tenemos el gótico más puro, sí, pero también podemos darle un enfoque aventurero, cómico, tenebroso (sí, más aún)… Y para muestra, un botón: se incluyen varias premisas de campaña básicas que nos permiten ver hasta dónde se puede forzar la ambientación. Así, tenemos una campaña a lo Cazafantasmas, otra en la que los PJs están muertos y deben interactuar con los mundanos o una tercera donde el mundo está dominado por una élite vampírica y los héroes forman parte de la resistencia.

El manual se cierra con unas cuantas semillas de aventuras, una breve cronología gótica de finales del siglo XIX, un quién es quién bastante sabrosón y un nutrido listado de referencias literarias y audiovisuales para que tanto DJ como jugadores se empapen bien de la ambientación.

¿Y qué me ha parecido? Pues la verdad es que el giro de lo aventurero hacia lo gótico me ha gustado, y algunas de las mecánicas que tratan de captar el feeling de la ambientación son interesantes. Su mayor virtud me parece su modularidad. Es cierto que ya hay unos cuantos juegos con una temática muy parecida, pero aunque el manual no aporta nada especialmente revolucionario, sí que está trufado de ideas que se pueden adaptar sin muchos problemas a otros juegos. Y no voy a engañaros, lo de llevar unos Cazafantasmas (o unos Winchester Bros) victorianos me parece una idea brillante. Es cierto que una ambientación así requiere un extra de motivación por parte de los jugadores para dejarse envolver por la atmósfera, pero el manual también incluye buenos consejos a ese nivel, válidos igualmente para cualquier juego. Quizá lo único que he echado en falta es alguna aventurilla lista para jugar, que creo que no le habría venido mal para poder ver un ejemplo práctico de LoGH. Pero bueno, como digo, hay material a espuertas de ambientaciones muy parecidas y cualquier DJ digno de ese nombre no tendrá ningún problema para improvisar algo sin tener que esforzarse demasiado…

Y mientras espero a que salga el ya anunciado Leagues of Cthulhu, yo le doy un inquietante…

 
4 comentarios

Publicado por en 27 junio, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas: ,

Reseña de Pirates of the Dominions

Sin duda alguna, estamos en plena vorágine bárbara rolera, con varios juegos saliendo al mercado a uno y otro lado del charco. ¿Qué mejor forma, pues, de retomar el pulso de este languideciente blog que con una reseña bárbara? El elegido ha sido Pirates of the Dominions, para Beasts & Barbarians, la ambientación de espada y brujería creada por el estudio polaco GRAmel para Savage Worlds, y obra del prolífico Umberto Pignatelli. Pirates of the Dominions fue, de hecho, el último libro publicado para la segunda edición de B&B, la llamada Golden Edition. Y aprovecho para recordaros, por si alguno no lo sabe, que ahora mismo está abierto todavía el crowdfunding para lanzar la tercera edición, la Steel Edition, al que aún le quedan unos cuantos días. El juego vale la pena, así que si os gusta el género arrimad el hombro, que no os arrepentiréis.

Pero a lo que iba. Pirates of the Dominions es, como su propio nombre indica, el libro que debe leer cualquiera que quiera jugar a B&B llevando un pirata. Bueno, en realidad es mucho más que eso: entre otras cosas, también enriquece la ambientación de los Dominios con un montón de información de trasfondo útil para muchas campañas aunque sean en tierra firme, e incluye sistemas de combate naval alternativos que, con un poco de oficio, se pueden aplicar a otras ambientaciones marítimas que no tienen un sistema tan pulido (te estoy mirando a ti, 50 Brazas…).

Pero empecemos por el principio. Pirates es un manual largo, con sus buenas 160 páginas. Como siempre, portada a color e interior en escala de grises, con maquetación a dos columnas con abundantes despieces y resaltados. Las ilustraciones alternan dibujos inéditos con ilustraciones de uso libre, así que no os extrañéis si os suenan unas cuantas. La ilustración de portada, eso sí, es magnífica, obra de Ania Jarmolowska. Es bueno saber que la polaca está plenamente involucrada en las ilustraciones de la Steel Edition.

Pero como siempre, lo que más importa es el contenido, y a ello vamos ahora. Tras la consabida introducción narrativa (protagonizada, como siempre, por Shandor el Bárbaro y Zandorra la Amazona), pasamos de lleno a la sección del jugador, donde podremos disfrutar de una extensa historia de la piratería en los Dominios, desde los tiempos del temible Baruk Pie de Cabra hasta los actuales corsarios caldeios que intentan limpiar de piratas las aguas cercanas a su reino (o eso dicen). Aquí se introducen ya conceptos y lugares que son claves para este tipo de partidas, como la Ensenada, la mayor guarida pirata de los Dominios, o la Ciudad de las Hojas, otro nido de bucaneros en el Mar Marrón, no muy lejos de la exótica Lhoban. Acto seguido se nos explica un poco cómo es la vida de un pirata: desde atuendos y costumbres (que variarán según el sitio, claro) hasta religión o leyes, la sección es de lectura obligada para cualquier jugador interesado en llevar un personaje de este tipo.

Pasamos a continuación a una breve gaceta que describe algunos de los lugares más importantes que deben aparecer en cualquier partida pirata: entre ellos destacan las Islas de los Dedos, un lugar que no es precisamente un imán para turistas por su combinación de fauna y flora particular, geografía inaccesible y lugareños tirando a particularitos. No es de extrañar, pues, que la antes mencionada Ensenada, que se encuentra en ese archipiélago, sea un lugar al que es realmente difícil acceder. Un lugar que se nos describe con todo lujo de detalles y que casi sirve como sandbox que se puede utilizar como el DJ quiera: como base de operaciones de nuestros PJs piratas, sí, pero también como escenario político donde los PJs intenten ocupar el puesto de alguno de los Cinco Capitanes que gobiernan el lugar, por poner solo dos ejemplos.

El primer hombre en abordar un barco gana un beni en B&B. Hay que tenerlos bien puestos…

Una vez estamos plenamente empapados de información piratil, pasamos a la sección de creación del personaje, que como no podía ser de otra forma incluye un buen puñado de arquetipos, ventajas y desventajas para que nuestro héroe tenga todo el sabor salado que merece. La mano maestra de Pignatelli nos ofrece variantes para todos los gustos, desde lo inquietante (Renacido en el Mar, que permite “resucitar” a un personaje fallecido en alta mar, pero… ¿es él realmente quien ha regresado?) hasta lo cómico (Cocinero Caníbal, capaz de preparar estofados de ingredientes irreconocibles que tienen todo tipo de efectos en su tripulación). La completa sección de equipo tiene como digno colofón un buen listado de barcos, que evidentemente son uno de los elementos básicos en la ambientación. Desde las temidas galeras tricarnianas hasta los barcos-halcones de las amazonas, hay para todos los gustos.

Como no podía ser de otra forma, el manual también incluye unas cuantas reglas específicas de la ambientación. Reglas relativas al clima y a la tripulación se dan la mano con la descripción de los juegos de azar más habituales entre las tripulaciones piratas. Tras esto, la sección del jugador se cierra con un pequeño capítulo que habla más en profundidad de los barcos, enfocándolos casi como personajes (con sus ventajas y desventajas), un poco al estilo de lo que se hacía con las bandas en Tattered Banners. Una estupenda forma de dar personalidad y vida al que sin duda será el lugar más frecuentado por los personajes en sus viajes, claro.

La sección del DJ se abre con una serie de interesantes consejos para quienes quieren arbitrar partidas piratas, debatiendo cuestiones como el ritmo, la temática o la preponderancia del mar. También se incluyen algunas posibles ideas para campañas y se describen algunos de los principales peligros que se puede encontrar un barco en sus viajes, y cómo resolverlos. Tormentas, torbellinos, calmas chichas, fiebres, arrecifes… Los océanos de los Dominios son lugares muy peligrosos, y si alguien tiene alguna duda, le puede echar un vistazo a esta sección para confirmarlo. Y tras un listado de reliquias (objetos mágicos) de marcado carácter marinero, llegamos a una de las pequeñas joyitas del manual, un generador de… mapas del tesoro. Porque no todos los mapas tienen que ser un trozo de pergamino con una “X” escrita, aquí, con solo robar algunas cartas, podremos dar personalidad al que sin duda es uno de los objetos más característicos de estas ambientaciones, y de los que más juego pueden dar.

Un barco-halcón de las amazonas, la mejor embarcación de los Dominios.

El penúltimo capítulo también vale su peso en oro, pues nos presenta un sistema alternativo para resolver batallas navales. El sistema funciona tanto si se utilizan los Combates de Masas descritos en la sección de Subsistemas de Savage Worlds como si queremos resolver la batalla sobre una mapa desplegado en la mesa, y resulta de lo más completo: desde la fase de Avistamiento hasta la de Abordaje, todo queda contemplado y minuciosamente descrito para que un conflicto de estas características sea algo memorable. Tras frustrarme una y otra vez en mi campaña de 50 Brazas por lo escueto de sus mecánicas para combates navales, creo que voy a probar este sistema en Caribdus, porque creo que podría funcionar bastante bien…

El manual se cierra con “Monsters & Pirates”, lo que vendría a ser un bestiario que no solo incluye bloques de estadísticas de criaturas marinas de todos los pelajes (algunas de ellas ciertamente escalofriantes), sino también de otros personajes que nuestros héroes podrían encontrarse de forma habitual en sus viajes. ¿Habéis oído hablar de las Máscaras Amarillas, los inquietantes maestros del loto que sirven al Tirano de los Mares en la Ciudad de las Hojas? Pues yo no os recomendaría que les contrariarais si os cruzáis con ellos…

Angelitos como este moran en las profundidades de los mares de los Dominios…

Con eso se cierra un manual que me ha resultado francamente interesante. Una vez más, GRAmel y Pignatelli vuelven a demostrar que Beasts & Barbarians es mucho más que un juego “de bárbaros”. Si en manuales como Tricarnia, Jalizar o Gladiators of the Dominions ya nos habían demostrado la variedad de temáticas que ofrece la ambientación, con Pirates of the Dominions se superan a sí mismos y consiguen que estemos locos por emular las hazañas de Conan y Belit, por subirnos a la cubierta de un barco de los Dominios y zarpar en busca de aventuras. Las reglas de combates navales son la guinda de un pastel que resulta muy, muy apetitoso… y que me hace esperar todavía con más ganas esa Steel Edition de la que hablaba al principio. ¡Por Rakua-Thara, qué larga se me va a hacer la espera hasta diciembre!

Yo le doy un…

 
1 comentario

Publicado por en 21 junio, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas: ,

Reseña de Sub Rosa nº 19

sr_19_cover

Casi un año después de que saliera a la venta el nº 18, por fin llega hasta nuestras manos el nuevo número de Sub Rosa, el fanzine “oficial” para Ars Magica. Creo que ha sido con diferencia el mayor tiempo de espera que yo recuerdo entre dos números. Pero bueno, lo que importa es que ya lo tenemos aquí, y con el juego cancelado en Estados Unidos y el “calmado” ritmo de publicación de Holocubierta en España, cualquier material hermético es bueno para llevarnos a la boca.

El nuevo número cuenta con unas más que respetables 84 páginas, con alguna agradable novedad como es una resultona portada a color con una bucólica imagen situada en Aiolia, lugar del que hablaré más abajo. En el interior también se aprecia alguna pequeña innovación, como las pestañas a color laterales que nos indican qué tipo de sección estamos leyendo en cada momento. Sin embargo, en general también me parece que tiene un trabajo de maquetación más pobre que en números anteriores: baile de interlineados y cuerpos, imágenes que parecen estar tiradas en la página sin más, incluso algún texto que se repite en un salto de una página a otra… y lo más grave, una serie de líneas cortadas en uno de los artículos que resulta de lo más frustrante. No conozco los detalles pero la producción de este número tiene pinta de haber sido accidentada.

Pasando a los contenidos, como decía, esas 84 páginas dan para mucho… concretamente para ocho artículos. Pero antes de eso nos encontramos con un par de breves secciones de opinión: en “Under the Rose”, los responsables de la publicación repiten su compromiso de seguir publicando Sub Rosa aunque Ars Magica ya no exista, y ponen sus esperanzas en ese Magic Shoe, la versión Gumshoe de Ars, que dicen haber probado en su versión beta. Por su parte, en “Direct from Atlas Games”, Jeff Tidball, uno de los principales responsables precisamente del proyecto Magic Shoe, nos pone un poco al día del estado del mismo: la sensación que da es que sigue estando muy verde pero están trabajando en ello. “2017 o 2018” es lo más parecido a una fecha de lanzamiento que se comenta, y al menos sabemos que lo harán a través de un Kickstarter (¡cómo no!).

Tras esto entramos ya en faena con el primer artículo, “Roanoke, Funded”. Este número de Sub Rosa aboga por presentar “variaciones” respecto al canon más convencional de Ars Magica. Como veréis son variaciones de todo tipo, desde cronológicas hasta mecánicas, pasando por filosóficas. En el caso de este artículo, Jim Seals recupera la historia de la célebre “colonia perdida” de Roanoke, fundada por el inglés Sir Walter Raleigh con patrocinio real de la reina Isabel a finales del siglo XVI, y que desaparecería como por arte de magia pocos años después de su fundación sin que aún hoy en día se sepa exactamente qué pasó. Los personajes serían protagonistas de una saga ambientada en la colonización de la isla de Roanoke, y la “desaparición” de la colonia habría llevado a sus habitantes en un salto temporal hasta… la Europa Mítica, donde se convertirían en protagonistas de una curiosa ucronía. Si añadimos a la mezcla las relaciones con los pueblos nativos de la isla y la presencia de una monstruosa criatura en la zona cuyo nombre empieza por “Wen” y acaba por “Digo”, tenemos una mezcla… bastante extraña, que confieso que no me ha acabado de convencer demasiado, la verdad.

sr19_1

“Geomantic Storytelling”, de Mark Shirley, nos ofrece un curioso experimento de meta-juego e improvisación narrativa, proponiéndonos el uso de la geomancia (una ancestral técnica de adivinación basada en unos palitos con unas marcas) para tomar decisiones sobre la marcha en nuestras partidas. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con unos jugadores que se desviaban de la trama prevista y acababan planteándonos una pregunta para la que no teníamos respuesta preparada? Este artículo aboga por jugar un poco con esa improvisación usando dichos palos. Nos explica cómo crear esos bastoncitos con dados, incluye la descripción de todas las posibles configuraciones (con sus respectivos significados) que podemos obtener al lanzarlos y, lo más importante, nos sugiere cómo interpretar esas configuraciones en diferentes situaciones de partida para poder decir algo más enriquecedor que “Sí, el posadero se llama Juanito”. Debo decir que en un principio la cosa me ha parecido de lo más raruna pero al final me ha acabado haciendo gracia…

“The Friends of the Apacei of Vinlandia”, de Berengar Drexel, sigue llevándonos por derroteros poco usuales. En este caso se nos presenta un culto mistérico centrado en torno a la figura de Maiusculus, un magus Tytalus que habría realizado un formidable viaje a través del Reino Mágico que le habría llevado hasta tierras ignotas, habitadas por un pueblo conocido como los apacei. Allí, Maiusculus habría ayudado a esos nativos en sus enfrentamientos contra incursores vikingos (ayudados por la Orden de Odín), antes de regresar a la Europa Mítica para explicar su fabulosa historia. Tras el comprensible escepticismo inicial, se desarrolló todo un culto alrededor de la figura de Maiusculus, formado por magi dispuestos a emprender viajes igual de fabulosos para defender a otras culturas igual de indefensas. El hecho de que nadie fuera capaz de acompañar a Maiusculus en sus viajes posteriores para ver a los apacei hace sospechar que siendo un Tytalus, hay algo que huele a gato encerrado en todo esto, pero queda a expensas de cada narrador decidir qué hay de cierto en esta historia…

“Mutatis Mutandis” es una nueva sección de Gerald Wylie que trata de revisar diferentes elementos de Ars Magica y buscar alternativas que podrían hacerlos funcionar un poco mejor. En este caso revisa la mecánica básica del juego y propone alternativas a nuestro querido d10 que permitan optimizar el sistema. Se centra específicamente en el posible uso de 2d6 en lugar de 1d10, cambiando la mecánica de pifias y éxitos espectaculares para que ambos sean algo menos impredecibles. La verdad es que no me disgusta la propuesta, que evita obtener resultados disparatados cuando un jugador empieza a sacar varios unos consecutivos en una situación de estrés. No está mal como alternativa, no señor.

sr19_2“The Cloudlands of Aiolia”, de Ben McFarland, es el artículo que ha dado pie la ilustración de portada, y describe un fabuloso reino situado en las nubes por encima de la Europa Mítica, habitado por bandas de gigantes errantes, severas damas en sus castillos y poderosos espíritus del aire y los vientos. Un lugar enormemente evocador y que creo que puede dar mucho juego no solo para una historia puntual protagonizada por magos herméticos, sino incluso como elemento recurrente en una saga. Además se puede situar en cualquier parte de Europa, dado que se puede acceder a la Tierra de las Nubes desde incontables lugares… Casi me han sabido a poco las seis páginas que ocupa, la verdad.

En la nueva entrega de “Set Pieces”, Gerald Wylie recupera otro escenario clásico en partidas de temática medieval como es el molino y hace una precisa disección de cómo aprovechar al máximo sus particularidades, tanto como elemento de la sociedad feudal como lugar en el que situar alguna escena de acción. Desde su papel dentro de la pirámide feudal medieval hasta su funcionamiento o sus contenidos más habituales, aquí tenéis todo lo necesario para hacer de una visita a un molino algo mucho más entretenido. Además, se incluyen las características de un molinero con una hija que tiene cierto… don especial y que se puede utilizar para desarrollar una interesante historia.

La siguiente sección me ha parecido la estrella del número. “Hedge Wizards: A Saga of Minor Magics”, de Robin Blands, toma esa clásica frase sobre Ars Magica de “Es el juego perfecto para llevar un mago medieval, solo le sobra la Orden de Hermes” y la hace realidad, proponiendo una saga en la que los PJs sean miembros de diferentes tradiciones no herméticas. La propuesta hace que el juego cambie radicalmente a todos los niveles, desde la escala de poder de los personajes hasta su capacidad de interacción (como grupo y con elementos externos), pasando por el tipo de aventuras que protagonizarán o el uso de muchos elementos del juego, que de repente cobran mucho más valor. Cuando no eres un mago tremendamente versátil y solo tienes a tu alcance un tipo de poder específico, tienes que aprender a aprovechar al máximo cualquier recurso que encuentres… Aunque la propuesta tiene algún punto débil (la gestión del Don sin la Parma Magica o la cohesión de un grupo formado por diferentes tradiciones, por ejemplo), me parece una propuesta sumamente interesante que no me importaría probar en futuro (lejano, me temo). El artículo es extensísimo, e incluye en su parte final una recopilación de casi todas las tradiciones herméticas que han aparecido a lo largo de los manuales de quinta edición. Y es precisamente aquí donde está ese grave fallo de maquetación que comentaba al principio, con muchas de las descripciones de las tradiciones cortadas en su última línea, una pequeña faena. Pero eso no quita que el artículo sea sumamente interesante.

sr19_3

El número se cierra con “Olde-Brittania”, donde se describe el pequeño ducado homónimo inventado, situado entre Normandía y la Bretaña céltica. De estructura un tanto deslavazada e inconexa, me ha dado la sensación de estar leyendo algo que había sido extraído de una saga en marcha, con muchas referencias a elementos que no entendía. Eso sí, tiene unas cuantas ideas para historias que se pueden extrapolar al Tribunal de Normandía sin ningún problema.

Y hasta aquí llega el número 19, con un anuncio de que el 20 (esperemos que no se hagan de rogar tanto) tendrá como tema el interesante concepto de “Secretos y mentiras”.

¿Y qué me ha parecido? Pues me ha parecido uno de los números más irregulares de la revista, con un par de artículos francamente interesantes, un par de propuestas alternativas que no están mal y varias secciones que no me han acabado de gustar. A eso hay que añadir el tema de la maquetación, que a mí al menos me ha complicado un poco la lectura. Entiendo que la producción del número ha sido realmente accidentada, pero una última revisión a fondo antes de publicarlo habría permitido pulirlo todo un poco más.

Yo le doy un muy, muy pelado…

3stars

 
4 comentarios

Publicado por en 3 marzo, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas: ,

Reseña de Conan: Adventures in an Age Undreamed Of

conan_cover

Bueno, pues ya lo tenemos aquí. El nuevo juego de Conan, publicado por Modiphius a través de un brutal Kickstarter (casi medio millón de libras y 16 manuales desbloqueados, ahí es nada), ya está en todas sus tiendas virtuales, listo para que los abundantes fans del bárbaro cimmerio le hinquen el diente y disfruten con esta nueva versión rolera de Conan, la tercera, si no me equivoco, después de la de TSR y la de Moongoose. Inspirado única y exclusivamente en la obra de R.E. Howard sobre el cimmerio (y no en la de sus continuadores literarios, que en su mayoría no tienen muy buena fama), este nuevo juego nos ofrece vivir grandes aventuras y grandes historias en la Era Hiboria, llevando a personajes que son… más grandes que la vida misma.

Y la verdad es que todo en Conan: Adventures in an Age Undreamed Of está hecho a lo grande. Ya he comentado el dinero recaudado y la cantidad de volúmenes desbloqueados en el crowdfunding, pero la cosa no termina ahí: el manual en PDF tiene la friolera de 432 páginas a todo color, abundantemente ilustradas por lo más granado de la fantasía heroica, con nombres de la talla de Brom, Tomás Giorello, Esteban Maroto o Timothy Truman, por poner solo algunos ejemplos. La maqueta es sencilla pero elegante, con un diseño a dos columnas sobre un fondo suave en blanco crudo y abundantes despieces (con muchas, muchísimas citas de Howard) que hacen que la lectura sea sumamente cómoda. Aún no hay versión física impresa, pero creo que también acabaré cayendo porque es una auténtica gozada. Demonios, hasta la hoja de personaje es una pequeña obra de arte. Barroca, excesiva y recargada… pero también deslumbrante en su riqueza visual.

Pero vamos al contenido que nos espera una vez dejamos atrás esa imagen de portada obra de Brom, donde aparece el cimmerio en una pose vista una y mil veces: enfrascado en una pelea a muerte con una serpiente gigante que lo tiene medio enroscado y con una hermosa muchacha al lado que, para variar, no solo está ahí como decoración sino que también empuña una daga y está dispuesta a hacer lo que sea necesario para salir de ese embrollo. Y no es la única vez en que se da la vuelta a este tipo de convenciones de la espada y brujería: el manual está repleto de ilustraciones que tratan de huir de ciertos tópicos machistas del género, e incluso hay un pequeño texto que “disculpa” a Howard apelando a la gran cantidad de personajes femeninos fuertes que creó en sus obras.

conan_2

Pero estoy divagando… el contenido, sí. Un fabuloso mapa de los reinos hiborios, un prefacio de los autores del juego y una breve introducción presentando al personaje, al género y, sobre todo, al padre de todo esto, el gran Robert Earvin Howard, sirven de perfecto calentamiento para pasar a cuestiones más densas, como por ejemplo la creación de personaje. Lejos de otros sistemas actuales en los que hacer un personaje es cosa de diez minutos, aquí nos encontramos con un proceso más largo, dividido en 10 pasos y que, en un guiño a otros tiempos, combina el azar con las decisiones por parte del jugador, que en todo momento puede elegir este u otro detalle de su personaje, pero también puede dejarlo todo en manos de la suerte. Aunque más adelante me extiendo en el sistema de juego, en Conan un personaje está definido básicamente por atributos, habilidades y talentos, una estructura que sí que es habitual en los tiempos que corren. Cada uno de esos diez pasos nos ayudará a perfilar mejor esas tres categorías: desde nuestra tierra natal hasta nuestro arquetipo, pasando por nuestro carácter o nuestra educación, todo contribuye a definir mejor a nuestro personaje. Vaya por delante que, como no podía ser de otra forma, el juego aboga por personajes que tengan un marcado carácter heroico ya de salida, aunque también presenta varias alternativas de inicio, incluida una en la que los PJs no serán capaces de realizar tantas hazañas y serán un poco mindundis… al menos en un principio.

Tras ese proceso, pasamos a la descripción de las habilidades, cada una de las cuales incluye, además de su explicación, un árbol de talentos, “ventajas” que puede propocionar a quien las obtiene. Además de eso, hay que tener en cuenta que para cada habilidad existen dos puntuaciones diferentes, el conocimiento general (Expertise) y el especializado (Focus). Esto tendrá una incidencia importante en la mecánica básica del sistema, como explico algo más abajo. También se incluyen en la explicación de cada habilidad las posibles ventajas adicionales que podemos obtener con ella con nuestros gastos de Momentum (de nuevo, descrito algo más abajo). El listado completo de habilidades es relativamente manejable, con un total de 25, cada una de las cuales tiene de media unos 6 talentos. Suficiente para hacer que nuestro personaje sea totalmente único desde un buen principio.

conan3

Y por fin, en el siguiente capítulo, llega el momento de meternos de cabeza en el sistema. El sistema 2d20 tiene una mecánica básica sencilla: cada maniobra tiene una dificultad que va de 0 (para las que no haría falta ni tirar) hata 5 (épica), y se lanzan dos d20. Por cada resultado por debajo de la suma de Atributo + Habilidad (Expertise) que rige la tirada, se obtiene un éxito. Si además alguno de los resultados es inferior a la Habilidad (Focus), se considera éxito doble. Por ejemplo, si tenemos Awareness 10 y Observation 3 (Expertise y Focus) tiraremos 2d20, y cualquier resultado igual o inferior a 13 será un éxito. Además, cualquier resultado igual o inferior a 3 (nuestro Focus) se contará como dos éxitos. Un resultado de 20 (o de 19-20 si la tirada es de una habilidad que no tenemos entrenada) se considerará una Complicación, a determinar por el DJ.

A partir de ahí, la mecánica empieza a complicarse, principalmente mediante el concepto del Momentum (Impulso), que no son más que los éxitos que nos “sobran” por encima del número requerido para completar una acción. Ese Momentum puede usarse de forma inmediata para “mejorar” nuestra acción (un golpe más certero, una maniobra más rápida o más elegante), pero también se pueden reservar en un “pool” común que todo el grupo, y no solo nuestro personaje, puede utilizar en futuras maniobras. Esos puntos, por ejemplo, se pueden invertir para tirar más dados a la hora de afrontar las maniobras más exigentes (de lo contrario sería complicado sacar cuatro o cinco éxitos en solo 2d20), aunque hay muchos otros usos posibles: desde complicar las cosas a nuestros adversarios hasta obtener más información o reducir el tiempo necesario en realizar una acción. Ya vemos aquí la curiosa combinación de narración y simulación que presenta el juego, ofreciendo a los jugadores una gran capacidad para influir sobre la historia que protagonizan pero al mismo tiempo proponiendo mecánicas que tienen bastante enjundia y que hay que conocer bien para aprovechar al máximo. Incluso se incluye la posibilidad del “Éxito a un coste”, por la cual una tirada fallada no tiene por qué significar necesariamente un fracaso, sino que podría ser igualmente un éxito a costa de generar más Complicaciones. La idea, como en los relatos del cimmerio, es que la acción nunca pare… ni siquiera con una tirada fallada.

Pero si algo caracterizaba a Conan era que se trataba de un hombre de acción, así que las escenas de acción y de combate merecen un capítulo aparte tras la explicación del reglamento genérico. La mecánica básica del combate es la misma, con la particularidad de que la dificultad del ataque dependerá (evidentemente) de la defensa de nuestro objetivo. De nuevo, la sensación general es que se busca un combate narrativo, alejándose del “efecto hexágono” al compartimentar un combate en diferentes zonas de movimiento por las que se pueden mover libremente los personajes, por ejemplo. Además, se ofrecen una gran cantidad de maniobras y opciones posibles, muchas de ellas empleando Momentum. También se ofrece a los jugadores una gran capacidad de intervención, de nuevo a través de numerosas opciones y alternativas que a priori chocan un poco con esa narratividad: hay nueve tipos de acciones posibles en un combate, sin contar el movimiento, la defensa o las reacciones. Da la sensación de que hay que conocer muy bien el sistema para poder tener un combate más o menos ágil. Y la cosa aún se complica más si tenemos en cuenta cómo funciona el daño, mediante unos d6 que se leen de forma bastante curiosa: con 1-2 haces algo de daño, con 3-4 el dado no tiene ningún efecto y con 5-6 se hace un punto de daño y además se provoca un Efecto, cuyas particularidades dependerán del arma que se utilice o las condiciones del combate. ¡Incluso hay una mecánica (y un d20 especial) para determinar las localizaciones de los golpes! Como digo, la mezcla de narración y crunchitos es curiosa, y no es de extrañar que haya ya abundantes vídeos y artículos que intentan explicar mejor el sistema de combate porque puede resultar un poco abrumador de buen principio.

Una cosa que me ha gustado mucho es que en Conan también se contempla el combate “mental”: se puede causar daño psicológico en los enemigos mediante insultos, invectivas o frases intimidatorias, o incluso realizando los llamados “Displays”, intentos de intimidación que pueden resultar de lo más efectivos: recoger la cabeza recién decapitada de tu enemigo y levantarla para que todos la vean puede tener efectos devastadores en la moral y la determinación de los enemigos. Y ojo porque los resultados de un “combate” mental pueden ser casi tan funestos como un golpe de espada…

conan4

Tras un nutrido capítulo de Equipo donde podemos encontrar desde un arco bossonio hasta un kit de alquimista, entramos en el capítulo de brujería. Como en casi todas las ambientaciones de este tipo, la brujería es algo bastante peligroso pero, al mismo tiempo, bastante poderoso. Aunque no es la única forma de obrar “magia” en la Era Hiboria (los alquimistas también pueden crear objetos menores que pueden resultar bastante útiles), el poder que puede alcanzar un brujo en Conan es realmente elevado, sobre todo si no tiene mucho aprecio por su cordura y por su alma (lo que descarta a la mayoría de PJs… o no). La brujería funciona más o menos como una habilidad normal, con sus talentos asociados y también con sus opciones de mejora según el gasto que se haga de Momentum, que se puede aplicar para aumentar alcances, objetivos, duraciones y demás. Sin embargo, también tiene algún que otro riesgo añadido. En una primera lectura me ha parecido que combinando bien todos los factores, se pueden conseguir efectos devastadores sin mucho problema. La lista de hechizos es corta pero versátil, y permite desde convocar a un horror del abismo hasta provocar terremotos o desmembrar a un enemigo. Sí, hay que tener cuidado con irritar a un hechicero hiborio, todos lo sabemos.

Entramos acto y seguido en la descripción de los diferentes reinos del mundo hiborio. Una descripción que es algo más que un simple atlas geográfico, pues en cada pequeña subsección se describen además diferentes aspectos de la vida y “profesiones” de los habitantes del mundo de Conan: así, al hablar de Zamora se nos explica también cómo es la vida de un ladrón, y al describir las grandes potencias del oeste, con Aquilonia a la cabeza, descubrimos los entresijos de la complicada vida de un rey. Además, cada subsección está narrada en primera persona por algún personaje extraído de los relatos de Howard y nativo de esas regiones, desde Taurus de Nemedia hasta el propio Próspero, conde de Poitain. Eso añade más gracia a la narración y hace la lectura mucho más llevadera.

conan5

Tras esto le llega el turno al capítulo dedicado a los Directores de Juego, que gira en torno a la principal máxima del juego: imitar el dinamismo y la acción de las narraciones de Howard. Para alcanzar ese objetivo se nos ofrecen toda una serie de consejos y recomendaciones para hacer que nuestras aventuras sean dignas del mejor pulp de espada y brujería. A destacar la explicación del que creo que es el concepto más importante y al mismo tiempo más polémico del juego: el Doom (¿Destino?). El Doom un recurso a disposición del DJ que podría compararse con el Momentum de los jugadores, y que el árbitro debe utilizar para ir regulando el desafío que ofrecen cada uno de los elementos de una aventura hasta un desenlace final que debería ser climático. Por eso, no solo puede utilizar Doom como los jugadores usan el Momentum, sino también para añadir oponentes a un encuentro o crear nuevas Complicaciones, entre otras cosas. El Doom funciona también como barómetro de una aventura: cuando los jugadores no tienen Momentum para potenciar sus tiradas, pueden obtener más dados “pagando” Doom al DJ. De ese modo obtienen un beneficio a corto plazo pero saben que acabarán sufriéndolo en el futuro, cuando el DJ use ese Doom para complicarles la vida. No es de extrañar que esta mecánica haya suscitado no pocos debates en el proceso de prueba del juego, al ser considerado por algunos una herramienta que puede llevar a cierto tipo de árbitros a abusar de este tipo de meta-juego. No es ese un debate para tener aquí (al menos no por ahora), pero baste decir que con el ánimo adecuado por parte de DJ y jugadores, el Doom puede ser una herramienta que dé mucha flexibilidad a la aventura.

También en esta sección, por cierto, se dirimen otras cuestiones como los posibles enfoques para una campaña hiboria, los rasgos más importantes de una aventura howardiana, el avance de los personajes mediante experiencia o la resolución de eventos entre aventuras. En este último caso de nuevo nos encontramos con una abstracción narrativa interesante por la cual todas las riquezas acumuladas por los personajes durante una aventura se incluyen en un mismo concepto (Oro), que luego deben gastar entre una aventura y otra en lo que se llama la fase de Upkeep, o mantenimiento. Según lo que decidan hacer gastarán más o menos oro, y siempre habrá una tabla de eventos entre aventuras (que por cierto me recuerda a la de otro juego de espada y brujería muy salvaje) para amenizarles el “descanso”…

A medida que empiezan a quedar menos páginas por delante del manual de las que hemos dejado atrás, nos adentramos en el capítulo de Encuentros, lo que sería el bestiario de toda la vida, vaya. A destacar que casi todos los adversarios, criaturas y horrores sobrenaturales se dividen en tres categorías según su potencial y peligrosidad (Minions, Toughened y Nemesis) y que el capítulo nos ofrece un criterio aproximado para calcular la dureza de los encuentros en función del número de PJs, algo que siempre es de agradecer. Cada entrada de este capítulo incluye un completo bloque de estadísticas, con posibles sugerencias para que el DJ use sus puntos de Doom para hacer de ellos enemigos más potentes si es necesario. Por cierto que al final del capítulo, tras los monstruos y criaturas, asoman a estas páginas algunos de los personajes más característicos de las obras de Howard, desde el propio cimmerio hasta el pérfido Thoth-Amon, pasando por Valeria o, naturalmente, Bêlit, la Reina de la Costa Negra.

La parte final del manual está ocupada por una aventura corta de iniciación, que lleva por título “Vultures of Shem” y que empieza de forma muy sencillita, justo después de una batalla campal en los desiertos de Shem, hasta un desenlace bastante peliagudo en unas ruinas cercanas. La aventura está muy masticadita, con constantes sugerencias para que un DJ novato entienda bien cómo utilizar (y aprovechar al máximo) conceptos como el Momentum, el Doom o las diferentes maniobras de combate. Tras esto, tenemos un capítulo de “Heroes of the Age”, que incluye un buen montón de personajes que fueron desbloqueados en el Kickstarter y creados por algunos de los mecenas del mismo; se pueden utilizar como adversarios, como PNJs o simplemente como fuente de inspiración para crear otros personajes. Todos ellos incluyen su bloque de estadísticas y su ilustración, como mandan los cánones.

Las últimas páginas del manual están dedicadas a incluir el listado de mecenas, la ya comentada hoja de personaje (nada menos que tres páginas) y un completo índice de contenidos.

conan6

¿Y qué me ha parecido? Pues la verdad es que cuesta encontrar algún punto débil en este manual, a casi cualquier nivel. La decisión de usar únicamente las obras de Howard como canon oficial nos asegura disfrutar de la versión más “pura” de Conan, lejos de las cosas que hicieron sus continuadores. Gráficamente el juego es bonito pero sin ostentaciones, con ilustraciones abundantes y muy evocadoras. Está claro que es un producto muy mimado, al que en Modiphius han dedicado mucho tiempo y atención, y estoy seguro de que no decepcionará a los numerosos fans del cimmerio, entre los que me cuento.

Mi única duda es el dichoso sistema 2d20. Empecé leyendo el manual convencido de que acabaría usando el contenido del libro con el reglamento de Beasts & Barbarians, porque lo poco que había leído del sistema no me había gustado nada. Tras deglutir debidamemente esta iteración “bárbara” del 2d20, le voy a dar una oportunidad antes de descartarlo. Es cierto que su clara intención narrativa choca un poco con los numerosos crunchitos que tiene el sistema, sobre todo en combate, y creo que eso obliga a DJ y jugadores a conocerse al dedillo todos los entresijos de las mecánicas para poder aprovechar al máximo el juego y no olvidarse de nada importante. Pero como decía, lo menos que le debo es hacer una prueba (o dos) para hacerme una idea más aproximada del funcionamiento. Ya estoy trabajando con la adaptación de ese “Vultures of Shem” a Fantasy Grounds para tirarme al ruedo hiborio y confirmar o (esperemos) desmentir esas sensaciones. Igual me gusta y tengo que empezar a leerme ya ese Jeweled Thrones of the Earth que ha acompañado al manual en su salida para arbitrar más aventuras…

Mientras tanto, yo le doy un muy bárbaro…

4stars

 
13 comentarios

Publicado por en 20 febrero, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas:

Reseña de Silent Legions

sl_cover

Silent Legions es un juego de rol publicado en 2015 tras un exitoso Kickstarter y que se nos presenta como un juego de terror lovecraftiano situado en la actualidad y basado en sistemas tipo OSR. Pese a que tengo una relación… particular con la OSR, soy muy fan de todo lo relacionado con Lovecraft. Pero dos fueron los factores que me hicieron decidirme a leerlo. Por un lado se presentaba con un formato sandbox, algo insólito en juegos de este tipo. Por otro, se definía como un juego de terror lovecraftiano, pero no sobre los Mitos de Cthulhu; más bien, proponía al DJ crear su propia mitología de horrores cósmicos, eliminando de un plumazo el tedio que pudiera tener cualquier fan de los Mitos de Cthulhu por el uso y abuso al que han sido sometidos en el mundo del rol durante las últimas décadas. Un sandbox de horror cósmico y con una cosmogonía nueva y única eran alicientes más que suficientes para empezar a leerlo.

Silent Legions fue publicado por Sine Nomine Publishing y es obra de Kevin Crawford, autor entre otros de pesos pesados como Stars Without Number o Godbound. Confieso que no había leído nada de Crawford hasta ahora, pero tras leer este Silent Legions creo que repetiré (y Spears of Dawn me llama mucho…). El juego se presenta como un manual de 189 páginas con portada a color e interior en blanco y negro, ilustraciones incluidas. La maqueta no podría ser más espartana, con texto (bien densito) a dos columnas sobre un fondo blanco prístino. Las ilustraciones cumplen sin más, la imagen de portada generada por ordenador es un poco rara y confieso que he echado de menos alguna ilustración interior más para hacer más cómoda la lectura en puntos en los que el contenido se volvía un poco espeso (y es que esas 189 páginas están repletas de información, tablas y consejos de todo tipo; como decía alguien el otro día por G+, un manual de Crawford es como un cerdo, se aprovecha todo). Sin embargo, en defensa de Crawford hay que decir que ha liberado todas las ilustraciones del juego (portada incluida) en un pack, que podéis descargar aquí, y que se puede emplear tanto para usos personales como comerciales. Un detallazo de esos que no se ven muy a menudo.

Pero vamos al contenido propiamente dicho. Tras una rápida introducción que presenta el juego y desglosa los contenidos del manual, pasamos a un primer capítulo que describe la creación del personaje. Como he dicho, hablamos de un juego de terror moderno, así que las clases de personaje son atípicas y muy limitadas para ser algo con aroma a OSR. De hecho solo hay cuatro: Investigador, Erudito, Tipo Duro y Socialite, que vendría a ser el personaje con habilidades sociales y buen carisma. Por otro lado es suficiente para que, con las decisiones que tomaremos en el resto del proceso de creación, obtengamos un personaje lo bastante único al concluir. La creación, como decía, tiene aroma OSR, aunque presenta algunos elementos nuevos e imprescindibles en un juego de estas características, como la Locura, que los personajes irán acumulando a medida que se enfrenten con horrores cósmicos, o la Expertise, una puntuación que como en tantos otros juegos sirve igual para un roto que para un descosido: puedes gastarla para repetir una tirada, para activar una habilidad de tu clase o incluso para usar magia. A destacar también el dado de Slaughter (o sea… Matanza, aquí son bien claritos), que permite hacer hasta daño ¡triple! en un ataque. Sí, Silent Legions puede ser bastante mortal, pero eso tampoco es novedad en juego de horror cósmico, ¿no?

Tras esto pasamos al capítulo de reglas del sistema, que tampoco tiene mucho secreto, y que más allá de las mecánicas OSR habituales (combate, tiradas de salvación, uso de habilidades…) incluye las ya mencionadas reglas para la Locura (y su curación). Me ha parecido interesante el concepto de los Delirios, trastornos mentales que los personajes pueden utilizar para reducir su Locura (sí, aquí se reduce Locura, no se gana Cordura), y que pueden ayudar a dar mucha riqueza a la personalidad de nuestro PJ.

sl_1

La cosa se empieza a complicar en la siguiente sección, donde se presenta la magia (o más bien, brujería) en Silent Legions. Nos encontramos con una interesante división: por un lado tenemos los hechizos, rituales que requieren unos preparativos largos y con unos requisitos específicos, pero que también tienen efectos muy potentes. Evidentemente hablamos de efectos muy alejados de lo habitual en un juego OSR al uso, y más cercano a un juego cthulhoideo de toda la vida: protecciones contra abominaciones, portales, ventanas al futuro, lámparas que revelan lo que está oculto… Todo ello dividido en cinco niveles, y siempre con un coste de Locura asociado por su aprendizaje. Por su parte, las disciplinas se acercan más a lo que serían los hechizos de toda la vida, de carácter más inmediato y que acarrean un coste en Locura para ser dominadas debidamente por su usuario. Por si todo esto fuera poco, también se incluyen algunas tablas para crear nuevas brujerías y hechizos si el DJ lo considera necesario.

A continuación entramos en lo que es puramente la sección del DJ, y que ofrece todo lo que necesitas para crear tu propia campaña sandbox de horror cósmico a través de una abrumadora cantidad de tablas y descripciones. A lo largo de las siguientes 80 páginas se nos explicará cómo crear nuestro panteón*, nuestros grimorios arcanos, nuestros cultos, nuestras razas alienígenas y nuestros objetos mágicos, con solo hacer algunas tiradas o elegir a dedo algún resultado. Pero esto es un juego de tipo sandbox, con un mundo totalmente abierto y a disposición de los juegadores, y Crawford no lo olvida: también explica de forma minuciosa y clara cómo empezar a abordar un sandbox, eligiendo una región del mundo real y generando toda una serie de localizaciones y posibles historias que se puedan desarrollar allí. El uso de las plantilas de aventuras (descripciones genéricas pero lo bastante detalladas como para usar de improviso) o de las etiquetas de localización (resúmenes con información sobre secretos, enemigos y aliados que se pueden encontrar en diferentes puntos de tu sandbox) son formas magníficas de hacer menos abrumador el inicio de una campaña de este tipo para el DJ novato. Todo lo imaginable (e incluso un poco más) está incluido en estas páginas y tablas, desde la estructuración de una aventura en torno a una serie de escenas (no solo hablamos de gancho, desarrollo y desenlace, sino de escenas de persecución, de emboscadas, de investigación…) hasta la creación de una kelipah, un curioso concepto que viene a homenajear las lovecratianas Tierras del Sueño. Los kelipot son pequeños (o no tan pequeños) lugares fuera de nuestra dimensión en los que se pueden encontrar las cosas más oníricas o más escalofriantes. (Y de paso también ofrecen una buena vía de escape para quienes quieren recrear contenidos más cercanos a la fantasía que caracteriza a la OSR).

sl_2

El último tercio del manual desarrolla otros aspectos que pueden ser importantes en un sandbox de horror cósmico. Por ejemplo, cómo pueden interactuar los diferentes cultos presentes en una misma localización, o incluso cómo puede crecer un culto (u organización) creado por los mismos PJs, con un interesante y lúdico subsistema por turnos con el que cada culto puede declarar diferentes acciones para atacar a sus rivales, crecer en influencia u obtener nuevos recursos. Tras ello nos encontramos con un nutrido bestiario con criaturas de todos los colores, además de (sí, lo habéis adivinado) más tablas para crear nuestras propias abominaciones salidas de los intersticios estelares.

Por último, el manual se cierra con una serie de recursos para DJs, muchos de los cuales fueron desbloqueados durante el Kickstarter del juego, y que resultan de lo más útil. Empezando por un magnífico generador de nombres de resonancias lovecraftianas, pasando por consejos para adaptar a Silent Legions contenidos de otros juegos (bien de Sine Die, bien de la mismísima Llamada de Cthulhu) y terminando por varias propuestas alternativas a la premisa básica de Silent Legions. Me ha encantado “Luchadores Against Cthulhu”, una versión más pulpera en la que los PJs son luchadores enmascarados que deben hacer frente a los horrores llegados de más allá del espacio. Aunque debo decir que “The Palimpsest Society” es la que más ha hecho fluir mis jugos mentales: ¿un culto que adora a un dios cuyo poder es la mutabilidad y que es capaz de redefinir constantemente la realidad en base a lo que creen fervientemente sus seguidores? Madre mía, qué conceptazo…

El manual termina con un listado de mecenas, una hoja de personaje y un breve índice de contenidos.

¿Y qué me ha parecido? Pues… hacía mucho tiempo que no leía un libro tan diferente y tan cargado de información útil como este. De hecho, Silent Legions es casi más un toolkit que un juego. No es apto para todo el mundo por la densidad de su contenido y el trabajo que requiere por parte del DJ para dar forma a su propio mundo, pero la recompensa vale la pena. De hecho, hay que reconocer que resuelve con solvencia lo que, como decía al principio, resulta un reto casi imposible a priori: un sandbox es uno de los formatos menos adecuados para los juegos de este tipo, donde casi siempre nos encontramos con aventuras mucho más marcadas y “cerradas”. Sin embargo, cumple con creces, diseccionando hasta extremos fascinantes los principales elementos de los juegos de horror cósmico y ofreciendo todas las herramientas imaginables para hacer realidad ese sandbox. Eso, combinado con la refrescante (y casi obligada) redefinición del clásico panteón de deidades primigenias, adaptándolo a algo de tu propia cosecha, es suficiente para hacer de este manual una auténtica joya, cuyo único pero me parece la presentación de la información de forma demasiado “densa”. Por otro lado, no creo que sea un manual escrito para ser leído del tirón, sino más bien una herramienta de consulta y uso constante… así que igual el problema ha sido mío por querer leerlo todo seguido.

Sea como sea, yo le doy un…

4stars

(*No he podido resistirme y he hecho unas tiradas en la sección de “crea tu propio panteón”. Con media docena de tiradas he generado un panteón basado en Los 6 Dioses Prisioneros, entidades cósmicas que han sido encerradas más allá de nuestra dimensión por algún enemigo. Les lidera Saa-Kaa-Yhoyaglunis, El Contemplador que Aguarda al Sol, y por debajo de él moran Ithgla-Sogthoth, El Caos Radiante Que Devora las Plantas, e Yr-Oz, el Corruptor Sangrante. Os dejo a vosotros generar los otros tres…).

 
9 comentarios

Publicado por en 30 enero, 2017 en Reseñas

 

Etiquetas:

Peripheral Code, nuevo fanzine sobre Ars Magica

Cómo me gusta que me tapen la boca de esta manera. Basta que yo escriba una entrada diciendo que el presente y futuro de Ars Magica parecía un poco tristón para que, allende los mares, y el mismito día, aparezca alguien anunciando un nuevo fanzine dedicado a nuestro juego hermético favorito.

Y eso es lo que es Peripheral Code, un nuevo fanzine dedicado a Ars Magica que nace de la mente de Jason Tondro, uno de los contribuidores más habituales del foro de Atlas Games (bajo el nick Doctorcomics), y que ha decidido liarse la manta a la cabeza para que los angloparlantes no tengan uno, sino dos fanzines del juego, junto con Sub Rosa. El primer número del fanzine ya está disponible en Drivethru (aquí), al precio de 3,99 dólares. Son 49 páginas en blanco y negro, sin portada y sin ilustraciones. Eso sí, sí que tenemos tres páginas de publicidad. Maquetación espartana con fondo blanco a dos columnas, flanqueadas por sendas cenefas de símbolos herméticos que se repiten a lo largo de todo el fanzine. El PDF viene sin marcadores.

Pero pasemos al contenido propiamente dicho, que empieza con un editorial, “The Winter of Our Discontent”, en el que Tondro nos explica el motivo de la existencia del fanzine. En una adecuada metáfora hermética, si los libros de Ars Magica son considerados el “Código Hermético” del juego, Peripheral Code, el Código Periférico, será el lugar donde se explorarán conceptos y temas poco visitados (aunque no descartan presentar material hermético de cualquier tipo): adaptaciones de Ars a otros sistemas, reglas alternativas, reinterpretaciones del canon… no se cierran puertas, y este primer número contiene unas cuantas pruebas de ello. Peripheral Code es también, de nuevo con otra metáfora hermética, el intento de Tondro de mantener viva la llama de Ars durante el Invierno en el que ha entrado el juego, como si de una alianza se tratara. Y Hermes sabe que nos hacen buena falta todas las llamas posibles en estos fríos tiempos, hasta llegar a una nueva Primavera.

Está claro, a juzgar por este primer número, que los acompañantes en este viaje serán de primer nivel. El primer artículo es de Jeff Tidball, uno de los responsables de Magic Shoe, quien nos actualiza un poco la situación sobre el juego Gumshoe inspirado en la Europa Mítica. La situación es algo mejor de lo que comenté en la última entrada, pero tampoco mucho: hay un documento de juego que está circulando por algunos grupos y parece que el primer feedback es positivo, aunque todavía quedan cosas importantes por pulir. No se da ninguna fecha de aparición ni remotamente aproximada, lo que suele significar que su lanzamiento aún queda lejos, pero bueno es saber que siguen trabajando en ello.

A continuación llegamos a “Wizard World”, la presentación del hack homónimo que adapta Ars Magica al sistema Powered by the Apocalypse, cortesía de Jared Hunt. De nuevo, nos encontramos con una respuesta al reconocido problema que causa la complejidad del sistema de Ars y que tanto tiempo hace perder o disfrutar (úsese el verbo según si te gusta o no esa parte del juego) a los jugadores de Ars, y que en ocasiones puede llegar a impedir que un narrador se tire al ruedo y arbitre una saga por miedo al fracaso. Wizard World trata de adaptar esa complejidad a PbtA, sistema que conozco solo superficialmente, pero que por lo que leo en este artículo puede servir bien para reducir la carga de “cálculos” habitual en Ars. Aunque el artículo solo es una presentación del hack por parte del autor, se incluye un enlace de descarga de toda la adaptación, para quien quiera echarle un vistazo.

Otro nombre pesado asoma en la siguiente sección: Timothy Ferguson, probablemente el escritor más prolífico de quinta edición, nos regala “Alternate Founders”, que contiene nada menos que cuatro Fundadores (o más bien Fundadoras) alternativas para otras tantas (o más) Casas herméticas. Y no hablamos de figuras que se haya sacado el señor Ferguson de la manga, no: hablamos de mujeres salidas de la literatura, del folklore popular o incluso de los libros de historia. ¿Angélica, la princesa de Catay del ciclo épico de Roland, como Fundadora de los Jerbiton? ¿Ganieda, la hermana gemela de Merlín, como nueva Criamon o Diedne? ¿La mismísima Hipatia de Alejandría como trasunto de Bonisagus? Si alguien quiere dar un vuelco a la historia de los Fundadores herméticos, esta es una opción muy interesante, sí señor.

Entrando ya en lo que serán secciones fijas, en “Magi of the Order” encontramos a los Hermanos Flamboni, dos Flambeau de carácter bastante asilvestrado que emplean su magia para robar o matar, en ocasiones vendiendo sus talentos a mundanos. La verdad es que no me parecen unos Flambeau especialmente brillantes, no tienen muchos toques diferenciales que los hagan memorables. Además, sus tácticas habituales (atacar al amparo de un hechizo de invisibilidad) me parecen impropias de un Flambeau, por mucho que el artículo indique que son magi totalmente opuestos al ideal caballeresco de los Flambeau de quinta edición. Probablemente me ha parecido el artículo más flojo de la publicación, obra del propio Tondro.

“Fixing Craft Automata”, el siguiente artículo, es algo radicalmente diferente. El Misterio Verditius de los Autómatas, presentado en Houses of Hermes: Mystery Cults, es universalmente reconocido como el menos útil de la Casa. Aunque la creación de autómatas es algo que añade mucha atmósfera al juego, la enorme inversión en tiempo y vis que requiere la actividad no se ve compensada por unos beneficios mínimamente interesantes, lo que hace que este Misterio sea muy poco popular. Jeremiah Wishon, el autor del artículo, presenta no una, sino dos alternativas para hacer más interesante la creación de autómatas: ajustando y cambiando algunas reglas para reducir los costes y mejorar las prestaciones de los autómatas o usando las mismas reglas que se usan para crear simulacros mediante la Mecánica de Heron, un reglamento que se presenta en Ancient Magic. Creo que cualquiera de las dos opciones mejorará mucho la situación, y si en algún momento alguno de mis jugadores se decanta por este Misterio, usaré alguna de estas dos opciones en lugar del reglamento canónico, sin ninguna duda.

“Illuminations” será otra columna regular, en la que se presentarán libros o hechizos. En este caso el propio Jason Tondro nos trae “The Folio of 1227”. Como recordaréis quienes hayáis leído Castas, el Folio es la publicación que crean cada siete años los Colentes Arcanorum, los siete magos Bonisagus encargados de recopilar, evaluar y copiar los mejores escritos generados por la Casa Bonisagus durante ese septenio. Los Folios son un concepto muy interesante, y aquí no solo se presenta un ejemplo totalmente desarrollado (con contenidos muy jugosos, debo decir), sino que también se propone un valor y una mecánica para la circulación de estos preciados tomos.

Siguiendo con el tema de los libros, en la autoexplicativa sección “House Rules” Tondro nos ofrece unas reglas alternativa para bibliotecas que tratan de eliminar el pequeño engorro que supone tener que ir computando cada nombre, autor y valor de un libro en la biblioteca de una alianza. El sistema atribuye un valor a cada Arte y Habilidad presente en la biblioteca basada en los PX de libros invertidos en ella, y además se acerca un poco a las reglas de laboratorios que se presentan en Covenants, otorgando a cada biblioteca cuatro valores (Tamaño, Mantenimiento, Reputación e Investigación), además de la posibilidad de contar con diferentes Virtudes y Defectos. El nuevo sistema también tiene su densidad, pero la verdad es que esos nuevos valores y las diversas Virtudes y Defectos incluidos pueden dar mucha vida a una biblioteca y lo que es más importante, convertirla en una fuente de historias además de conocimientos. El artículo se completa con varias bibliotecas de ejemplo, alguna de ellas realmente pintoresca.

Y como no puede haber una biblioteca sin un bibliotecario, Jim Seals nos ofrece a Athanasius de Kos, un bibliotecario heleno, dentro de la sección de PNJs. Pero Athanasius no tiene nada de convencional más allá de ser eso, un bibliotecario. Un bibliotecario que nació y murió en el siglo V y que ahora, transformado en otra cosa, vaga por una biblioteca perdida (en el mundo y en su propia memoria), esperando la llegada de visitantes. Su historia me ha parecido magnífica, y la forma de introducirlo en una saga creo que puede dar pie a varias historias de lo más interesantes.

El fanzine se cierra con una breve sección con los parámetros a tener en cuenta para enviar colaboraciones y el tipo de contenidos que este incluirá. Además de lo que hemos visto en este número se piden aventuras, relatos, escenarios y sistemas alternativos, y se prometen secciones con objetos mágicos, reseñas o antagonistas, además de lanzar una llamada a posibles ilustradores que puedan embellecer el aspecto de Peripheral Code. Así que la verdad es que entusiasmo y ganas no faltan.

¿Y qué me ha parecido? Lo primero que debo decir es que Peripheral Code no es un producto para el recién llegado a Ars Magica. Requiere un conocimiento del juego (y de muchos suplementos que ahora mismo están todavía en inglés) para poder exprimirle todo el jugo que tiene. Sin embargo, para los jugadores experimentados ofrece cosas muy interesantes. Es cierto que el contenido es un tanto irregular, pero lo bueno abunda mucho más que lo discreto. Me han gustado mucho los artículos sobre los autómatas y sobre las bibliotecas por su intención de facilitar el juego sin restarle un ápice del espíritu. Me ha encantado el artículo sobre Athanasius y me sé de alguien que sin duda echará un vistazo a ese hack a PbtA. Por el lado menos bueno, hay algún artículo más flojo y el producto me parece caro en base a las páginas que ofrece y al (nulo) diseño de este primer número. Pero como el propio Tondro reconoce en las últimas páginas, ese dinero se invertirá en mejorar la producción de futuros números del fanzine, así que habrá que seguirle la pista de cerca.

Yo le doy un…

3stars

 
3 comentarios

Publicado por en 29 diciembre, 2016 en Reseñas

 

Etiquetas: , ,

Reseña de Ultima Forsan

uf_cover

Ultima Forsan es la última ambientación publicada en España por HT Publishers para Savage Worlds. Es una ambientación diferente por muchos motivos y que esperaba con muchas ganas. Debo decir que no me ha defraudado.

Pero antes de continuar, también debo decir que esta reseña será un poco distinta a lo habitual, y algo menos exhaustiva. Solo me he leído (y por tanto, solo reseñaré) las 100 primeras páginas del manual, que básicamente incluyen la sección del jugador y las reglas de la ambientación. No me he leído el resto porque ha surgido la posiblidad, por ahora bastante remota, de que pueda jugar la campaña que se incluye en el manual. Y aunque sea remota, juego tan poco a Savage Worlds en comparación con lo que arbitro que he superado la tirada de Espíritu para aguantarme las ganas de leer todo el libro y cruzar los dedos para que esa posibilidad se haga realidad. Sin embargo, esas 100 páginas han bastado para confirmar que la ambientación es, y lo digo ya, soberbia.

Pero vamos al lío. Ultima Forsan es obra de Mauro Longo (que se está convirtiendo en uno de mis escritores “salvajes” favoritos…) y Giuseppe Rotondo, y fue publicada en Italia en 2014, para ser luego traducida al inglés y publicada en Estados Unidos el año pasado. Ese origen europeo se nota en todos y cada uno de los detalles que impregnan la ambientación, como veremos más adelante. El manual tiene 180 páginas a color y está disponible tanto en PDF como en una buena edición física en formato A5 (que me parece un pelín cara, por mucho que valga su peso en florines). La maquetación es clara, con un fondo apergaminado que facilita mucho la lectura, y las ilustraciones interiores son básicamente grabados antiguos reproducidos a gran tamaño y con algún retoque de color, aunque hay salpicados por todo el libro una serie de dibujos en blanco y negro de temática muy oscura que transmiten a la perfección la atmósfera del juego. La traducción está al nivel habitual de HT y de Alfonso García, incluso un poco mejor, diría: la riqueza del léxico aporta un evidente plus a la escalofriante ambientación.

uf_03

¿Y por qué es escalofriante? Pues porque Ultima Forsan se ambienta en un mundo que es el nuestro… pero no es el nuestro. Y es que a mediados del siglo XIV, una horripilante Plaga azotó Europa (y, de hecho, todo el mundo conocido), exterminando a una buena parte de sus habitantes… que poco después de morir, volvían a levantarse convertidos en alegres muertos vivientes sin cerebro cuya única obsesión era alimentarse de los vivos. Durante los dos siglos posteriores el hombre cayó en una Edad Oscura en la que apenas logró sobrevivir mientras intentaba conocer mejor la Plaga para saber cómo combatirla y solo ahora, a principios del siglo XVI, parece que el ser humano está en disposición de recuperar un poco el terreno perdido. En un inminente Concilio Universal celebrado en la población italiana de Lucca se pondrán las bases para hacerlo. Nos encontramos, pues, ante algo que podría ser una mezcla perfecta entre Los Señores del Acero Guerra Mundial Z. El mapa europeo ha cambiado radicalmente y muchas ciudades importantes (incluidas Roma y Venecia, por ejemplo) ya no existen, tras ser arrasadas por las hordas de muertos. Las que han sobrevivido se han convertido en feudos fortificados, bastiones aislados que luchan contra la Plaga. Se han creado nuevos reinos, con nuevos gobernantes y nuevas leyes, en lo que supone una maravillosa y detallada ucronía macabra que hará las delicias de cualquier fan del género.

El manual se abre con una breve introducción que narra de forma más prolija lo que yo he descrito someramente en el párrafo anterior. El mundo de Ultima Forsan es duro, cruel y solo apto para gente hecha de un temple especial, y eso resulta evidente al leer estas líneas. En este primer capítulo también se describen los nuevos reinos de Europa, incluyendo un mapa que nos deja bien clara la escala de la desolación, indicando en rojo los únicos puntos donde todavía existe la civilización. Debo decir que esta descripción de Europa (y “aledaños”) es larga, completa e interesante, suficiente para ambientar una partida en cualquiera de estos reinos (incluidos aquellos que están controlados por muertos, que también los hay). Por último, también se describen muy por encima los principales enemigos del hombre, que no solo son los diferentes tipos de muertos (y hay unos cuantos); el ser humano también se empeña en poner de su parte para hacer la vida un poco más complicada, si cabe. Y hay quien habla de unos misteriosos hombres llegados del lejano oeste, allende el océano, con muy malas intenciones…

uf_05

El segundo capítulo se dedica a la creación de personajes, con una larga lista de arquetipos que ofrecen una enorme diversidad a la ambientación. Olvidaos del clásico “guerrero”, “monje” o “mago”. Aquí cada arquetipo tiene una personalidad única: caballeros teutónicos, berserkers musulmanes de origen escandinavo, cazadores de muertos, odaliscas granadinas, alquimistas… Hay para todos los gustos. La creación de personajes sigue los parámetros normales de Savage Worlds, con alguna particularidad interesante. Por ejemplo, puedes llevar a un infectado, uno de los pocos afortunados (¿o desafortunados?) que han sobrevivido a la exposición a la Plaga, lo que les convierte en una especie de “apestados” de la sociedad, pero que al mismo tiempo les libra del miedo atávico a quedar contagiados que tienen sus congéneres “puros”. Por ello tendrán una configuración de personaje ligeramente diferente. La lista de nuevas ventajas y desventajas es aún más larga que la de los arquetipos, dando aún más opciones para nuestros personajes.

El tercer capítulo es el del equipo, igual de rico que los anteriores. A destacar dos cosas: por un lado, la existencia de prótesis mecánicas que permiten reemplazar miembros perdidos en la lucha contra la Plaga, algo relativamente habitual. Y por otro, la importancia de los objetos que no pueden faltar en la mochila de cualquiera que se vaya a enfrentar a la progenie de la Plaga: una última esperanza (un hacha para amputar cualquier extremidad dañada y evitar así que el contagio se extienda), un vial de cauterio (una sustancia vitriólica que cauterizará nuestros muñones) y, si todo lo demás falla, una misericordia (una afilada daga para acabar con el sufrimiento de cualquier contagiado de forma rápida y limpia). Cuando digo que es una ambientación dura, no exagero.

Pasamos a las reglas de ambientación, que son muchas y… muy chungas. No solo porque se usan las reglas de Daño Descarnado y Sangre y Redaños, no, sino porque Ultima Forsan lleva un poco más allá el lado más crudo de Savage Worlds, planteando la posibilidad de que hasta el más triste mordisco o arañazo nos haga un destrozo o contagie a nuestro personaje. Sí, lo repetiré: cualquier ataque de un no muerto puede contagiarnos. De hecho, se presenta una tabla de localización de heridas que será la pesadilla de cualquier jugador. ¿Vais viendo por dónde van los tiros, no? “Descarnado” es quedarse corto.

uf_04

Este capítulo también describe los trasfondos arcanos existentes, que son tres: Alquimia, Brujería y Ciencia Extraña. Ninguno de ellos usa Puntos de Poder, sino que como otras ambientaciones, permite lanzar cualquier poder con una penalización a la tirada igual a los Puntos de Poder que costaría normalmente.  El número de poderes disponibles para cada trasfondo está limitado (y con buen tino, debo decir), lo que da un carácter concreto a cada profesión con “magia”. Me han gustado los brujos, una cosa a medio camino entre zahoríes, prestidigitadores y mercachifles. Otra sección importante presenta tres niveles de “letalidad” diferentes para Forsan, para quienes no quieren que el grupo les dure cinco minutos. Me parece una buena opción, a mí me gustaría jugarlo a nivel máximo, pero quien le tenga cariño a sus personajes (o a sus extremidades) querrá probar alguno de los dos inferiores. El capítulo se cierra con una regla opcional para la iniciativa, usando el mazo del Tarot.

Y hasta aquí he leído, que es algo más de la mitad del manual. El resto está formado por los consejos de dirección, un bestiario, un generador de aventuras y una campaña, titulada “El secreto de Marco Polo”, cuya primera parte tuve la oportunidad de jugar en las pasadas Ayudar Jugando, y que me permitió confirmar las buenas sensaciones de la ambientación. El manual se cierra con un mapa de Lucca y una hoja de personaje que también podéis descagar de la página de HT Publishers, donde por cierto también podéis descargar el ya comentado mapa del Mediterráneo Macabro.

uf_01

¿Y qué me ha parecido? Bueno, digamos que en Savage Worlds hay ambientaciones más buenas y menos buenas, y luego hay ambientaciones que descubren una nueva forma de disfrutar del juego. Ultima Forsan es de estas últimas. Redefine por completo el paradigma habitual de Savage Worlds, para el que hay abundancia de ambientaciones de temática aventurera y de acción y también unas cuantas de temática terrorífica. Forsan junta esos dos conceptos de forma magistral, ofreciéndonos un setting que ofrece infinidad de espacio para la aventura, pero que al mismo tiempo hace vivir a los personajes en una paranoia constante para evitar infectarse en un mundo duro y macabro (probablemente el adjetivo que más se utiliza durante todo el libro). La tremenda riqueza de esa Europa renacentista es la guinda de un pastel muy, muy sabroso. Aun sin haberla jugado mucho, ya se ha convertido en una de mis ambientaciones salvajes favoritas, muy cerquita de 50 Brazas y Beasts & Barbarians… ¿qué más se puede pedir? (Pues jugar esa campaña, claro).

Por cierto, si os ha gustado tanto como a mí y os defendéis con el inglés, hay varios contenidos gratuitos (o en Paga lo Que Quieras) disponibles por ahí, a saber:

The Monk, una aventura introductoria 

Dead in Venice, otra aventura introductoria

Un mapa de Módena

Roman Relics, un escenario para Showdown ambientado en Roma

Pero a lo que iba. Que yo le doy un macabro…

4stars

 
12 comentarios

Publicado por en 15 diciembre, 2016 en Reseñas

 

Etiquetas: ,