RSS

Noviembre hermético (XXV): Muharij, el mono

25 Nov

Nueva colaboración externa para este Noviembre Hermético, que nos llega de la mano del Tytalus más notoriamente infame de la comunidad hispana de Ars Magica, Kuni Mizomura. El bueno de Kuni, un habitual por aquí, ha sacado tiempo de su Noviembre Hermético en La Leprosería Tytalus para crear un familiar que, además, tiene relación directa con Emihir, una maga aparecida en la revista Aegis nº 2, y que podría ser una presencia recurrente en esas páginas. En otras palabras, nivel de endogamia hermética disparado por las nubes, sodales. ¡Gracias por la colaboración, Kuni!

Pasarse toda la vida al servicio del Rey Mono de Pitecusa no formaba parte de las aspiraciones de Muharij, así que cuando aquel visitante le ofreció sacarlo de allí si le ayudaba a escapar de la isla con aquello que había venido a buscar, no lo pensó ni un segundo. Sin duda era divertido coger las cosas de aquellos que llegaban a las playas y permanecían en ellas mientras asumían lo que habían visto. No todo el mundo es capaz de procesar mentalmente que parte de sus amigos o conocidos se habían transformado en monos delante de sus ojos.

Pronto aprendían que abandonar la playa por otro sitio que no fuera el mar conducía a olvidarse de su forma humana. Pero si habían llegado allí era porque buscaban agua y víveres para poder continuar su viaje, así que las opciones eran limitadas.

La mayoría tomaban rumbo al mar antes de verse convertidos en lo mismo que sus camaradas. Y la transformación era para siempre. O lo era hasta que conoció a aquel viejo. Muharij vio al hombre anciano volver a convertirse en humano y cómo era arrastrado por alguna fuerza invisible hacia las arenas de la playa.

Las transformaciones se sucedían, pero el resultado era siempre el mismo. Lo cual era algo nuevo, así que decidió observarlo para entender qué pasaba con el viejo.

Entonces el viejo le habló. Y ambos entendieron lo que el otro decía.

Ayudar al anciano a conseguir una de las crías desagradables que portaban las hembras fue fácil. Lo difícil fue salir de la isla cuando el Rey Mono lo descubrió y ordenó a los babuinos que les dieran caza.

La cosa acabó con el viejo en la playa manteniendo a raya a los guerreros del Rey Mono y estos impidiendo que el primero pudiese salir de la isla. Al final el Rey y el viejo llegaron a un acuerdo. Y Muharij acabó exiliado de por vida. Un buen final si se tiene en cuenta que era justo lo que Muharij quería. Al fin y al cabo él mismo había sido una de las crías desagradables que las hembras portaban a la espalda. Nunca querido y siempre visto con desconfianza por los demás.

Nunnun de Bjornaer, como dijo llamarse el viejo, cumplió su palabra y le dejó en la costa. Ya echaría en falta con el tiempo las perlas negras que parecía atesorar con tanto cariño. Las mejillas de Muharij las guardarían mejor que su su bolsa, eso seguro.

Los humanos eran tan influenciables y manejables en tierra firme como en su isla, pero aquí había muchos más. Muchos, muchos más.

Lo que también había en mucha mayor cantidad eran las cosas interesantes: frutas desconocidas, miles de objetos que brillaban, animales espantosos, olores desconocidos… Todo fascinaba al joven mono. Y prácticamente todo estaba a su alcance con solo ir a cogerlo mientras los humanos lo miraban con desdén o no le prestaban atención. Pero notaba que necesitaba más cosas como aquellas perlas. No sabía decir qué era lo que le impelía a consumirlas, pero era una necesidad tan urgente como lo era la comida cuando estaba hambriento o el agua cuando estaba sediento. Así que cuando notó que aquella mujer pequeña de pelo rojizo jugueteaba con unas piedrecillas que le atraían como lo hicieron las perlas de Nunnun la suerte estaba echada. Se dirigió hacia la joven de moño recogido en la nuca para coger las piedrecillas casi con desidia. Y entonces los ojos verdes de la mujer se centraron en los de Muharij y esta alzó una ceja, tras lo que movió uno de los dedos de su mano de un lado a otro, como tantas veces había visto hacer a las madres con los niños humanos.

Muharij salió corriendo asustado ante lo que había vivido. Algo había fallado, pero no sabía el qué. Siguió a la mujer los siguientes días por toda la ciudad, mientras ella iba examinando los puestos del mercado y las tiendas de los comerciantes. La vio transformar su imagen tras ponerse algo en la cabeza, y convertirse en un joven vestido con una ancha y gastada chilaba.

Emihir fue consciente de los intentos de Muharij para hacerse con sus peones de vis, sospechó el motivo por el que quería conseguirlos. La Aclimatación es un proceso que pocos seres mágicos ven con agrado. Ella era una joven Buscadora, y sabía que la suya podría ser una vida de aventuras y emociones, pero también de soledad. Sin embargo ese mono le había hecho reír en la mayoría de los intentos de hurto. Unos intentos que cada vez eran más imaginativos e ingeniosos.

Finalmente buscó la manera de hablar con él sin que se sintiera amenazado e intentara huir. Le propuso que le acompañara a su laboratorio, donde podría vivir sin tener que consumir “perlas”, como los llamaba el mono. Sería libre de marcharse cuando quisiera.

Los siguientes cuatro años Emihir los pasó creando el resto de objetos que, según le explicó a Muharij, necesitaría para moverse sin problemas por los lugares en los que tendría que entrar. Lugares a los que Muharij le siguió, y descubrió que, a su manera, Emihir era también amiga de “conseguir” los objetos que quería aunque quien los tuviese no estuviera de acuerdo.

Emihir y Muharij acaban de crear el vínculo entre ambos. El futuro está por descubrirse, pero ambos sospechan que será muy, muy divertido.

Muharij, el mono

Poder Mágico: 16 (13+3) (Mentem)
Características: Int +2, Per 0, Pre -3, Com -3, Fue -6, Vit 0, Des +2, Rap +3
Tamaño: -3
Virtudes y Defectos: Animal Mágico; Amigo Mágico, Amistad Verdadera; La Voz de la Ciudad
Cualidades e Inferioridades Mágicas: Defensa Mejorada x2, Habilidades Mejoradas, Iniciativa Mejorada x2, Poder Aumentado x3, Poder Mayor (Mono Insignificante), Poder Menor (Mono Agotador), Virtud menor (La Voz de la Ciudad)
Rasgos de Personalidad: Leal (a Emihir) +3, Mono* +3, Travieso +3
Reputación: Mono gracioso (local) 2
Combate:
Esquivar: Ini +9, Ataq n/a, Def +12, Daño n/a
Mordisco: Ini +3, Ataq +9, Def +8, Daño -5
Aguante: +0
Niveles de Fatiga: OK, 0, -1, -3, -5, Inconsciente
Penalizaciones por Heridas: -1 (1-2), -3 (3-4), -5 (5-6), Incapacitado (7-8), Muerto (9+)
Habilidades: Atletismo 5 (escalar), Atención 4 (comida), Encanto 4 (primeras impresiones), Nadar 1(bucear), Pelea 4 (esquivar), Prestidigitación (sisar) 4,Sigilo 4 (esconderse), Supervivencia 3 (buscar comida)
Vis: 3 peones de vis de Mentem, uno en cada mano y otro en la cola

Poderes Mágicos: 

  • Mono Insignificante: 0 puntos, Mentem, Ini +2 
    Quien no esté prestando atención concretamente a Muharij no le dará importancia a su presencia. Los que específicamente se fijen en él mantendrán su atención en el mono si superan una tirada de estrés de 12+ (se permite hacer solo una a menos que Muharij realice alguna acción que pueda llamar nuevamente la atención del objetivo). Si la situación es más bulliciosa y movida que la actividad de un mercado, el Factor de Dificultad será mayor. Igualmente, el Factor de Dificultad será menor si la situación es menos movida que un mercado, aunque este poder no se podrá usar en una situación en la que Muharij sea el único centro de atención. Una vez se ha centrado la atención en Muharij, el poder no evitará que siga siendo observado por el objetivo.
  • Mono Agotador: 2 puntos, Mentem, Ini +1
    Este poder es equivalente a La Llamada de Morfeo (página 227 del manual de Ars Magica). Muharij emite unos sonidos que suenan como «piu piu jak jak jak jak», y el objetivo acaba por caer dormido.

Características como familiar

Total de Laboratorio mínimo para vincularlo: 23

Fuerza de los lazos: Oro +1, Plata +1, Bronce +2

Poderes imbuidos: 

  • Ninguno por ahora

Apariencia: Muharij es cercopiteco mona de pelaje café con el trasero blanco. Su cola y sus piernas son negras y su rostro es azul-gris con una línea oscura en la cara.

 
8 comentarios

Publicado por en 25 noviembre, 2021 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

8 Respuestas a “Noviembre hermético (XXV): Muharij, el mono

  1. Sylph

    25 noviembre, 2021 at 5:33 pm

    Veremos qué le depara el futuro a este peculiar tándem. Muharij tiene pinta de ser un liante de cuidado, aunque tengo la ligera impresión de que Emihir tampoco se va a quedar atrás respecto a esa cuestión…

     
    • Teotimus

      25 noviembre, 2021 at 5:35 pm

      Sin duda son una pareja variopinta con aficiones comunes y… peligrosas para su integridad física en según qué situación. Muy pendiente de ver sus futuras aventuras. 😉

       
  2. Mario Donaire

    25 noviembre, 2021 at 6:26 pm

    Me encantan los monos como familiares… y este ejemplar (junto con su maga) puede dar pero que mucho juego. ¡Enhorabuena, Kuni!

     
    • Teotimus

      25 noviembre, 2021 at 6:48 pm

      Cuidado Mario, que estos te lían para hacerle el talismán a Emihir… 😉

       
      • Kuni Mizomura

        26 noviembre, 2021 at 11:32 am

        ¡Parece mentira! El Editor Jefe de Aegis desvelando planes de futuro y espantando a futuras presas. Si es que así no se puede…

         
  3. Kuni Mizomura

    26 noviembre, 2021 at 11:31 am

    Ha sido un auténtico placer poder aportar mi granito de arena en el Noviembre Hermético de Ars Rolica, que como tiene por costumbre, destila calidad.
    Y yo también sospecho que no será la última vez que oigamos hablar de Emihir y el bueno de Muharij.

     
    • Teotimus

      26 noviembre, 2021 at 11:33 am

      A mí me cuesta bastante elegir, me encanta Emihir pero es que Muharij me tiene robado el corazón, es leer su nombre y me viene a la cabeza Abu, el mono de Aladdin… ¿nacería en Pitecusa? 😉

       

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: