RSS

Entrevista a Mario Donaire, traductor de Ars Magica

29 May

En los últimos meses he tenido la oportunidad de conocer y trabajar con Mario Donaire, el traductor de la línea de Ars Magica 5ª Edición al castellano. Mario no solo está haciendo un trabajo soberbio con los libros en castellano de la línea, sino que además es un tipo genial y una auténtica lumbrera hermética como hay pocas (y os lo digo yo…). Y bueno, como este blog tiene un poco abandonado su lado más “hermético” desde hace un tiempo, me ha parecido que una buena forma de recuperar un poco el tono y, de paso, dar a conocer a los aficionados cómo trabaja un traductor en esto de los juegos de rol, sería hacerle una entrevista. Y él, que además de todo es un trozo de pan (o tal vez le pillé con la Parma Magica bajada con mi hechizo de Rego Mentem), no pudo negarse. A continuación tengo el orgullo de reproducir la entrevista, en la que entre otras cosas podréis descubrir con más detalle cómo se gestó la publicación de esta quinta edición en nuestro país…

Ars Rolica: ¿Cuándo y cómo empezaste a jugar a rol? ¿Cuál fue tu primer juego y cómo llegaste a él?

Mario Donaire: Era el año 1989. Por aquel entonces leía los “librojuegos” de cubierta roja de Timun Mas. No es que me entusiasmaran, pero fueron los que me llevaron a escribir mi primera aventura en ese formato, con ficha y, por supuesto, mapa. En aquellos días mi hermano mayor se compró con un amigo unas figuritas de plomo y, entre los tres, dibujamos un tablero de un castillo para poder jugar con ellas. Recuerdo que en el colegio había un chico que tenía el D&D y hablaba maravillas de él. Estábamos a un paso del HeroQuest y del que sería mi primer juego de rol: el RuneQuest básico de Joc Internacional. El libro fue un regalo para mi hermano y para mí de nuestro amigo Álvaro. Ahí empezó todo.

La primera aventura creada por Mario

AR: ¿Cuáles son tus juegos de rol favoritos?

MD: Pues a día de hoy son los siguientes (ordenados según preferencia): Ars Magica (5ª Edición), Vampiro Edad Oscura (1ª Edición), AD&D, Rolemaster (2ª Edición) y Aquelarre (1ª Edición). A los tres primeros he dirigido campañas o sagas de diez años o más (en el caso de Ars Magica todavía estoy en ello), mientras que con el resto las crónicas han sido menos longevas y las he disfrutado como jugador. Para mí, estos juegos son lo que son por lo que evocan, no por los sistemas que utilizan.

AR: ¿Diriges o juegas?

MD: En los años noventa teníamos un acuerdo tácito entre los amigos. En verano dirigía yo (jugábamos todos los días) y el resto del año dirigía mi amigo Jose (jugábamos todos los sábados). Antes de llegar a la facultad las cosas empezaron a cambiar; el grupo de juego se desgajó y, sin proponérmelo, acabé dirigiendo durante el resto del año. Aunque tuve algunas oportunidades de llevar un personaje (Changeling, Orpheus, Vampiro: La Mascarada, Rolemaster, Cthulhu, WraithPendragón, Ars Magica, Aquelarre, etc.), las partidas nunca terminaron de cuajar y, al cabo de unas pocas sesiones de juego, nunca más de una docena, el narrador abandonaba o desaparecía o, si no, era yo el que las dejaba por no hallar en ellas aquello que buscaba o por falta de tiempo. Como en realidad a mí me gusta más dirigir que jugar, siempre acababa volviendo detrás de la pantalla para llenar ese vacío. Lo que por aquel entonces temía era que si yo no dirigía posiblemente nadie lo hiciera, y eso era algo que no quería comprobar. La última vez que llevé un personaje jugador fue en 2014, precisamente de Ars Magica (un Merinita para ser exactos). Desde entonces, mi vida ha sido la narración a tiempo completo.

AR: ¿Eres rolero tradicional, de los de mesa de toda la vida, o te has adaptado a las nuevas tecnologías? ¿Juegas online, participas en redes sociales de rol?

Por suerte puedo seguir reuniéndome alrededor de una mesa y a la luz de las velas para continuar mi saga de Ars Magica. Nunca he jugado online y, aunque he jugado por correspondencia, no es un estilo que me atraiga demasiado. En cuanto a las redes sociales, de rol o no, no es un escenario en el que me sienta muy a gusto, aunque sí que estoy pendiente de lo que se dice en ellas.

AR: ¿Desde cuándo juegas a Ars Magica? ¿Cómo descubriste el juego?

MD: Me encontré con Ars Magica en el verano del 95. Era la tercera edición publicada por Kerykion y su manufactura me encantó. Sin embargo, por aquel entonces estaba entregado al mundo de la Dragonlance (AD&D), por lo que jugué un par de veces y no volví a verlo hasta el 98. En este segundo encuentro, Ars Magica me marcó. Los mundos de fantasía medieval empezaban a disgustarme en algunos aspectos y el punto de vista histórico y el sistema de magia de Ars Magica me hechizaron. Empecé a idear una saga con algunas de sus premisas y cuando al año siguiente fui a comprarlo lo habían descatalogado. ¡Qué mala suerte! No tuve que esperar mucho, no obstante. Al poco, La Factoría de Ideas publicó la cuarta edición del juego. Lo que más me costó entonces fue convencer a mi grupo de juego para cambiar de tercio. Durante dos años diseñé una saga que empezamos en 2003 y que todavía jugamos hoy (en términos de juego, desde 1203 hasta 1285).

AR: ¿Cómo acabaste convirtiéndote en traductor de Ars Magica?

MD: Cuando me enteré de que Atlas Games había publicado la 5ª Edición de Ars Magica me hice con una copia del juego y comencé con su lectura. Era el año 2007. Lo que más me gustó fueron las nuevas reglas de penetración y los hechizos dominados. ¡Y vaya si me gustó! Comencé una campaña propagandística en mi grupo de juego para que diéramos el salto a la nueva edición. Sin embargo, como en otras ocasiones, la propuesta no caló al principio. Entonces pensé que si tuviéramos un libro en castellano todo sería más fácil (algunos de mis jugadores no sabían inglés). Era el año 2008 cuando comencé a traducir algunas partes de las reglas. Traduje el capítulo siete y el ocho… y no pude parar. En el año 2010 maqueté mi traducción (a falta de los tres últimos capítulos del libro) siguiendo la edición americana y la imprimimos a todo color en una copistería del barrio para, por fin, empezar a jugar con ella.

Muestra de la maquetación “fan” de Ars siguiendo el diseño original

Con todo aquello me planteé la posibilidad de que alguna editorial pudiera estar interesada. Mi primera (y única) opción ni siquiera respondió a mi correo… y me quedé sin ideas. Como no sabía por dónde continuar, busqué al traductor de la cuarta edición (Pablo Giménez Rodríguez) por la red y, tras encontrarle, le pedí consejo. Me dijo que no sabía a quién podría interesarle la traducción, y me recomendó probar con otra editorial. El día 1 de octubre de 2011 me puse en contacto con esta segunda opción y les mandé una muestra maquetada de la traducción del primer capítulo. Esta vez hubo más suerte. En tres días me comunicaron que iban a trasladar mi petición al departamento de traducción y un día después me escribieron diciendo que comenzarían a estudiar las posibilidades de su publicación; a la semana siguiente me pidieron más capítulos para seguir la evaluación. Al principio me resistí a enviarles todo el contenido y les volví a enviar una muestra con varias partes del libro. A mediados de octubre me felicitaron por el trabajo y me anunciaron que estaban buscando un corrector con conocimientos del juego. Aquello era música celestial, todo parecía ir viento en popa… entonces vino un parón de más de cinco meses. Ante su silencio, volví a contactar con ellos en abril de 2012. Me dijeron que todavía no habían encontrado ningún corrector, pero que el editor jefe veía posibilidades en su publicación y estaban dispuestos a comenzar a corregirlo ellos mismos. A mediados de ese mismo mes les envié los 6 primeros capítulos y empecé a trabajar lo que tenía pendiente (revisiones y los capítulos que me faltaban, es decir, Europa Mítica, Relatos y Sagas). Por fin, el 7 de mayo de 2012 les envié el libro completo traducido. A finales de mayo parecía que todo iba en marcha… y se produjo un nuevo silencio de dos meses. Sin embargo, tras ese silencio, de nuevo llegaron buenas noticias. Estábamos en julio: el coordinador de traducción había pasado a encargarse del proyecto y me comunicaron que el texto iba a ser corregido por una verdadera eminencia de Ars Magica. ¡Genial! A principios de agosto firmé un NDA y se produjo el necesario parón de las vacaciones estivales. Poco más tarde, el 28 de agosto, Atlas Games anunciaba que Ludopathes había comprado los derechos de Ars Magica y yo se lo comuniqué a la editorial, sorprendido…

“Ludopathes to Publish Ars Magica in French Just a short announcement of breaking news: I’m pleased to announce that we have just finalized an agreement with the company Ludopathes to translate and publish Ars Magica 5th Edition in French”.

Tras las vacaciones, en septiembre, me comunican que todavía no se ha comenzado a revisar la traducción y vuelve a producirse un silencio de un mes. En octubre vuelvo a comunicarme con ellos, sin embargo, me comunican que no hay avances. De nuevo silencio. A mediados de noviembre vuelvo a llamar a su puerta, pero esta vez no tengo respuesta. Decido entonces dar un poco de margen y dejar pasar las vacaciones de Navidad hasta que en enero de 2013, dos meses después, vuelvo a comunicarme con ellos… de nuevo sin respuesta. Algo preocupado, insisto una semana después y entonces me comunican que la revisión se ha pospuesto hasta febrero. A estas alturas empiezo a perder la esperanza; sin embargo, un mes después me llama la editorial y me comenta que Holocubierta se ha hecho con la licencia. Muy amablemente, me dan su apoyo y, con mi permiso, me proponen como posible traductor. Eternamente agradecido por su gesto, me ponen en contacto con Holocubierta y, tras una breve charla, les mando el manuscrito a mediados de febrero. A finales de ese mismo mes, Holocubierta comienza a revisar la traducción y la editorial anuncia la adquisición de la licencia de Ars Magica el 23 de abril de 2013. Esa es la historia resumida del manuscrito y, como parece que la traducción gustó, me encargaron la traducción del resto de títulos de la línea. Y así es como acabé convertido en traductor de Ars Magica.

AR: ¿Has traducido algún otro juego de rol o algún otro libro?

MD: Profesionalmente no. Como amateur traduje en 1999 el primer volumen del Priest’s Spell Compendium de AD&D y, en 2004, las aventuras gratuitas de Nigrasaxa y Promises, Promises para la cuarta edición de Ars Magica. En el ámbito profesional también he traducido papers de investigación.

AR: Creo que también tienes una faceta de ilustrador…

MD: Trabajé un tiempo como ilustrador y dibujante, pero siempre a ratos y nunca de forma continuada. Mi primer trabajo remunerado al respecto fue el último año de facultad, donde ejercí como ilustrador para la Real Sociedad Española de Historia Natural en la “IV Feria Madrid por la Ciencia”. Recuerdo que cuando se habló de la pantalla para Ars Magica hice un dibujo conceptual sobre los Fundadores (no todos) para que se tuviera como guía. Fue algo rápido, apenas le dediqué unos minutos, pero creo que en buenas manos habría quedado genial. Por desgracia, el tiempo libre que tengo ahora no suelo dedicarlo a dibujar… tengo pendiente el dibujo de nuestra alianza… ¡y ni siquiera he puesto cara a las nuevas incorporaciones al grupo de juego!

Boceto de Mario para una posible ilustración para la pantalla de Ars Magica

AR: ¿Cuáles son las principales virtudes que crees que tiene Ars Magica?

MD: La ambientación. El tener como telón de fondo la historia medieval te da acceso a un gran contenido de información adicional para enriquecer tus partidas, lo que a la vez te obliga a contrastar las fuentes que lees y, por tanto, te enseña a ser más crítico. Creo que la pedagogía implícita que conlleva este proceso es algo importante y bello.

El sistema de magia. Creo que, como pasa con la ambientación, la magia de Ars Magica puede resultar atractiva o repulsiva. Personalmente me parece brillante, y sin extenderme mucho en algo que muchos otros han comentado, el atomizar el sistema en variables conocidas que pueden ser manipuladas por los jugadores me parece algo excepcional. Además, el hecho de que sea un sistema imperfecto por definición lo rodea de esa falaz realidad que hace que los que jugamos a Ars Magica podamos decir de forma taxativa cosas como: “buah, así no vestían en la Edad Media” o “esa criatura no va mucho con el estilo de Ars Magica, más bien parece un balrog”, etc.

El sistema de avance. Me encanta meter a mi maga a estudiar en su laboratorio, con sus ingredientes superiores, su distintivo mágico mayor y los siempre quisquillosos habitantes del sanctum. No importa que sometamos a nuestro personaje a unas sesiones de estudio que harían palidecer a cualquier opositor, si nos faltan unos puntillos en su Total de Laboratorio siempre podemos hacer una Experimentación o, por qué no, aumentar aún más las horas de estudio a costa de la salud de nuestro personaje. ¡Es fantástico!

El envejecimiento y el Crepúsculo. Nunca había estado más tranquilo dirigiendo una partida que cubre varias decenas (pudiendo llegar a la centena) de años (sin contar Vampiro, claro). El sistema lo contempla y puedes delegar en las reglas todos los efectos narrativos que pondrán un freno definitivo al inconmensurable poder de los magi.

AR: ¿Y sus principales defectos?

MD: El sistema de combate. Una sola tirada de Iniciativa… Una sucesión indeterminada de tiradas de ataque y defensa… Los combates son lo que peor llevo. Si se prolongan, la narración se muere.

“Escalabilidad”. Cuando los magi de la saga tienen cien años, sus Totales de Penetración son tan elevados, su Parma Magica tan impenetrable y sus hechizos formulaicos tan versátiles que, como narrador, te ves obligado a hacer lo imposible para que pueda seguir habiendo algo de emoción.

AR: ¿Por qué crees que Ars nunca ha dejado de ser un juego nicho?

Pues no me he parado a pensarlo nunca. Supongo que lo que yo he podido considerar una virtud será un defecto para muchos. Por todo lo dicho anteriormente, las partidas exigen un extra de preparación para el narrador y los jugadores también tienen lo suyo. Planificar el progreso de un personaje es complicado, hay muchas opciones que podrían lastrarlo si no se toman con cuidado, por lo que a la postre podrían hipotecar la futura diversión que pueda proporcionar a su jugador. Además, es un juego reposado, sus frutos se recogen con el tiempo, lo que puede no encajar demasiado bien con ciertos estilos de vida.

AR: ¿Crees que hay futuro para el juego más allá de la ya desaparecida quinta edición?

MD: Ars Magica tiene muchos ingredientes para ser un juego longevo, por lo que creo que seguirá siendo jugado por muchos aficionados. Desde la publicación de la quinta edición en 2005 no ha dejado de ser jugado. Creo que tiene suficiente inercia como para persistir, y más ahora, que está siendo publicado por Holocubierta en España, Ludopathes en Francia, Raven en Italia y New Order Editora en Brasil.

AR: ¿Cuáles son tus manuales favoritos de cualquiera de las ediciones de Ars?

MD: Esta pregunta no tiene una única respuesta, pero voy a aproximarme lo máximo posible. En cuanto a tribunales, Herederos de Merlín: el Tribunal de Stonehenge, de la cuarta edición. Posiblemente es el que más me guste. A pesar de que David Chart se arrepintió a posteriori de no haber incluido ninguna estadística de los magi, para mí esta fue siempre su mayor virtud. En cuanto a suplementos de reglas, creo que el Alianzas de la quinta edición es el que más me ha gustado. Casi todo el libro tiene una aplicación directa en la saga y, además, son reglas de largo recorrido, no solo de uso puntual. En cuanto a las aventuras, Festival of the DamnedAnniversary Edition, de la cuarta edición es mi favorita. Por último, referidos a la ambientación, me quedo con el Castas de quinta, para mí es la continuación natural del libro de reglas básico, que además le da un giro espectacular a la Casa Tremere, que falta le hacía.

La estantería de Ars Magica 5ª Edición de Mario

AR: ¿Cómo enfocas una traducción de Ars Magica? ¿Hasta qué punto eres revisor además de traductor?

MD: Cuando estoy traduciendo y llego a unas estadísticas (totales de combate, niveles de hechizos, etc.), lo que hago es calcularlas de nuevo para asegurarme de que están bien. A grandes rasgos, es lo mismo que hago con el contenido que puede no ser correcto con respecto a las reglas (Informidad, ambientación, etc.). Todas estas posibles erratas las apunto para comprobarlas más adelante con Atlas Games. Al mismo tiempo, si encuentro alguna referencia, en cuanto a mitología o historia, que creo que necesite ser aclarada, añado una nota al pie con mis apuntes. Esta sería la primera fase de traducción.

A continuación, después de traducir por completo el texto lo releo con calma para corregir aquellas frases que me han quedado poco legibles o demasiado artificiales. Lo siguiente que hago es resolver las dependencias críticas que pueda tener el libro (si eso me es posible), es decir, las referencias a otros manuales de la línea que no se han traducido (pues el orden de traducción de la línea en castellano no es el mismo que el orden de publicación americano) o que posiblemente no se vayan a traducir. Cuando esto sucede, me genera bastantes problemas (salvo cuando puede ser omitida sin riesgo). Voy a poner unos cuantos ejemplos. En el básico, con buen criterio, los franceses decidieron meter el bestiario mundano (The Book of Mundane Beasts) en el capítulo homónimo del libro. Sin embargo, esas páginas (además de ser gratuitas en la edición americana) son el apéndice del Realms of Power: Magic (aquí, El Reino del Poder Mágico) y se basan en las reglas de las cualidades animales que aparecen en el capítulo Bjornaer del suplemento Houses of Hermes: Mystery Cults (el próximo suplemento que Holocubierta publicará con el nombre de Las Casas de Hermes: Cultos Mistéricos), por lo que tuvieron que ser eliminadas de El Reino del Poder Mágico y parte de su información aparecerá de nuevo en el Cultos Mistéricos. Por otra parte, en El Reino del Poder Mágico tuve que dejar una de estas dependencias sin resolver cuando se habla de las cuatro artes goéticas (página 114) y se dice que son Virtudes Sobrenaturales Mayores, y resolver otra referida a la aprehensión (insight, página 33) que venía referenciada en el suplemento de Ancient Magic y que ni siquiera está incluido en la lista de títulos que van a ser traducidos. Por último, en Cultos Mistéricos tuve que incluir los misterios de Adivinación, Ascenso al salón de los héroes, Magia onírica, Magia synthemata, Synthemata hermética y Teúrgia hermética del suplemento americano Mysteries (Revised Edition) para que el libro no quedara incompleto (hablamos de unas 20 páginas adicionales).

Una vez hecho esto, es el turno de las erratas. En primer lugar, me voy a las erratas publicadas por Atlas Games y las corrijo en mi texto. A continuación, me pongo en contacto con Atlas Games y le reporto las dudas o posibles erratas que he encontrado y que no tienen registradas (por ejemplo, en El Reino del Poder Mágico se resolvieron más de 50). En este punto, cuando todavía estaba David Chart, actualizaban su listado con las que yo les enviaba. Después de esto, corrijo el texto con las respuestas y vuelvo a hacer una lectura rápida para revisar de nuevo todo el contenido. Entonces, se lo paso a la editorial y esta se lo pasa al corrector. Cuando el corrector ha hecho su trabajo me devuelven el manuscrito corregido y lo cotejo con mi documento original por ver si ha habido cambios de estilo que hayan distorsionado alguna regla. Si los hay, se corrigen, y si no, se pasa a maquetar. Después, el texto maquetado me vuelve y lo releo por completo una tercera vez (ahora con tiempo desde la traducción, lo que me permite tener una visión más fresca), donde señalo los fallos que pueda encontrar en mi traducción o redacción, o aquellos que sean de maquetación, como erratas o textos tapados, descentrados, etc. Hasta ahí, más o menos, mi labor.

AR: ¿Qué podemos esperar a corto-medio plazo de la línea en España?

MD: Pues además de alguna sorpresa que está por llegar y que ya anunciaron en su día, Holocubierta está preparando una traducción mía (también sorpresa) que espero sea del agrado de todos los fans del juego en Iberia.

AR: ¿Qué juego te gustaría traducir en el futuro?

MD: Pues no lo sé. Si hay algo que me gusta de Ars Magica es que aprendo muchas cosas de folclore, mitología, teología, filosofía, historia, etc., mientras lo traduzco. Supongo que me gustaría traducir cualquier otro juego que me enseñe tanto o más como me ha enseñado Ars Magica.

 
11 comentarios

Publicado por en 29 mayo, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

11 Respuestas a “Entrevista a Mario Donaire, traductor de Ars Magica

  1. Surf

    29 mayo, 2019 at 9:13 am

    Muy buena la entrevista, aunque me he quedado con ganas de saber cuál era la editorial que iba a hacerse cargo de Ars Mágica y luego no pudo ser 😉

     
    • Carlos de la Cruz

      31 mayo, 2019 at 5:55 pm

      Jejejeje… yo te lo podría decir, aunque me parece que Mario y yo firmamos un NDA parecido ;). Y es que me temo que yo fui el corrector que estuvo a punto de ponerse con su texto (las fechas coinciden, a mí el NDA me lo enviaron el 3 de agosto de 2012). A decir verdad, creo que a estas alturas del cuento daría lo mismo decirlo que no, pero bueno, tampoco tiene importancia: lo importante es que terminó llegando la traducción a Holocubierta y que tenemos este gran juego en castellano.

      Me ha encantado la entrevista. Mario realmente ha hecho con Ars Magica una traducción espectacular, y no era nada fácil, con la cantidad de términos que tiene este juego. El listado de libros a traducir lo terminé proponiendo yo a Holocubierta, pero ya no estuve involucrado en la corrección, porque me pilló en una época muy liada de mi vida. Pero no me cabe duda de que terminó en unas muy buenas manos.

       
      • Teotimus

        31 mayo, 2019 at 9:00 pm

        Sí, de hecho por los años que hablamos, tampoco había tantas opciones para editar el juego, pero dejaremos por ahora en suspenso ese misterio…

        Yo no conocía muchos de estos detalles, entre lo que cuenta Mario y lo que dices tú, veo que fue una curiosa odisea. Y sí, su trabajo como traductor/adaptador de los libros es para quitarse el sombrero…

         
      • Mario Donaire

        1 junio, 2019 at 12:33 am

        ¡Hola, Carlos! En aquellos años nunca tuve la opción de hablar contigo. ¡Ni siquiera supe si habías leído una sola letra del manuscrito! No sabes las ganas que tenía de que comenzaras con la revisión. Por aquel entonces nadaba en un mar de dudas… ¿Informidad? ¿Cultos Mistéricos? ¿¡Castas!? Jajaja. Qué recuerdos. Me alegra mucho saber que te gusta el trabajo de traducción que estoy haciendo con Ars Magica.

        En cuanto a ti, Teotimus, aunque te lo he dicho ya, mil gracias por la entrevista y por todo lo demás (de lo que espero podamos hablar sin tapujos en breve). De corazón, ¡gracias!

         
      • Teotimus

        1 junio, 2019 at 8:58 am

        ¡Nunca es tarde para que dos sodales herméticos de vuestra categoría se conozcan por fin! Esto puede ser el principio de una gran alianza… 😀

        Gracias a ti, Mario, de nuevo. ¡Y sí, a ver si pronto se habla mucho más de Ars!

         
      • Carlos de la Cruz

        17 junio, 2019 at 11:44 pm

        Mario, no llegué a leer ni una sola letra del manuscrito, porque no me la llegaron a enviar; la cosa hizo plof antes…

        Reitero que el trabajo que has hecho es impresionante. Y tiene un enorme mérito porque este es un juego plagado de términos muy específicos. Un trabajo de chinos, vaya.

         
  2. Nestron

    29 mayo, 2019 at 12:16 pm

    Pero bueno!! Qué gran entrevista!

    Me quedo con dos cosas:

    – Así que no voy a tener que traducir Teurgia Hermética para mi mago que se inicia en los Titanoi, pero depende de cuanto quede…igual le meto xD.

    – Algo para los fans de Iberia?¿?¿?¿? Tribunal?¿?¿

     
    • Teotimus

      29 mayo, 2019 at 12:23 pm

      ¡Qué bueno verle por aquí, Maese Néstor! La entrevista tiene su chicha, sí señor. A la primera pregunta no te puedo responder porque no sé fechas exactas. Para lo segundo… bueno, si no me equivoco, en algo más de una semanita igual se desvela algo, para cierta fecha relevante en el mundo del rol… y hasta ahí puedo leer. 😉

       
      • Nestron

        29 mayo, 2019 at 2:19 pm

        Fuuuuuh qué ganas de ver lo que se está tramando!! 😀

         
  3. Hector Alvarez

    3 junio, 2019 at 5:35 pm

    La verdad es que ArsMagica es un juegazo de primera categoría y no tiene la relevancia en el sector que merece su calidad.
    Esperemos que en el futuro mas gente se una la orden y se establezcan alianzas por doquier.
    Agradecer la entrevista y el trabajo de Mario.

    Ave Sodalis!

     
    • Teotimus

      3 junio, 2019 at 5:37 pm

      Pues sí. Siempre he pensado que nunca ha tenido la suerte que merece. Pero bueno, al menos poco a poco nos va llegando…

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: