RSS

Noviembre hermético (XV): Baumhirst, el ciervo feérico

15 Nov

Pasifae de Merinita conoció a Baumhirst en un claro boscoso de Turingia. Era un claro iluminado por la luz de la luna durante un solsticio de verano, y la maga quedó marcada para siempre por aquella criatura similar a un ciervo, pero con piel verde y cuernos de corteza de árbol de los que colgaban exuberantes enredaderas. La luz de la luna parecía enroscarse en esos cuernos, haciendo que el majestuoso ciervo dejara tras de sí una estela de polvillo blanco que flotaba en el aire. Pasifae sabía que aquella estela era la clave de lo que buscaba esa noche en aquel claro: el acceso al nivel más alto de la regio feérica que sabía que había en las cercanías, y al que solo podría acceder siguiendo el rastro de la criatura.

La maga Merinita siguió al ciervo a través de varios niveles. A medida que ascendía, la criatura iba cambiando, adoptando un aspecto aún más deslumbrante, más etéreo y, al mismo tiempo, más fascinante. Pasifae quedó totalmente hipnotizada por el ciervo, al que parecía resultarle divertido ver a una humana siguiéndole el paso sin saber muy bien hacia dónde iba. La Merinita alcanzó finalmente su objetivo, pero para entonces su misión, negociar con una reina feérica, había quedado en segundo plano. Concluidas esas negociaciones intentó entablar contacto más directo con el ciervo, para convertirlo en su familiar. Pasifae ya había tenido más de un familiar feérico anteriormente, vinculado mediante el encantamiento que usaban los miembros de la Casa Merinita cuando no querían establecer ataduras permanentes con una criatura feérica. Pero aquello era diferente, la maga había quedado deslumbrada por el glamour del ciervo y no deseaba establecer un vínculo temporal, sino permanente.

Sabía que no sería fácil; los seres feéricos se resisten de manera natural a cualquier atadura, pero su constancia tuvo recompensa. Adaptándose a las costumbres de la criatura, se ganó su favor en los meses posteriores hasta que consiguió ganarse su confianza y, con el tiempo, su aquiescencia para aceptar ser su familiar. Baumhirst se sometió al encantamiento que daba forma tangible al vínculo existente entre ambos y, pronto, era el familiar de Pasifae. La maga conocía los sacrificios que debería hacer para mantener el encantamiento de forma permanente, el establecimiento de tres lazos adicionales que la perjudicarían en diferentes aspectos pero que evitarían el inevitable desgaste de los tres lazos principales del vínculo.

Por desgracia, en el tiempo transcurrido desde el encantamiento, esos efectos adicionales han empezado a cobrarse un alto coste en Pasifae, que ha visto cómo casi todas las facetas de su vida se han visto afectadas, a menudo de manera negativa, por la presencia de Baumhirst. Además, la criatura no puede renunciar a su naturaleza feérica y, pese a que aprecia la compañía de la maga, se resiste instintivamente al vínculo. Solo esos lazos que tanto perjudican a Pasifae evitan que Baumhirst regrese a su hábitat natural. Eso también la ha frenado a la hora de imbuir nuevos encantamientos en el ciervo. Pasifae se enfrenta, pues, a una dolorosa disyuntiva: seguir disfrutando de la presencia de su gran amigo feérico, «obligándolo» de alguna forma a seguir con ella, o bien romper los lazos secundarios que lo mantienen atado y dejar que los lazos principales se degraden hasta desaparecer, momento en el cual a Pasifae (y, a su manera, también a Baumhirst) se le partirá el corazón cuando ambos se separen.

Pasifae aún no ha tomado una decisión, aunque a cada día que pasa se siente más empujada a tomar el camino más doloroso pero al mismo tiempo, más natural. Sin embargo, disfruta tanto de la compañía del ciervo…

Baumhirst, el ciervo feérico

Poder Feérico: 12 (Herbam)
Características: Int -1, Per +2, Pre +1, Com -5, Fue +2, Vit +2, Des 0, Rap +2
Tamaño: +2
Virtudes y Defectos: Animal Feérico; Amistad Verdadera; Características Mejoradas, Poder Menor (Seducción), Poder Personal (Agilidad Sobrenatural), Visión Feérica; Mal Combatiente, No Consciente, Poder Lento (Seducción)
Rasgos de Personalidad: Ciervo +3, Leal (a Pasifae) +3, Valiente +1
Combate:
Esquivar: Ini +2, Ataq n/a, Def +7, Daño n/a
Cornamenta: Ini +4, Ataq +7, Def +8, Daño +5
Pezuñas: Ini +4, Ataq +6, Def +8, Daño +3
Aguante: +2
Niveles de Fatiga: OK, 0, -1, -3, -5, Incapacitado
Penalizaciones por Heridas: -1 (1-7), -3 (8-14), -5 (15-21), Incapacitado (22-28), Muerto (29+)
Simulacros (Habilidades): Atención 3 (regiones), Atletismo 4 (esprintar), Pelea 4 (esquivar), Supervivencia 3 (bosques)
Vis: 2 peones de vis feérico de Herbam

Poderes Feéricos: 

  • Seducción, 2 puntos, Mentem, Ini -2
    Baumhirst puede realzar la majestuosidad de su apariencia para parecer aún más impresionante de lo que ya parece, lo que le otorga una bonificación de +3 a todas las tiradas en las que pretenda impresionar a los demás.
  • Agilidad Sobrenatural, 3 puntos, Animal, efecto constante
    Baumhirsch puede realizar proezas menores relacionadas con su simulacro de Atletismo, como por ejemplo dar prodigiosos saltos entre riscos o correr a toda velocidad a través de un bosque denso y plagado de vegetación.

Características como familiar

Total de Laboratorio mínimo para vincularlo: 47

Fuerza de los lazos: Oro +2, Plata +2, Bronce +2 (Fuerza de los Lazos Feéricos: Plomo +2, Hierro +2, Estaño +2)

Poderes imbuidos: 

Aunque Pasifae no ha imbuido ningún poder en el vínculo que tiene con Baumhirst, ella y el ciervo comparten varias habilidades por el mero hecho de haber quedado unidos por el ritual entre maga y familiar:

  • Fatiga Compartida: Baumhirst puede recuperar puntos de Poder descansando como lo haría un mago con la fatiga. Además, Pasifae puede optar por gastar la energía feérica de Baumhirst (es decir, sus puntos de Poder) en lugar de su propia fatiga cuando lanza magia, tal y como se explica en la página 155 de Las Casas de Hermes: Cultos Mistéricos.
  • Poderes Compartidos: Pasifae puede activar cualquier poder de Baumhirst como si fuera suyo, pero usando su propia Fatiga en lugar de los puntos de Poder del ciervo. Cada Nivel de Fatiga equivale a 2 puntos de poder gastados por Baumhirst. Más información en la página 155 de Las Casas de Hermes: Cultos Mistéricos.
  • Sentidos Compartidos: Pasifae puede ver todo lo que percibe Baumhirst a través de sus sentidos feéricos. El poder funciona de forma inversa también, de manera que Baumhirst tiene siempre una idea aproximada de dónde se encuentra Pasifae. Más información en la página 155 de Las Casas de Hermes: Cultos Mistéricos.

Apariencia: Baumhirst tiene el aspecto de un majestuoso ciervo de los bosques germanos. Sin embargo, su pelaje es del color verde intenso de las hojas en primavera, y su cornamenta parece estar hecha de madera clara. De los cuernos cuelgan unas largas y sinuosas enredaderas en flor que no parecen desprenderse nunca de los cuernos, por muy rápido que corra el ciervo. En las fechas relevantes para las hadas, el aspecto de Baumhirst se vuelve cada vez más etéreo a medida que se adentra en los niveles de cualquier regio feérica.

 
4 comentarios

Publicado por en 15 noviembre, 2021 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

4 Respuestas a “Noviembre hermético (XV): Baumhirst, el ciervo feérico

  1. Mario Donaire

    15 noviembre, 2021 at 12:49 pm

    Difícil tarea la de crear un familiar feérico, pero este ejemplo ayudará a quien quiera afrontarla. Te ha quedado redondo. ¡Enhorabuena!

     
    • Teotimus

      15 noviembre, 2021 at 12:51 pm

      Son un poco prolijos, sí… lo cual ya es decir en Ars. Pero como siempre, un buen trasfondo lo arregla casi todo. Grazie, magister!

       
  2. Sylph

    15 noviembre, 2021 at 7:12 pm

    Esta entrada, al margen de lo interesante que me ha resultado la encrucijada en la que se halla sumida Pasifae, abre una cuestión interesante: la de la degradación de los lazos que producen el vínculo entre los magi y sus familiares. La impermanencia de los mismos en los seres feéricos atiende a su naturaleza etérea, caprichosa y volátil, mas queda abierta la cuestión sobre si es posible una desvinculación de forma voluntaria por una o ambas partes en el caso de otro tipo de criaturas mágicas.

     
    • Teotimus

      15 noviembre, 2021 at 10:34 pm

      No en las reglas tal y como están escritas, que yo sepa. Pero ya sabes, que algo no exista no significa que ni se pueda investigar… y descubrir. 😉

       

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: