RSS

Noviembre hermético (V): Dilitiria, araña esclavizada

05 Nov

Pesters de Tytalus nunca quiso tener un familiar. Sin embargo, la vida y sus limitaciones mágicas le llevaron a buscar uno como la forma más sencilla de solventar un problema que podría haberle convertido en blanco del escarnio generalizado en la Orden, y todavía más en su competitiva Casa. Y es que, como Pesters descubrió para su propio bochorno muy poco antes de culminar su aprendizaje, era incapaz de aprender más que los rudimentos más básicos de la Parma Magica. El gran descubrimiento realizado por Bonisagus era para él un galimatías absoluto cuyos secretos no lograba descifrar. Su maestro, frustrado ante su incapacidad, sudó tinta para conseguir que, al menos, Pesters aprendiera esos rudimentos en los últimos meses de adiestramiento y no le convirtiera en el hazmerreír del resto de la Casa.

Sin embargo, Pesters sabía que no tenía futuro como magus si no resolvía ese problema. Podía potenciar el estudio de ciertas Formas, sí, pero eso solo le granjearía una protección limitada y útil en ciertas situaciones. Fue entonces cuando se le ocurrió una idea que podría salvarle la vida. Recordó las historias que hablaban de cómo muchos familiares compartían su resistencia mágica innata con sus dueños, como extensión del vínculo único que los unía a ambos. Allí estaba la solución: Pesters solo necesitaba un familiar con un poder mágico lo bastante elevado para que supliese la Parma Magica que tanto se le resistía.

Dicho y hecho, se puso manos a la obra. El reto, pensaba, era digno de un Tytalus: encontrar a una criatura de ese tipo no sería sencillo, pero menos sencillo aún sería convencerla para atarse a él y, sobre todo, lograr establecer el vínculo mágico necesario con ella. Necesitaba encontrar a un ser poderoso pero no muy grande, para así poder canalizar mejor la magia entre ambos. Tras meses y meses de búsqueda, escuchó rumores sobre una criatura que podría responder a sus necesidades: las leyendas locales de una zona del nordeste de Tebas hablaban de una criatura llamada Dilitiria, «la Madre de las Arañas», una bestia venenosa que vivía en un laberíntico sistema de cuevas en el que nadie se atrevía a adentrarse, por temor a quedar atrapado en las redes tejidas por la criatura y más tarde envenenado por esta.

A la araña se le atribuían otro tipo de inquietantes poderes, pero todas las historias sobre ella la definían como una criatura bastante pequeña, de manera que ni corto ni perezoso, Pesters decidió adentrarse en las cuevas. Allí se encontró con una extraña regio de enorme poder mágico habitada por diminutas arañas de todos los tipos imaginables, en cuyo centro halló a la criatura que buscaba. Dilitiria apenas tenía el tamaño de un lagarto grande, pero llevaba tanto tiempo habitando en la regio que su cuerpo se había impregnado de la magia reinante. Además, no era una criatura hostil, sino más bien desconfiada y bastante timorata. Consciente de que las fórmulas tradicionales con otros familiares no funcionarían y tampoco tenía la predisposición necesaria para obtener la confianza de la criatura, usó una treta para ganarse su simpatía, provocando un desprendimiento que la atrapó en una cueva de la regio, para luego salvarla en el último momento. La araña, que tampoco era una criatura especialmente inteligente, reaccionó positivamente ante su salvador, mostrándose algo más confiada de lo habitual. Pesters fomentó esa relación durante las siguientes semanas hasta que vio llegado el momento de dar el siguiente paso: no le costó demasiado convencer a Dilitiria de que tenían más probabilidades de sobrevivir juntos que por separado, y le ofreció unirse mediante un vínculo mágico único. La araña dudó al principio, pero luego aceptó, y pronto se había comprendido en el familiar del Tytalus y abandonaba la regio a instancias del magus.

Por desgracia para Dilitiria, Pesters no ha resultado ser precisamente lo que esperaba como «amigo». En la actualidad ahora mora con el magus en un aura lo bastante alta para no sufrir daño, dentro de un pequeño terrario en el propio laboratorio del Tytalus. Pero más allá de eso, su vida sigue siendo igual que antes, tal vez un poco peor, porque la inteligencia obtenida con la creación del vínculo le hace ser dolorosamente consciente de cosas que hasta ahora no entendía, incluso de que podría haber sido engañada. Para Pesters es precisamente lo contrario: no se separa de Dilitiria allá donde va, consciente de que la protección mágica del arácnido también le protege a él y disimula sus terribles carencias herméticas. Sabe que no tiene sentido intentar enseñarle Teoría Mágica habida cuenta de su limitada inteligencia, ni tampoco ve la necesidad, al menos por ahora, de imbuir poderes en el vínculo que ambos comparten. Lo máximo que ha hecho ha sido lanzar algún hechizo de alta magnitud sobre la criatura cuando pasan mucho tiempo fuera de su sanctum, más por evitar que su poder mengüe que por una honesta preocupación por Dilitiria.

Por ahora la araña tolera esta extraña situación, pero en el futuro, todo podría cambiar…

Dilitiria, araña esclavizada

Poder Mágico: 30 (20+10) (Animal)
Características: Int -2, Per -2, Pre -5, Com -6, Fue -10, Vit +1, Des +3, Rap +4
Tamaño: -6
Virtudes y Defectos: Animal Mágico; Amigo Mágico; Amistad Verdadera; Maña con Atención, Mirada Penetrante; Insegura
Cualidades e Inferioridades Mágicas: Ataque Mejorado (x3, mordisco), Gigantesca, Poder Aumentado (x10), Poder Mayor (Maraña de Telarañas), Poder Menor (La Picadura de Aracné)
Rasgos de Personalidad: Araña* +3, Leal (a Pesters) +3, Desconfiada +2, Insegura +2
Combate:
Esquivar: Ini +4, Ataq n/a, Def +8, Daño n/a
Picadura: Ini +4, Ataq +13, Def +8, Daño -10
Aguante: +1
Niveles de Fatiga: OK, 0, -1, -3, -5, Inconsciente
Penalizaciones por Heridas: -1 (1), -3 (2), -5 (3), Incapacitado (4), Muerto (5+)
Habilidades: Atención 4+2 (presa), Cazar 4 (insectos), Pelea 3 (picadura), Sigilo 4 (acechar), Supervivencia 3 (cavernas)
Vis: 6 peones de vis, en sus patas.

Poderes Mágicos: 

  • Maraña de Telarañas, 3 puntos, Animal, Ini -3. A: Toque, D: Solar, O: Grupo
    Este poder es equivalente a La Trampa de la Tejedora (ArM5, página 182), y genera una maraña de pegajosas telarañas naturales que se sostienen en pie si Dilitiria las apoya sobre algún tipo de soporte vertical.
  • La Picadura de Aracné, 3 puntos, Animal, Ini -2: A: Toque, D: Instantáneo, O: Individuo
    En el momento de picar a su adversario, Dilitiria puede optar por segregar un veneno altamente tóxico que causa una Herida Media. El veneno solo tiene efecto si el Daño supera el Aguante del defensor (la armadura cuenta), en cuyo caso este deberá hacer una tirada de Vitalidad de 6+ para evitar sus efectos.

Características como familiar

Total de Laboratorio mínimo para vincularla: 30

Fuerza de los lazos: Oro +2, Plata +0, Bronce +2

Poderes imbuidos: 

  • Ninguno

Apariencia: Dilitiria es una inquietante araña de unos 20 centímetros de longitud, con un caparazón negro de color brillante y ocho patas finas pero resistentes que salen de él. Tiene dos pequeños colmillos en la parte frontal, donde también brillan varios pequeños ojillos rojos. Aunque su aspecto (y su tamaño) resulta inquietante para cualquier extraño que la ve por primera vez, en realidad Dilitiria es un animal bastante miedoso e inseguro, y rehuirá el contacto con extraños, llegando a usar sus poderes a modo de defensa si es necesario. Aunque ella no acaba de procesarlo aún, su única agresividad real, cada vez más creciente, es hacia Pesters.

 
2 comentarios

Publicado por en 5 noviembre, 2021 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

2 Respuestas a “Noviembre hermético (V): Dilitiria, araña esclavizada

  1. Mario Donaire

    5 noviembre, 2021 at 11:19 am

    La Casa Tytalus bajo una mirada amable. ¿Eligió Pesters su nombre? Y sobre todo, pobre Dilitiria.

     
    • Teotimus

      5 noviembre, 2021 at 11:30 am

      Pesters fue bautizado por su maestro, que ya veía el percal de su discípulo, y estaba entre ese y «Nullius».
      Y sí, la pobre Dilitiria es víctima de las apariencias y de la mala saña de ciertas Casas en las que no todos los miembros, me consta, son así de chungos. 😉

       

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: