RSS

Noviembre hermético (VI): Mireille la Belle

06 Nov

Mireille quedó huérfana con solo doce años en una de las zonas más deprimidas de París. La rescató de la calle la Vieja Amelia, de la que aprendió el oficio más antiguo del mundo en cuanto tuvo la edad necesaria para practicarlo. Amelia la cuidó como cuidaba a todo el resto de sus protegidas, le enseñó a defenderse, a buscarse la vida para comer, a escurrir el bulto cuando las cosas venían mal dadas y, sobre todo, a conocer a los hombres, mejor incluso de lo que se conocen ellos mismos. Durante los años bajo la tutela de Vieja Amelia, Mireille se convirtió en una mujer de deslumbrante hermosura: alta y delgada, con una melena azabache, rasgos finos y unos ojos negros como la noche. Su protectora se aseguraba de realzar sus encantos con todos los medios a su disposición. Pronto, Mireille era la favorita del discreto establecimiento que la Vieja Amelia tenía en Le Marais.

Mireille estaba resignada a llevar esa vida mientras sus encantos no se ajaran, pero entonces apareció en su vida Jacques. Jacques era un joven rubio, agraciado y con un evidente don de gentes, pero por algún motivo parecía demasiado reservado y se pasaba el día con la nariz metida en unos extraños pergaminos que llevaba a todas partes. Jacques parecía tener problemas para entablar relaciones con las mujeres, de manera que acudió al establecimiento de la Vieja Amelia y solicitó los servicios de Mireille. Lo de los dos jóvenes fue amor a primera vista. Jacques se enamoró perdidamente de la joven, con la cual se transformaba por completo, mostrándose risueño y hablador. Mireille sentía fascinación por su nuevo amante, no solo por su personalidad, sino por toda una parte de su vida que parecía mantener oculta por motivos que no comprendía.

Sin embargo, a medida que le conoció mejor, fue entendiendo el por qué de sus reservas. Jacques era un magus Jerbiton, y poco a poco le fue revelando algo del mundo hermético, del mundo sobrenatural que rodeaba el mundo convencional que Mireille veía cada día. La llevó a visitar lugares extraños, mágicos, incomprensibles. Cualquier otra habría huido de él, pero el amor que les unía era demasiado fuerte. Mireille iría allá donde fuera Jacques, y pronto abandonó el establecimiento de la Vieja Amelia para ir a vivir con él.

En el trayecto hacia el hogar de Jacques, del que él hablaba maravillas, los viajeros tuvieron que hacer una parada bajo una terrible ventisca invernal. Resguardados en una pequeña caverna, los dos se vieron sorprendidos por la aparición de una extraña criatura, una mujer hecha de hielo que parecía conocer a Jacques. Los dos se enzarzaron en un terrible enfrentamiento mágico mientras Mireille se acurrucaba, aterrada, en un rincón de la cueva. Llegado un momento, la criatura derribó a su amado con un rayo de hielo y empezó a llevárselo a rastras. Desesperada, Mireille intentó impedírselo, pero entonces la criatura le tocó la frente y, con una voz gélida, pronunció las palabras: “No recuperarás a tu amor hasta que se derrita el hielo de tu corazón”. Mireille cayó fulminada de inmediato.

Cuando despertó, la cueva estaba desierta. Buscó y buscó, pero no encontró a Jacques por ningún lado. Con el corazón desgarrado por el dolor, vagó durante todo el día por el bosque, desesperada y desorientada, buscando en vano a su amor. Durante esas horas se dio cuenta de que algo en su interior había cambiado. Por algún motivo, en su interior solo había espacio para el amor por Jacques y la determinación por encontrarlo. Todos los demás sentimientos habían desaparecido: no sentía odio por la mujer de hielo, ni recordaba con afecto a Amelia. Nada. Aquella era sin duda la maldición de la que había hablado la criatura.

Aterrorizada, Mireille decidió continuar su viaje hasta el hogar de Jacques. El joven decía que allí había sabios con poderes fabulosos. Tal vez ellos pudieran ayudarla a librarse de la maldición de la criatura de hielo. Tal vez ellos pudieran ayudarle a encontrar a Jacques. Tal vez las dos cosas eran la misma.

Los magi recibieron a Mireille con escepticismo. No sabían nada sobre la vida oculta de Jacques en París. Sin embargo, pronto comprobaron que lo que ella decía era cierto, y que Jacques había desaparecido. Aunque en un principio intentaron deshacerse de ella, Mireille se empeñó en quedarse para buscar a Jacques. Estaba incluso dispuesta a hacer frente a aquellos viejos tan inquietantes por él. Porque incluso esos hombres eran susceptibles a sus encantos, tal vez podría encender en sus pechos un fuego que ella había dejado de sentir. Los magi también se dieron cuenta de que podían usar los encantos y el dominio en el arte de la seducción de aquella fría desconocida, capaz de manipular a cualquier hombre hasta que confesara sus secretos más íntimos. Desde entonces, Mireille ha permanecido en la alianza, intentando ayudar a los magi en su búsqueda, rodeada de un mundo que desconoce y que la desconcierta. Es consciente de que los magi la utilizan, pero no le importa volver a practicar sus antiguas artes, aunque nunca pueda encontrar el amor.

Un amor que siempre pertenecerá a Jacques de Jerbiton.

Consejos de interpretación: Mantén la mirada perdida en el vacío, rememorando los áureos días de amor que compartiste con Jacques. Responde a cualquiera que te hable de forma desapasionada, casi maquinal, salvo cuando se trate de tu amado perdido y surja la posibilidad, real o inventada, de reunirte con él. Si eso implica tener que utilizar todos tus encantos para avanzar en esa búsqueda, lo harás sin dudarlo. Planta cara sin dudarlo a esos brujos que dicen ser iguales que Jacques, pero que a ti te ponen los pelos de punta y que nunca parecen decidirse a ir a buscarlo. ¿Qué puedes perder? La vida sin tu amado no puede ser peor.

Idea para historia: Jacques reaparece un día de forma bastante inesperada en la alianza. Los magi lo celebran con alegría, recibiendo con los brazos abiertos a su sodales perdido, que les explica una fabulosa historia vivida en el Reino Feérico. Pero Mireille sabe que ese no es Jacques. Solo ella capta los sutiles matices que diferencian a su amado de ese impostor: una mirada, un gesto, un uso de una palabra inusual. Mireille intenta transmitir su inquietud a los magi, pero nadie le hace caso. ¿Qué sabrá una simple mundana de estas cosas? ¿Qué puede hacer la joven para desenmascarar al impostor? ¿Podría él llevarle hasta donde se encuentre el auténtico Jacques? ¿Tal vez así consiga derretir el hielo de su corazón?

Mireille la Belle

Características: Inteligencia +1, Percepción +1, Presencia +3, Comunicación +1, Fuerza -1, Vitalidad -2, Destreza +1, Rapidez +1
Tamaño: 0
Edad: 24 (24)
Decrepitud: 0
Informidad: 0 (0)
Virtudes y Defectos: Bendición de Venus, Maña con Encanto, Contactos sociales (prostitutas de París); Amor perdido, Bloqueo de Habilidades (marciales), Maldición menor (carece de sentimientos salvo su amor) 
Rasgos de personalidad: Ausente +2, Determinada +3, Fría +2
Combate:
Esquiva: Ini: +1, Ata –, Def+4, Daño —
Aguante: -2
Niveles de fatiga: OK, 0, -1, -3, -5, Inconsciente
Penalizaciones por heridas: -1 (1-5), -3 (6-10), -5 (11-15), Incapacitado (16-20), Muerto (21+)
Habilidades: Atención 3 (gestualidad), Conocimiento de Área 2 (París), Conocimiento de la Orden de Hermes 1 (personalidades), Don de Gentes 4 (el sexo opuesto), Embaucar 3 (engatusar a clientes), Encanto 5+2 (seducción), Etiqueta 2 (campesinos), Francés 5 (jerga), Intriga 1 (cotilleo), Música 2 (cantar), Pelea 2 (esquiva), Prestidigitación 3 (robar bolsillos),  Socializar 3 (mantenerse sobria), Sigilo 2 (ciudades)
Equipo: Varias mudas de ropa, peine, perfumes
Carga: 0 (0)

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 noviembre, 2020 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: