RSS

Noviembre hermético (V): Olaf el domador

05 Nov

Nadie sabe exactamente qué hace Olaf en la alianza. Llegó hace apenas unos meses, y ese breve periodo le ha bastado para granjearse la antipatía de muchos de los demás habitantes mundanos. No solo por sus rasgos poco agraciados, sino también por la brusquedad de sus modales. Alto, con la piel curtida y una desgreñada melena de color castaño oscuro, Olaf es un ruso de la zona rural de Smolensk, un hombre rudo y cuya vida, sin duda complicada, le ha vuelto aún más áspero. Sin embargo, desde el primer momento en que llegó supo hacerse con un hueco en la jerarquía del resto de grogs, a menudo imponiendo su voluntad ladrando frases secas y autoritarias que amilanaban a los más pusilánimes de sus compañeros.

Pese a eso, las habladurías empezaron a correr por la alianza en cuanto el ruso llegó. Había quien decía que era capaz de comunicarse con todo tipo de animales, a los que domaba y sometía a su voluntad con esa misma voz áspera y esos gritos que tanto intimidaban a los seres humanos. Otros decían que escapaba de un oscuro pasado que le perseguía, un pasado en el cual había cometido algún horrible acto del que nadie conocía los detalles. Unos decían que había quemado vivos todos los caballos del boyardo al que servía. Otros, que había hecho lo propio con su familia por algún tipo de venganza enferma. Al menos uno de esos rumores es cierto.

Sea como sea, no parece que Olaf vaya a marcharse pronto de la alianza. Pese a su inquietante aspecto y a sus modales bruscos, hace su trabajo excepcionalmente bien, y su trabajo es uno que pocos están dispuestos a hacer: cuidar de los perros de la alianza, vigilar que los caballos estén en buenas condiciones para cabalgar, asegurarse de que los cerdos y las ovejas no se desmandan… y meter en cintura a cualquiera de esos animales que se muestre reacio. Olaf sabe usar muy bien una inquietante porra que lleva siempre al cinto, y aunque algún otro grog ya se ha encontrado con algún perro matado a porrazos en un rincón del patio, la verdad es que sus métodos funcionan.

De hecho, los magi parecen apreciar a Olaf, al que incluso llevan en algunas misiones en las que prevén encontrarse con algún tipo de animal salvaje. En más de una ocasión, Olaf ha regresado de esas misiones luciendo una nueva piel animal para resguardarse del frío, lo cual solo provoca aún más escalofríos en los demás habitantes de la alianza.

Consejos de interpretación: Debes imponer tu voluntad intimidando a los que te rodean, y como tu aspecto no te ayudará, deberás hacerlo mediante tu voz. Habla de forma brusca constantemente, ladra órdenes, trata a las personas como tratas a los animales, como si fueras tú el que debe mandarles de forma natural. Llévate la mano a la porra cuando necesites reafirmar aún más tu autoridad, pero no olvides nunca que estás donde estás porque los brujos de este lugar te lo permiten, y un paso en falso podría obligarte a volver al frío camino.

Idea para historia: Durante una de las expediciones en las que Olaf acompaña a los magi de la alianza, estos se adentran en una regio feérica habitada por criaturas animales antropomórficas que hablan idiomas extraños, y solo la participación de Olaf les permite comunicarse con ellas. Sin embargo el domador trata con desprecio y agresividad a una de ellas que, indignada, le hechiza con una maldición: al salir de la regio Olaf se da cuenta de que ya no puede comunicarse con ningún animal. No solo eso, sino que es incapaz de expresarse con palabras, lo único que sale de su boca son gruñidos y sonidos guturales. ¿Qué hacen los magi? Olaf es un grog incómodo pero muy útil, si quieren levantar la maldición sin duda será necesario como mínimo una disculpa por su parte ante la criatura y probablemente algún tipo de compensación en la que deberán colaborar todos. Pero… ¿realmente vale la pena?

Olaf el domador

Características: Inteligencia +1, Percepción +1, Presencia -2, Comunicación +2, Fuerza +2, Vitalidad +2, Destreza 0, Rapidez -1
Tamaño: 0
Edad: 30 (30)
Decrepitud: 0
Informidad: 0 (0)
Virtudes y Defectos: Empatía Animal, Maña con Manejo de Animales, Voluntad de Hierro; Infame, Ira, Tuerto
Rasgos de personalidad: Insensible +2, Cruel +3, Calculador +1
Reputación: Asesino despiadado 4
Combate:
Esquiva: Ini: -1, Ata –, Def+3, Daño —
Porra: Ini: -1, Ata +6, Def +4, Daño +4
Puñetazo: Ini: -2, Ata +3, Def +2, Daño +5
Aguante: +3
Niveles de fatiga: OK, 0, -1, -3, -5, Inconsciente
Penalizaciones por heridas: -1 (1-5), -3 (6-10), -5 (11-15), Incapacitado (16-20), Muerto (21+)
Habilidades: Atención 3 (buscar), Atletismo 2 (resistencia), Cazar 3 (seguir rastros), Conocimiento de Área 2 (animales), Don de Gentes 1 (habitantes de ciudad), Embaucar 2 (mentir a la autoridad), Empatía Animal (perros) 4, Lenguaje Materno 5 (dar órdenes), Manejo de Animales 5+2 (perros), Negociar 2 (vendedor duro), Pelea 4 (porra), Sigilo 2 (áreas naturales), Socializar 3 (beber en grandes cantidades), Supervivencia 1 (resguardarse)
Equipo: Armadura de pieles (Protección 1), porra, arreos, correas y riendas diversos
Carga: 0 (2)

 
2 comentarios

Publicado por en 5 noviembre, 2020 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

2 Respuestas a “Noviembre hermético (V): Olaf el domador

  1. Kuni Mizomura

    5 noviembre, 2020 at 10:25 am

    La combinación del personaje y la idea de historia que has facilitado supone, sin lugar a dudas, un dilema interesante para los jugadores. Me gustaría haber montado en mesa esta historia antes de que mis jugadores lean tu blog, cosa imposible de conseguir.
    Y, como no puede ser de otra manera, pondría la guinda algún tiempo después, cuando otro habitante de la alianza se encontrase en una situación análoga, pero con la diferencia de que el habitante en cuestión no fuese tan útil para los magi.
    ¿Qué repercusiones habría en la moral de la turba si el segundo implicado no recibe el mismo trato que el primero? (Intento ser bueno, pero no me sale)

     
    • Teotimus

      5 noviembre, 2020 at 10:34 am

      Sin duda es un personaje que plantea dudas morales y éticas, así como prácticas. Algunos magi serán ajenos a la antipatía que pueda despertar entre el resto de la alianza: si Olaf les es útil, harán lo posible por salvarle. Según la catadura de los magos, otros incluso podrían deshacerse sin más de él, perdida su utilidad, lo cual sería casi de justicia poética. Un dilema interesante en mesa, sin duda.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: