RSS

Noviembre hermético (XXVI): El túmulo feérico de Cormac

27 Nov

Los magi de la Casa Merinita son extravagantes y casi incomprensibles para la mayoría de sus sodales. Muchos de esos magi acaban aceptando como normales situaciones o eventos que desconcertarían por completo a los miembros de otras Casas, llegando a tomar decisiones que parecen insólitas. Como por ejemplo, decidir establecer sus laboratorios en Auras Feéricas en lugar de en Auras Mágicas, como es habitual. Esto es algo no excesivamente inusual en la Casa, donde muchos magi obtienen, por su magia innata, el mismo beneficio de un Aura que de otra. Lo que no es tan normal es que esos laboratorios se encuentren en sitios tan pintorescos como el del laboratorio de Cormac, un magus del Tribunal de Hibernia muy dado a viajar transitando caminos que no siempre discurrían por el mundo que todos conocemos.

Aclimatado por completo a la compañía de las criaturas feéricas, a las que soportaba bastante mejor que a sus compañeros herméticos, Cormac tomó un día una de esas decisiones insólitas: trasladar su laboratorio fuera de su alianza… hasta un túmulo feérico no muy lejos de allí, que al mismo tiempo era su vía de acceso principal a esos caminos sobrenaturales que con tanta naturalidad recorría. Tras alcanzar un pacto con el señor feérico del túmulo, un enorme troll de aspecto aterrador pero carácter afable, Cormac pudo cumplir su objetivo y establecer su lugar de trabajo hermético en un sitio que el resto de sus sodales no se atreverían ni a visitar, y con razón: el túmulo era básicamente un promontorio de tierra cubierta de césped cuya entrada estaba aparentemente cegada por un derrumbamiento. Solo Cormac y los habitantes feéricos del lugar conocían la forma de acceder a su interior, realizando un antiguo ritual para moverse entre fronteras.

Pero la entrada al interior del túmulo es casi lo menos extraño del laboratorio. Una vez dentro, el visitante se encuentra en un enorme espacio sumido en una eterna iluminación crepúscular cuyo origen es imposible de determinar. No se aprecia ninguna pared ni límite, pese a que el montículo exterior apenas tiene 10 metros de longitud, y quien no ha estado nunca aquí tiene la insidiosa sensación de que podría perderse aquí y no volver a encontrar la salida jamás. Por otro lado, el techo es sorprendentemente bajo: apenas llega a los dos metros. Cormac, que conoce mejor las características del lugar que el visitante casual, ha aprovechado ese espacio aparentemente ilimitado para instalar un laboratorio sencillo pero espacioso, donde todo está cuidadosamente ordenado… al menos siempre que el lugar no recibe la visita de las abundantes e impredecibles criaturas feéricas que utilizan el túmulo como vía de paso para sus idas y venidas. Curiosamente, algunas de esas criaturas son bastante grandes pero no parecen tener problemas para moverse en un espacio con tan poca altura.

El laboratorio no es perfecto para Cormac, ni mucho menos: el hecho de que no tenga paredes discernibles complica bastante ciertos tipos de magia, y después de un tiempo también ha tenido que instalarse definitivamente aquí, después de unos meses de constantes viajes de ida y vuelta a su alianza. Dormir en un lugar así inquietaría a cualquiera, pero el Merinita se siente casi reconfortado. Además, el Aura Feérica es potente, más que en su alianza original, y poco a poco Cormac va trabando una buena relación con varias de esas criaturas viajeras que van y vienen por el interior del túmulo. ¿Tal vez en un futuro no muy lejano recoja todos su bártulos y decida irse con alguna de ellas a lugares aún más extravagantes?

  • Características: Tamaño +1, Calidad General +1, Seguridad -3, Salubridad -2, Perfeccionamiento 0, Mantenimiento -2, Informidad +3, Estética -4
  • Especializaciones: Experimentar 1, Inventar hechizos 1
  • Virtudes y Defectos: Espacioso, Ilimitado, Ingredientes Feéricos, Sumamente Organizado, Vivienda; Iluminación Defectuosa, Oculto, Techos Bajos, Vía de Paso
  • Rasgos de Personalidad: Caprichoso +2
  • Reputación: Frontera entre mundos +3
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: