RSS

Noviembre hermético (XXIV): El laboratorio viviente de Pertinax

26 Nov

La Casa Tytalus siempre ha sido conocida por no respetar demasiado las leyes ni la moral, sean estas herméticas o de la más elemental humanidad. Sin embargo, también se caracteriza por una perseverancia y una determinación que no tiene parangón en ninguna de las demás Casas, salvo tal vez los Tremere. Esos dos factores se combinan en el caso particular de Pertinax, un mago Tytalus del Tribunal de Normandía. Pertinax pertenece a Exspectatio, una alianza íntegramente formada por magi Tytalus en los montes Arreé, en Bretaña. Los diferentes magi de la alianza son un curioso catálogo con lo mejor y lo peor de la Casa, pero se caracterizan por no inmiscuirse demasiado en los asuntos de los demás. Cada uno ocupa una de las espaciosas plantas en las torres que forman la alianza, dedicándose a sus cuestiones. Por eso cuando Pertinax empezó a experimentar con hechizos de Mentem usando como especímenes a algunos lugareños de la región, casi todos los miembros de la alianza miraron hacia otro lado, centrándose como siempre en sus propios asuntos.

Por desgracia, los experimentos de Pertinax con uno de los lugareños salió especialmente mal, provocando un terrible accidente de laboratorio que acabó causando la muerte del desdichado y sumiendo a Pertinax en un Crepúsculo. Al salir de él, el magus se dispuso a reemprender sus labores herméticas, pero entonces se dio de bruces con una novedad de lo más desagradable: la magia liberada por su experimento fallido había acabado con el cuerpo de su “paciente”, pero había transportado su mente a la estructura del laboratorio propiamente dicho. En otras palabras, su laboratorio había cobrado conciencia… y era una conciencia que no estaba nada contenta, como pronto descubrió el Tytalus cuando empezó a sufrir todo tipo de fenómenos paranormales y accidentes menores en los días posteriores.

Pero los Tytalus nunca se rinden y consiguen adaptar cualquier situación a su propia visión del mundo. Y eso es lo que hizo Pertinax: convertir esa molesta presencia en un desafío al que se dedicaría en cuerpo y alma, tratando de utilizar a aquel nuevo y sorprendente “rival” para mejorar su capacidad como mago, incluso como ser humano. Desde entonces ha convertido ese conflicto con su propio laboratorio en un apasionante juego en el que nunca sabe qué va a encontrarse al día siguiente cuando se levante, lo cual no es sino un estímulo para él. La mente tras el laboratorio se empeña en hacerle la vida imposible: hace volar objetos por el aire, mueve elementos de sus experimentos sin previo aviso, derrama tinteros o deteriora ingredientes de forma acelerada. Pertinax responde siendo especialmente meticuloso, adquiriendo equipamiento y herramientas de buena calidad que le permitan superar esos obstáculos, y aprendiendo constantemente en el proceso. Cuantos más accidentes sufre Pertinax, más aprende el magus, y más se frustra la mente-espíritu que habita en el laboratorio ante su tenacidad.

Aunque los efectos de la presencia se notan en todo el laboratorio, son especialmente intensos en el potro de tortura donde falleció el poseedor original de la mente que ahora ocupa el laboratorio. Por algún efecto secundario del accidente original, el potro parece oscilar entre la realidad y la ilusión en función del humor de la mente-laboratorio. Para Pertinax era una de sus herramientas más importantes, pero ahora el magus nunca sabe cuándo podrá obtener un beneficio real de sus actividades sobre él o cuándo sufrirá un accidente causado por su carácter ilusorio…

Nadie sabe cómo acabará el juego. Los compañeros de alianza de Pertinax son conscientes de que algo extraño ocurre en su laboratorio, donde los accidentes son inusualmente habituales, pero el Tytalus no les ha dicho nada. Es un asunto que quiere resolver él personalmente. ¿Qué Tytalus sería si no pudiese superar un desafío así? Trasladarse a otro laboratorio sería demasiado fácil. Derrotar a su oponente echando abajo el laboratorio, impensable. No, Pertinax sabe que se encuentra sumido en un formidable duelo de voluntades. Y está decidido a que la que salga vencedora sea la suya.

  • Características: Tamaño 0, Calidad General +1, Seguridad -3, Salubridad 0, Perfeccionamiento 0, Mantenimiento +3, Informidad +3, Estética +2
  • Especializaciones: Encantar objetos 1, Experimentación 2, Extraer vis 1, Imaginem 1, Mentem 2, Muto 2
  • Virtudes y Defectos: Consciente, Distintivo Menor (potro de tortura), Equipamiento de Calidad, Herramientas de Calidad; Caótico, Deficiencia Oculta, Ilusión Menor (potro de tortura)
  • Rasgos de Personalidad: Vengativo +3
  • Reputación: Falsamente acogedor +2
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: