RSS

Noviembre hermético (XXIII): El monolito de Chernobog

26 Nov

En los confines más septentrionales y fríos del Tribunal de Novgorod, más allá de las tierras livonias, y entre los dos descomunales lagos llamados Ládoga y Onega, se encuentra un páramo desolado cuya tierra se pasa cubierta de escarcha la mayor parte del año. Pocos lugareños se atreven a visitarlo ni aunque sea de paso, pues en el corazón del páramo, más allá de los cerros pelados y los raquíticos árboles que lo salpican, se eleva un gran monolito de piedra oscura de casi cuatro metros de altura. Erigido en tiempos inmemoriales, cuando el dios cristiano no era ni siquiera una noción en estos lares, el monolito está cubierto de extraños símbolos procedentes de un alfabeto desconocido, entre los que hay intercaladas toscas representaciones de batallas primitivas, escenas sangrientas y terribles sacrificios. Los más viejos del lugar aún hacen el gesto del mal de ojo e invocan la protección de Svarog cuando les hablan del monolito. Pues aunque los jóvenes de hoy en día creen que son cuentos de viejas, ellos sí que recuerdan lo que les contaban sus abuelos, y a estos a su vez les contaron sus abuelos, y así sucesivamente, hasta remontarse muchas décadas en el pasado: que el monolito fue en tiempos el principal lugar de adoración del terrible Chernobog, el dios loco, la divinidad de la destrucción y la oscuridad más primordial de la mitología eslava.

Pocos son los que recuerdan hoy a Chernobog, y menos aún los que le adoran, pero por insólito que parezca, uno de ellos pertenece a la Orden de Hermes. Su nombre es Oleg Ekimov y es un koldun, uno de los escasos sacerdotes paganos que aún adoran a los dioses oscuros de estas tierras en los tiempos que corren. Oleg fue un caso insólito en la Orden, pues fue adiestrado en las Artes herméticas cuando ya tenía más de veinte años en la alianza de Los Mil Lagos, unos cientos de kilómetros al sur, como parte de un complejo plan con el que los magi locales pretendían congraciarse con los hoscos lugareños. Aceptado en la Casa Ex Miscellanea para que pudiera conservar su particular idiosincrasia, no tardó den cansarse de los hábitos civilizados de los “brujos del sur”, como los llamaba, y pronto abandonó la alianza. Desde entonces ha viajado por todo Novgorod, pero acude puntualmente a todos los Tribunales, aunque solo sea para garantizar la protección de la Orden. Su figura sucia y desaliñada, vestida con harapos y luciendo siempre una poblada barba enmarañada, es una imagen perfectamente reconocible por muchos magi de Novgorod.

Oleg era originalmente un sacerdote de Perun, el dios de la guerra eslavo. Sin embargo, durante uno de sus viajes atravesó el páramo en cuestión y sintió una poderosa atracción hacia el monolito. Allí tuvo una intensa visión en la que se le apareció un hombre oscuro y primitivo, armado con un hacha y manchado de sangre, que le pedía, no, más bien le exigía, que reviviera su culto y trajera de nuevo a sus creyentes hasta el monolito. Reconociendo de inmediato a la figura como Chernobog, Oleg, profundamente afectado por la visión, decidió cambiar de deidad y pronto estableció su morada a los pies del monolito. Centrado únicamente en la misión que le había encargado el oscuro dios, no se preocupó demasiado de seguir los cánones herméticos habituales. Más bien al contrario: el laboratorio de Oleg pondría los pelos de punta a cualquier magus hermético, pues apenas es reconocible como tal. Consta de una serie de formaciones de pequeña piedras y ramas dispuestas alrededor del monolito que solo una mirada experta reconocería como construcciones arcanas para congraciarse con los espíritus. Aquí y allá hay tiradas herramientas oxidadas, cuchillos viejos y pequeñas estatuillas de tosca piedra que representan a diversas figuras. En alguna oquedad bajo un gran canto rodado cercano, Oleg guarda los pocos ingredientes valiosos (es un decir) que usa en sus ceremonias en honor a Chernobog, pero incluso estos los guarda en pequeños saquitos raídos y sucios. Si a eso añadimos que no hay absolutamente ninguna marca que lo identifique como el laboratorio de un magus, cuesta creer que ningún miembro de la Orden reconociera este lugar como la morada de uno de sus sodales. Cuesta incluso creer que alguien pueda sobrevivir en un entorno así, pues todo el lugar está expuesto al atroz clima de estas latitudes, y el lugar donde duerme Oleg, apena un chamizo de madera desvencijado, no le protege demasiado de esas inclemencias. Pero su fe en Chernabog le sustenta en todo momento.

Sin embargo, Chernobog no quiere seguidores que le adoren. Él quiere sangre, vidas humanas cercenadas. Y Oleg se las da. Todo empezó un día en el que el magus tuvo un vívido sueño en el que Chernobog le exigía una vida humana. Aterrado pero fascinado por la experiencia, Oleg secuestró a un viajero solitario que cruzaba los páramos y no dudó en sacrificarlo al pie del monolito, que frotó con la sangre de la víctima. A los pocos instantes, vio aparecer ante él una figura etérea, similar a la que había visto en sueños, y que había protagonizado la visión que tuvo el primer día que visitó el monolito. La figura, sin duda Chernobog, estaba complacida con los actos de su koldun, y le otorgó un regalo en forma de conocimientos oscuros y olvidados. Desde entonces, Oleg ha seguido sacrificando a desdichados que viajaban en solitario por los páramos, obteniendo siempre lo que él llama la “bendición de Chernobog”.

Pero con cada muerto, con cada sacrificio, Oleg va perdiendo un poco más la cordura. La parte lúcida de su mente, cada vez más pequeña, se pregunta qué pasaría si sus sodales descubrieran lo que está haciendo. Una Guerra de Magi sería probablemente el resultado. Pero él contaría con Chernobog a su lado…

  • Características: Tamaño 0, Calidad General -4, Seguridad -2, Salubridad -7, Perfeccionamiento 0, Mantenimiento +2, Informidad +2, Estética -8
  • Especializaciones: Creo 2, Perdo 5, Vim 7
  • Virtudes y Defectos: Construcción Propicia, Distintivo Mayor (monolito), Guardián Mayor, Lugar de Leyenda; Al Raso, Calefacción Deficiente, Entorno Repugnante, Gran Foco, Herramientas de Mala Calidad, Sacrificios, Sin Marca de Sanctum, Sucio, Vulnerable
  • Rasgos de Personalidad: Oscuro +3
  • Reputación: Desolación aterradora +4
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: