RSS

Noviembre hermético (XV): La escribanía de Fulgencio

19 Nov

¿Qué loco deseo de poder, de protagonismo, de extravagancia, lleva a un mago a convertir su laboratorio en un lugar lleno de extraños ingenios, construcciones inverosímiles e ingredientes indescifrables? Fulgencio de Guernicus jamás lo entenderá. Para él la vida es mucho más sencilla, y por lo tanto, la vida en su laboratorio también lo es: consiste en realizar toda una serie de tareas cotidianas, tan rutinarias como seguras. Y escribir, claro. Escribir mensajes, epístolas y cartas. Escribir nuevos códices con regulaciones herméticas y decisiones tomadas en el Tribunal. Escribir tractati y, si el tiempo lo permite, también alguna que otra summa. No es de extrañar que Fulgencio sea conocido en todo el Tribunal de Roma como un Quaesitoris tremendamente aburrido y predecible. Sin embargo, es precisamente eso lo que le hace tan preciado para sus compañeros de Casa: lejos de la intensa actitud de Hoplitas, investigadores y otros Guernicus de acción, Fulgencio siempre está dispuesto a encargarse de las tareas aburridas de todo Quaesitor, el “papeleo”, que a él le resulta fascinante. Que los demás viajen por Europa, interroguen a sospechosos, husmeen por doquier buscando huellas. Él se quedará en su acogedor laboratorio y se dedicará a escribir, iluminar y anotar. Porque nadie lo hace mejor que él.

El laboratorio de Fulgencio se encuentra en la mismísima domus magna de los Guernicus, Magvillus, Aunque no forma parte de la élite de esa poderosa alianza, el magus sí que se beneficia de su acomodada situación, y cuenta con un laboratorio que, aunque no cuenta con ningún elemento extravagante o llamativo, tampoco carece de comodidades. Situado en la segunda planta de una de las torres elevadas mágicamente por los Quaesitoris hace siglos, el laboratorio se divide en dos espacios claramente diferenciados: por un lado está el estudio, que ocupa una sala tan grande como el laboratorio principal, y donde Fulgencio expone sus mejores creaciones: sus libros. No se trata en absoluto de una biblioteca, sino realmente de un lugar que llena de orgullo a Fulgencio, por las pequeñas maravillas que tiene allí abiertas, para que los visitantes puedan observar su delicada caligrafía, sus detallistas miniaturas e incluso alguna que otra resonancia en el caso de los volúmenes más valiosos. Al fondo del estudio, en una mesa separada de gran tamaño, se encuentran los pergaminos y plumas que usa Fulgencio, así como los ingredientes de las diferentes tintas que crea utilizando el cercano Mortero Manipulador. La estancia está ocupada casi constantemente por Filippo, un diligente bibliotecario que no solo mantiene en estado impecable el estudio/taller, sino que también hace de encuadernador en sus ratos libres.

El laboratorio cercano cuenta con una construcción tan impecable como el estudio y está igual de ordenado que este. El lugar está iluminado por numerosas lámparas y linternas que ofrecen una constante claridad a Fulgencio en su trabajo. Sobre otra mesa reposa una gran losa cubierta de cera en la que el magus practica su caligrafía y prueba sus tintas con un delicado estilo que usa a modo de pluma. Filippo tiene el acceso restringido al laboratorio, pero no prohibido: de hecho, el magus tiene tal confianza en él que le permite unas libertades que no le permitiría ni siquiera a un aprendiz. Solo hay un elemento que el bibliotecario no puede tocar: la losa encerada, que el Guernicus se reserva para él. Es el único motivo que en ocasiones provoca una leve discusión que interrumpe el plácido silencio que reina habitualmente en el laboratorio de Fulgencio.

  • Características: Tamaño +1, Calidad General 0, Seguridad +2, Salubridad +1, Perfeccionamiento +1, Mantenimiento +1, Informidad 0, Estética +6
  • Especializaciones: Creo 1, Imaginem 1, Mentem 1, Textos 4
  • Virtudes y Defectos: Construcción de Calidad, Distintivo Menor (encerado), Estudio, Impecable, Iluminación de Calidad, Sirviente
  • Reputación: Impoluto +3

Objeto Mágico: Mortero Manipulador

Este mortero de gran tamaño está hecho de cerámica blanca, y tiene una mano hecha de mármol macizo que está encantada para triturar y combinar los diferentes ingredientes que se encuentren en su interior para crear tinta de diferentes texturas y colores. El mortero solo está encantado para manipular los ingredientes, pero no tiene capacidad para saber si estos están combinados en su proporción correcta, de lo cual se encargan Fulgencio o Filippo. Por lo tanto, para alguien que no tenga un conocimiento mínimo sobre escritura, el objeto resultará inútil. Sin embargo, en manos de un experto con acceso a los ingredientes adecuados, puede crear tintas de colores brillantes e intensos, como las que alcanzan elevados precios en los mercados de la Europa Mítica.

El Mortero está encantado con el efecto Preparar el Fluido Imperecedero, que añade +1 a la Especialización de Textos del laboratorio de Fulgencio.

ReHe (Te, Aq) Base 1, +1 Toque, +2 Grupo, +4 niveles (12 usos al día), Nivel total 8

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: