RSS

Noviembre hermético (XII): La casa de fieras de Jeanne La Louve

17 Nov

En el extremo oriental del Tribunal de Provenza, no muy lejos de las primeras estribaciones de los Alpes, se encuentra un idílico valle al que no conduce ningún camino, y que pocos viajeros descubren por casualidad. Allí, en lo alto de una ladera de suave ascenso, cubierta de flores silvestres que en verano cobran vívidos colores y en invierno se vuelven de una belleza pálida, se encuentra una curiosa estructura, una casa de sólida madera cuya fachada está tallada con diferentes grabados de motivos animales, y cuya entrada principal y ventanas están reforzadas con fuertes barrotes de hierro. La estructura está rodeada de numerosos postes donde hay talladas efigies animales y de los que cuelgan todo tipo de hierbas secas, flores y enredaderas. No es inusual que el viajero se encuentre con alguna criatura rondando por el pequeño vergel que rodea la estructura, y no se puede decir precisamente que todos los animales sean los que uno podría esperarse en una zona así: hay lobos, zorros y algún que otro jabalí, sí… pero también felinos exóticos, pájaros de vistosos colores procedentes de África y criaturas aún más insuales.

El motivo de la presencia de esta extraña fauna se descubre cuando se accede al interior de la curiosa estructura, pues este no es otro que el laboratorio de Jeanne La Louve, una maga Bjornaer que hace ya años que decidió vivir en solitario y en comunión con sus hermanos animales para buscar la armonía con su Bestia Interior (una loba, claro) en medio de la naturaleza. Reacia a seguir preceptos filosóficos básicos de su Casa desde que era una aprendiz, Jeanne decidió romper ideológicamente con el grueso de sus sodales y poco después de superar su Desafío se independizó en solitario, buscando un lugar donde pudiera cumplir su objetivo. Encontró ese lugar aquí, en esta idílica zona alpina, donde pronto levantó una gran choza en la que podría continuar sus estudios. Renunciando al aspecto más ordenado y sosegado de otros laboratorios, la Loba tuvo claro desde el principio que debía compartir su vida con otros animales: así, creó en su interior un pequeño recinto donde sus hermanos podrían morar, invitados por la propia Jeanne a acercarse a ella por voluntad propia, y nunca capturados o aprisionados. Poco a poco, algunos animales de la zona fueron acercándose al lugar, atraídos por la extraña humana capaz de convertirse en alguien como ellos: primero fueron los lobos, hermanos de sangre de Jeanne. Luego los zorros, los venados y los jabalíes. Pronto, el interior del laboratorio de Jeanne era un lugar en el que se oían más los gritos, aullidos y graznidos de los amigos de la maga que las voces humanas que uno podría esperar en este lugar.

Jeanne tuvo que ampliar pronto ese redil que había creado en su interior, hasta que casi ocupó más de la mitad del laboratorio, pero eso no le importó en absoluto: era lo que sus hermanos necesitaban, libres siempre de entrar y salir como les pluguiera. Incluso trajo nuevos animales, nativos de otras regiones, cuando regresaba de sus viajes: felinos exóticos, reptiles inquietantes e incluso criaturas más inusuales. También se dio cuenta pronto de que necesitaba ayuda para evitar que algunos de sus invitados de personalidades más extravagantes causaran daños al laboratorio o a otros de sus ocupantes. Para ello recurrió a Vanaut, un tosco montañés mudo que había vivido toda su vida en una zona más elevada de los Alpes, y que tenía una empatía natural con todo tipo de animales, con los que se comunicaba perfectamente con gruñidos y gestos. El montañés resultó ser el complemento ideal, tan discreto como poco entrometido con los estudios de la maga, a cuyo Don parecía extrañamente inmune. Pronto, Jeanne confiaba tanto en él que le dejaba al cargo del laboratorio y todos sus ocupantes cuando tenía que realizar algún viaje.

Sin embargo, la presencia constante de tantos animales también ha tenido un precio sobre el laboratorio a nivel general, pues está siempre bastante sucio y desordenado. No es algo que preocupe demasiado ni a Jeanne ni a Valnaut, ya que ambos se preocupan más de que el redil tenga paja y comida dentro que de estar cómodos ellos mismos cuando se encuentran en la estructura. También tuvo que reforzar entrada y ventanas para evitar desperfectos inesperados, pero nunca para evitar la entrada o salida de los animales. La maga también ha desarrollado una paciencia aparentemente infinita ante las constantes ocasiones en que se encuentra alguno de sus ingredientes mordisqueados, rotos o dañados de alguna forma por alguno de sus hermanos animales. En esas ocasiones, la maga aspira profundamente, sonríe y luego intenta arreglar el desaguisado, o le pide ayuda a Vanaut para hacerlo. El montañés se comporta siempre como un corderito a su lado, y la maga está empezando a preguntarse si no hay algún sentimiento en su rudo compañero que le ha pasado desapercibido hasta ahora…

  • Características: Tamaño +1, Calidad General -2, Seguridad -1, Salubridad +1, Perfeccionamiento 0, Mantenimiento 0, Informidad 0, Estética +1
  • Especializaciones: Animal 6, Mentem 1, Perdo 1
  • Virtudes y Defectos: Defensas, Distintivo Menor (Redil Animal), Entorno Idílico, Parque Zoológico, Sirviente; Ingredientes Pésimos, Pequeño Foco, Sucio
  • Reputación: Edén +1

Vanaut, montañés mudo

  • Características: Int 0, Per +1, Pre -1, Com -1, Fue +1, Vit +2, Des +2, Rap +1
  • Tamaño: 0
  • Edad: 24 (24)
  • Decrepitud: 0
  • Virtudes: Empatía Animal, Guerrero, Indiferente al Don
  • Defectos: Mudo
  • Rasgos de Personalidad: Optimista +2; Enamoradizo +2; Ingenuo +1; Rencoroso +2
  • Habilidades: Arcos 2 (arco corto), Atención 3 (alerta), Atletismo 3 (saltar), Cazar 2 (rastrear), Conocimiento de Área: Alpes franceses 3 (geografía), Empatía Animal 5 (lobos), Manejo de Animales 4 (lobos), Nadar 2 (largas distancias), Pelea (daga) 3, Sigilo 2 (zonas naturales), Supervivencia 3 (montañas), Tallar Madera (figuritas) 2
  • Combate:
    • Daga: Ini +1, Ata +8, Def +5, Daño +4
    • Arco corto: Ini -1, Ata +8, Daño +7
    • Lanza corta: Ini +2, Ata +8, Def +5, Daño +
  • Aguante: +3; Esquiva: +4
  • Equipo: Daga, lanza corta, arco corto. ropa acolchada
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: