RSS

Noviembre hermético (X): El laboratorio aéreo de Profugus

16 Nov

Hay magi dentro de la Orden de Hermes con inquietudes que les llevan a moverse constantemente, a viajar y descubrir los maravillosos paisajes que oculta la Europa Mítica. Algo que a priori debería ser incompatible con la persecución, pausada y sedentaria, de los estudios que caracterizan a los magi que forman la Orden. Un dilema de complicada solución para algunos, pero no para Profugus de Mercere, un magus procedente de un privilegiado linaje nativo del Tribunal de Stonehenge que, envidioso de la capacidad de movilidad de los Boinas Rojas,y negándose a renunciar también a sus estudios herméticos, ideó un extravagante plan cuya realización requeriría buena parte de sus recursos mundanos y mágicos: crear un laboratorio volante.

La ejecución de su plan fue complicada: tuvo que contratar los servicios de un Verditius especializado en la magia de Terram para que encantara una enorme roca de casi 30 metros de diámetro que Profugus había extraído del suelo con la ayuda de otros magos de su Casa. Sobre la piedra árida y estéril elevó mágicamente una torre de perfecta arquitectura en cuyo interior establecería su laboratorio, algo más baja pero también más ancha que las creadas por otros magi herméticos, pero íntegramente consagrada a sus estudios. A pocos metros de la torre, usó un hechizo menor para crear otra torre más pequeña donde tendría su morada.

Cuando Profugus vio cómo el Verditius completaba su encantamiento y la enorme roca se elevaba por primera vez unos centímetros por encima del suelo, él también sintió cómo su espíritu flotaba hacia los cielos. Su sueño por fin se haría realidad. ¿Qué importaba que hubiera contraído importantes deudas para hacerlo? Pronto, Profugus surcaba los cielos como siempre había querido, visitando los lugares más diversos de la Europa Mítica. Pronto aprendió a evitar los centros urbanos más grandes, a volar sobre todo de noche y a posar su roca periódicamente para reavituallarse. Pero en las últimas décadas no ha dejado en ningún momento de viajar, y su laboratorio no ha dejado de crecer y cambiar gracias a esos viajes.

Dividido en dos pisos de perfecta planta cuadrada bastante espaciosos, lo primero que ven los privilegiados visitantes invitados a visitar a Profugus es el enorme mapa que ocupa toda una de las paredes de la planta inferior. Tejido como un tapiz, el mapa mide 6 x 6 metros y, además de ser una obra maestra artística, representa buena parte de la Europa Mítica con exquisito detalle: en él aparecen representados los rasgos geográficos más conocidos del continente, así como las fronteras entre algunos de los reinos más grandes. Profugus actualiza constantemente el tapiz, que además está encantado con el hechizo La Búsqueda Implacable (ver Ars Magica 5ª Edición, pág. 201). Su tamaño es tan grande que sobrepasa de hecho la pared sobre la que está colocado, tapando algunas piezas cercanas del equipo de laboratorio del magus.

La segunda planta del laboratorio está dominada por una pequeña balconada que mira al exterior, y que Profugus utiliza como observatorio durante sus viajes. Allí fue también donde el Verditius instaló un pequeño pedestal con una piedra magnética que permite controlar el movimiento de la roca sobre la que se encuentra el laboratorio, de manera que el magus pasa mucho tiempo aquí cuando está volando. Pero las elevadas altitudes que alcanza la roca para mantenerse lejos de la vista de la superficie hacen que los fríos vientos también se cuelen a través de las rendijas de la balconada, lo que hace que la temperatura en el interior del laboratorio sea siempre bastante baja y algunos de sus elementos y herramientas se deterioren rápidamente.

Pero cumplir su sueño de viajar por toda la Europa Mítica no es algo exento de riesgos, como bien ha descubierto Profugus. En más de una ocasión ha tenido algún pequeño accidente al errar en sus cálculos de movimiento, chocando con algún rasgo geográfico y provocando algún daño menor a la estructura. Recientemente tuvo uno de estos accidentes, especialmente aparatoso, en el que la roca voladora rozó una ladera montañosa provocando un pequeño desprendimiento cuyos fragmentos impactaron contra la torre del mago, abriendo un considerable boquete y causando serios daños. Profugus aún no ha tenido tiempo de realizar las reparaciones pertinentes, puesto que debería posar la roca cerca de algún centro urbano donde pudiera adquirir el material necesario para hacerlo. ¿O tal vez realice una visita a alguna de las alianzas cercanas durante sus viajes y pida ayuda allí?

  • Características: Tamaño 0, Perfeccionamiento 0, Calidad General -4, Mantenimiento +4, Seguridad -5, Informidad +2, Salubridad -1, Estética +5
  • Especializaciones: Auram 6, Experimentación 1, Intellego 6, Rego 1
  • Virtudes y Defectos: Construcción de Calidad, Distintivo Mayor (mapa), Distintivo Menor (balcón), Edificio Dedicado, Volador; Dañado, Expuesto, Gran Foco, Inestable, Mal Aislamiento
  • Rasgos de Personalidad: Volátil +2
  • Reputación: Místico +3
 
1 comentario

Publicado por en 16 noviembre, 2019 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Una respuesta a “Noviembre hermético (X): El laboratorio aéreo de Profugus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: