RSS

Noviembre hermético (XX): El árbol mágico

25 Nov

Trasfondo: En tiempo inmemoriales, todo el centro de Europa estaba cubierto por un vasto bosque primordial, el Bosque Herciniano. El bosque era la manifestación física de un poderoso espíritu que absorbía su energía del Reino Mágico, y al que muchos de los hombres primitivos adoraban como una divinidad. La llegada del progreso, primero en la forma del Imperio romano y más tarde con los sucesivos asentamientos humanos y sus efectos en el ecosistema que les rodeaba, fueron desintegrando poco a poco ese bosque, convirtiendo ese océano de vegetación en pequeñas forestas y zonas aisladas, separadas entre sí por la “civilización”, en las que acabó refugiándose el otrora poderoso espíritu herciniano, desintegrado ahora en diversas manifestaciones menores.

En el siglo XIII aún abundan en Europa bosques con ese carácter mágico y sobrenatural, lugares que el hombre común a menudo rehúye por los peligros que se pueden encontrar en ellos. Muchos de esos bosques están aún habitados y “gobernados” por un espíritu menor descendiente del original, que en muchas ocasiones se manifiesta en el plano mundano con la forma de algún árbol. Y aunque su influencia y poder ha menguado mucho, esos espíritus, esos árboles, aún pueden ejercer un considerable poder sobre zonas específicas del bosque.

Este adversario podría ser uno cualquiera de esos árboles, y por eso su nombre es intencionadamente ambiguo. Según la localización de cada saga, podría ser un abeto, un roble, una encina o cualquier otro árbol que convenga al narrador, pero en todos los casos debería ser un ejemplar especialmente imponente de su especie: más grande y florido de lo habitual, situado probablemente en alguna regio dentro del bosque y rodeado por una poderosa aura mágica. Por lo general el árbol no suele interactuar de forma directa con quienes viajan por el bosque, aunque quienes tienen ánimo hostil o pretenden “civilizar” alguna zona de sus dominios acaban descubriendo (por las malas) que el bosque tiene un protector dispuesto a todo por defenderlo…

Idea para historia: El árbol mágico tiene una única preocupación: mantener la integridad del bosque y sus habitantes. Aun en su estado de letargo habitual, es consciente de que los seres humanos representan un peligro para su subsistencia, y cuando ese peligro aumenta, el árbol reaccionará, aunque sea con lentitud, para ponerle freno. Los magi en concreto podrían ser propensos a despertar su cólera si tienen la mala costumbre de explotar la vis que pueda haber dentro del bosque donde habita el árbol mágico. En este caso no hablamos de una única historia, sino más bien de un adversario que se irá introduciendo progresivamente en la saga: primero será lentamente consciente de que alguien está “explotando” sus recursos, y poco a poco empezará a tomar medidas para evitarlo: primero podría entorpecer el acceso de los enviados por la alianza a recoger la vis, tal vez controlando el clima o protegiendo cualquier posible fuente de vis. Ante la (previsible) obstinación de los magi por alcanzar la vis, podría pasar a medidas más drásticas, tal vez atacando (mediante animales o plantas del bosque) a los intrusos, o incluso poseyendo a alguno de ellos y mandándolos de regreso a la alianza para avisar a los magi de que están jugando con fuerzas que tal vez les sobrepasan.

No hay que olvidar que el árbol no odia especialmente a los personajes y solo protege sus dominios. Si los magi saben resolver el asunto con diplomacia y delicadeza, es posible que pierdan alguna fuente de vis, pero a cambio podrían obtener algún aliado enormemente valioso, o incluso algún refugio, el bosque, al que recurrir en algún momento delicado.

El árbol mágico

Las siguientes estadísticas son un tanto inusuales, pues para su confección se ha utilizado información de Guardians of the Forests combinada con las estadísticas de un árbol animado de Realms of Power: Magic).

  • Poder Mágico: 40 (Herbam)
  • Estación: Otoño/Invierno
  • Características: Inteligencia 0, Percepción -2, Presencia +1, Comunicación n/a, Fuerza +8, Vitalidad +5, Destreza -1, Rapidez -5
  • Tamaño: +5 (variable)
  • Cualidades e inferioridades: Infatigable
  • Rasgos de personalidad: Protector +3, Rencoroso +3, Lento para Tomar Decisiones +3
  • Confianza: 1 (3) 
  • Combate: Rama: Ini +5, Ata +7, Def +1, Daño +10 (estadísticas ajustadas en base al hechizo El Gigante de Madera, ver Ars Magica 5ª Edición)
  • Aguante: +15
  • Penalizaciones por heridas: -1 (1–10), -3 (11–20), -5 (21–30), Incapacitado (31-40)
  • Habilidades: Pelear (rama) 3
  • Poderes:
    • Controlar Clima, 10 puntos, Ini +0, Auram: El espíritu puede alterar significativamente el clima dentro de sus dominios, aunque debe ser algo relativamente adecuado a la época del año.
    • Otorgar Defecto, 5 puntos (menor)/10 puntos (mayor), Ini 0, Vim: El árbol puede otorgar un Defecto específico sobre alguien que lo haya enojado. El Defecto suele ser de Personalidad (Depresivo, Miedo) o físico (Tullido, Tuerto). Puede otorgarlo de forma temporal (en cuyo caso recupera los puntos invertidos al terminar el efecto) o permanente (en cuyo caso pierde definitivamente los puntos de su reserva). 
    • Manifestación, 5 puntos mínimo, Ini +1, Animal o Herbam: El árbol puede manifestar su consciencia en los animales o las plantas del bosque, otorgándoles un Poder Mágico temporal y controlando sus acciones, acelerando su crecimiento, etc. Ver Guardians of the Forests para más detalles.
    • Posesión, 5 puntos, Ini +2, Mentem: El árbol se desprende de una parte de su espíritu para introducirlo en un humano u otra criatura inteligente. Si supera la resistencia de su objetivo, esta queda bajo el control del árbol, que no recuperará los puntos invertidos hasta que termine la posesión. El árbol puede utilizar cualquiera de sus poderes a través de la víctima mientras esté en el bosque, pero una vez sale de este, solo puede usar los poderes y habilidades de la criatura poseída. Una de las pocas formas que tiene el árbol para comunicarse directamente con humanos es poseyendo a uno de ellos.
    • Juramento, 5 o 10 puntos, Ini 0, Vim: El árbol puede imponer el poder de un juramento proclamado de forma solemne entre dos o más grupos, que deben proclamarlo de buena voluntad. Si cualquiera de los que pronuncian el juramento actúan en algún momento en contra de este, sufrirá los efectos de un Defecto (mayor o menor, según los puntos invertidos por el árbol) que se puede perder volviendo a pronunciar el juramento.
    • Presencia, 0 puntos, constante: El árbol es consciente de todo lo que ocurre dentro de los límites del bosque. En esencia, el árbol es el bosque, y está presente simultáneamente en todas partes, aunque puede que su presencia sea más evidente en algunos puntos. 
  • Vis: 8 peones de Herbam, en sus ramas
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre, 2018 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: