RSS

Noviembre hermético (XV): La rosa de Tristán

21 Nov

  • Forma: Una rosa espectral
  • Peones y tipo de vis: 2, Mentem
  • Estación de recogida: En el aniversario de la muerte de Tristán

Tristán y Guinevere estaban perdidamente enamorados. Poco importaba que ella fuera la hija de un noble menor de la región, o que él fuera un simple mozo de caballerizas. De edades semejantes, se habían criado juntos, coincidiendo puntualmente cuando ella visitaba los establos de su padre para elegir un corcel en el que aprender a cabalgar. Él la miraba embelesado, y ella pronto notó lo que significaban esas miradas. Gestos sutiles, encuentros furtivos en la noche… pronto el suyo fue un apasionado romance que nadie más que ellos y unos pocos escogidos conocían. Cada vez que se veían, él cortaba la rosa más delicada del jardín de su señor y se la regalaba a su amada, como muestra de su amor y su fidelidad eternas.

Pero los secretos nunca lo son por mucho tiempo, y pronto uno de los siervos del señor, celoso de la felicidad de Tristán, se enteró de lo que ocurría y se lo reveló al noble. Este montó en cólera y decidió dar un escarmiento a Tristán. Un escarmiento que nunca olvidaría. Apostó a varios guardias en los jardines para sorprenderle en el acto de robar la rosa. El joven, asustado, reaccionó intentando huir, y quiso la fatalidad (o la malicia de los guardias) que acabara muriendo al resistirse a los hombres del noble. Al día siguiente, al enterarse de la muerte de Tristán, Guinevere quedó sumida en una pena inconsolable y, dos días después, se arrojó desde la ventana de su torre, incapaz de concebir un mundo sin su amado.

Eso fue hace más de cincuenta años. Desde entonces, cada noche en el aniversario de la muerte de Tristán, su fantasma aparece de nuevo en el jardín de su señor y corta una rosa que lleva a la tumba de Guinevere, situada en un pequeño panteón familiar que hay en las tierras del noble. La flor, imbuida de su amor fantasmal, brilla con un fulgor azulado espectral durante toda esa noche, antes de marchitarse por completo, como el amor de estos dos desdichados, cuando llega el alba.

La rosa espectral de Tristán contiene dos puntos de vis Mentem si es recogida durante esas horas antes de que se marchite, y mantendrá su fulgor (y su magia) de forma indefinida una vez alejada de la tumba de Guinevere.

Semilla de aventura: Cincuenta años después, la tragedia de Tristán y Guinevere podría estar a punto de repetirse, pero con tintes aún más escalofriantes. La bisnieta del padre de Guinevere está alcanzado una lozana juventud, y es la viva imagen de la desdichada doncella fallecida. Solo dos pares de ojos son conscientes de su parecido: unos son los de Tristán, que ha visto a la joven en uno de sus vagabundeos nocturnos, y la ha confundido con su amada resucitada. Desde entonces, ha intensificado la frecuencia de sus apariciones, provocando el miedo entre muchos de los habitantes del castillo del noble. Los otros ojos son los de Neda, una nonagenaria aya que aún recuerda la belleza de Guinevere y la ha identificado en la nieta. La venerable anciana ha sumado dos y dos ante los fenómenos sobrenaturales que se dan en el castillo, y decide ir a hablar con una amiga suya que sirve a unos extraños sabios en una torre para intentar resolver el problema. ¿Se ha reencarnado realmente Guinevere? ¿Pueden los personajes frenar al fantasma de Tristán? Y lo más importante, ¿harán lo posible por darle un descanso eterno aunque eso suponga perder una potencial fuente de vis?

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en 21 noviembre, 2017 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

6 Respuestas a “Noviembre hermético (XV): La rosa de Tristán

  1. El Guardián del Cofre

    21 noviembre, 2017 at 10:16 am

    ¡Cuán aciagos son los sucesos que dejan una impronta mágica en este triste mundo! Sin duda los jugadores optarán por darle paz a este noctámbulo espíritu, sin reparar en otras consecuencias.

     
    • Teotimus

      21 noviembre, 2017 at 10:18 am

      ¿Sí? ¿Tú crees? Hay magi herméticos capaces de grandes crueldades por un triste peón de vis… 😉

       
  2. luis lobo

    21 noviembre, 2017 at 3:10 pm

    historia sencilla, bonita y facil de llevar, para hacer una buena partida narrativa, con interpretacion,, genial !!! como todas las de este noviembre hermetico, muy buen trabajo, gracias

     
    • Teotimus

      21 noviembre, 2017 at 3:13 pm

      Sí, a veces me complico demasiado y lo que funciona bien con Ars desde el punto de vista narrativo son las historias sencillas.

      ¡Gracias!

       
  3. Aaron Cotarelo

    9 diciembre, 2017 at 6:38 pm

    Buena historia parea cambiar un poco el tercio dde aventuras a amores imposibles.

     
    • Teotimus

      9 diciembre, 2017 at 11:22 pm

      A veces las aventuras más sencillas son las que mejor funcionan…

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: