RSS

Los casos de Faustus (IV): La Reina de Hielo

09 Nov

(Estimados sodales, ante el éxito del primer “caso abierto”, voy a seguir planteando alguno más para poner a prueba vuestros conocimientos leguleyos y vuestras dotes de intuición, aunque veo que vais sobrados de ambos…).

Caso: Tenax de Flambeau denuncia a Hiems de Merinita por atacarle sin justificación previa.

Escenario: Tribunal de Iberia

El caso de los aprendices perdidos se salda con la inevitable entrega del joven Tortinus a Capillus Albus para que sea su nuevo aprendiz. Además, la maestra de Tortinus, Alberta, deberá pagar una multa por el retraso en la entrega, que no pasa de cuatro simbólicos peones de vis Vim, uno por cada temporada de “retraso” (lo que viene a confirmar que incluso los Quaesitoris consideran cuestionable la conducta de Capillus). Sin embargo, se avisa a la Casa Bonisagus para que controle que sus miembros no abusen de este tipo de privilegios, y se pide a Capillus que sea algo más recatado. Mientras tanto, en los mentideros del Tribunal Faustus adivina conversaciones clandestinas en las que se mencionan las temidas palabras “Guerra de Magos”, e incluso hay algún Tremere tan osado (o estúpido) como para proponer que este tipo de cosas se diriman en un Certamen en el futuro. Es, sin duda, un caso que ha levantado ampollas.

Como también amenaza con serlo otro del que es testigo Faustus al día siguiente. En él, Tenax de Flambeau presenta una acusación contra la maga Hiems de Merinita, quien atacó a Tenax justo después de que este atacara (y destruyera) a su vez a una criatura feérica con la que Hiems tenía una relación cordial. Esta fue la secuencia de acontecimientos tal y como se presenta en el Tribunal:

  • Hiems de Merinita tenía una buena relación con la Reina de Hielo, una criatura feérica que habitaba en un bosque cercano, y de la que según parece obtenía algún tipo de beneficio mágico (tangible o intangible) que no especifica.
  • Tenax de Flambeau había tenido tratos previos con la Reina de Hielo pese a no ser de la misma alianza de Hiems. No existen pruebas ni constancia de que esos tratos pudieran vulnerar la cláusula de “No molestar a las hadas” del Código Hermético.
  • A principios de este año, durante un viaje de Tenax a través del bosque, el Flambeau se vio sorprendido por una terrible tormenta de hielo precisamente cuando atravesaba el territorio controlado por la Reina del Hielo.
  • Tenax reaccionó adentrándose en la regio donde habitaba la Reina para vengarse por lo que él consideraba un ataque no provocado del ser feérico. Quiso la fortuna que Hiems estuviera en la regio justo en ese momento, aunque no pudo hacer nada por evitar que el Flambeau destruyera a su amiga feérica.
  • Furiosa, Hiems atacó a Tenax amparándose en la pérdida de inmunidad que este habría tenido por estar cometiendo un delito contra el Código Hermético, el de molestar a las hadas. Tenax sobrevivió al ataque y escapó herido.
  • Aunque ambos magi se habían visto previamente y habían compartido algún roce por sus ideologías diferentes, ninguno de los dos han vuelto a tener contacto desde el día de autos, hasta este Tribunal.

El caso resulta fascinante para Faustus ante las numerosas incógnitas que plantea: ¿estaba justificado el ataque de Tenax contra la Reina, o era una excusa para conseguir su vis? ¿Qué beneficios obtenía Hiems de su relación con la Reina? ¿Tuvo algo que ver la tensa relación previa entre ambos con todo este incidente?

El misterio está servido…

Anuncios
 
5 comentarios

Publicado por en 9 noviembre, 2016 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

5 Respuestas a “Los casos de Faustus (IV): La Reina de Hielo

  1. reiizumi7

    9 noviembre, 2016 at 6:53 pm

    Esto se complica por momentos.

    La primera parte que me preocupa es porqué Tenax consideró que la tormenta de hielo era un ataque hacia su persona.
    ¿Como sabía la Reina de Hielo que iba a encontrarse con Tenax? Quizás tenia un aviso anterior, en ese caso Tenax podría mostrar alguna prueba.
    Si la Reina no sabía que Tenax aparecería, esa tormenta podría significar mil cosas y no solo un ataque hacia él, ¿autodefensa, ya fuera de un desconocido o de otro ataque? ¿una necesidad propia (al fin y al cabo es un ser feérico, a saber que necesidades tiene)? ¿un experimento o incluso uno fallido? Se me ocurren mil razones, ¿porqué Tenax no se planteó ninguna de ellas llegando a la única conclusión que era un ataque y precisamente contra él?

    Por otro lado, la “casualidad” dio a que Hiems estuviera con la Reina en ese momento, esto puede significar desde absolutamente nada (pasaba por allí, eso es muy Merinita), a que Hiems estuviera protegiendo o investigando con la Reina (y de ahí varias opciones del motivo de la tormenta) o hasta ideas más retorcidas en que Hiems y la Reina estaban preparando un ataque contra Tenax ya que existen ciertos roces de ideología, pero eso tampoco es algo raro y menos como para ir más allá.

    Ante la falta de información sobre estos hechos, por la parte de leyes creo que nadie dudará en que Hiems de la casa Merinita puede considerar que perder a la Reina de Hielo, un ser feérico, es parte de su necesidad en los estudios, así que matarla sin previo aviso entorpece gravemente sus estudios, sin contar con la parte de amistad claramente.
    En cambio Tenax, que mató a un ser feérico incumpliendo una ley, no tenia un motivo y pruebas que le respalden para llegar a este hecho.

    Demasiado pronto por ahora para llegar a una conclusión.

     
    • Teotimus

      10 noviembre, 2016 at 12:09 am

      El Quaesitor que representa a la acusación (Tenax) es el celebrado (y conservador) Diurnus, y parece basar buena parte de su argumentación precisamente en esa “casual” presencia de Hiems en la regio justo en el momento en que Tenax estaba cerca. Insinúa, aunque no lo dice claramente, que Hiems tenía alguna cuenta pendiente con Tenax, y al insistir un poco más sale a la luz una vieja rencilla entre ambos magi por una fuente de vis que se disputaban sus correspondientes alianzas, disputa en la que Tenax jugó un papel vital para salir beneficiado. Hiems tendría, pues, motivos para guardarle algún rencor al Flambeau. En cuanto a Tenax, confiesa que actuó por exceso de celo, y que aunque no tenía la certeza de que el ataque fuera mágico o localizado contra él, sus experiencias previas con Hiems y la Reina le llevaron a “cauterizar la herida antes de examinarla”, según sus propias palabras. Sigue sosteniendo que de alguna manera, sabía que era un ataque contra él.

      Sin embargo, la defensora de Hiems, Antona, conocida progresista en Iberia, aduce que efectivamente, la tormenta podría haber sido algo completamente natural. De hecho, anuncia ante el Tribunal haber visitado el bosque en cuestión y no haber podido encontrar trazas de ningún efecto ni Impronta mágicos que le hagan sospechar del uso de magia o poderes feéricos. Su renombre es suficiente para asumir que si no los encontró, es porque no los había. Por lo tanto, según ella Tenax aprovechó la excusa de una tormenta perfectamente natural para obtener una buena cantidad de vis aprovechando la excusa del ataque.

      Para Diurnus, sin embargo, eso no significa nada. ¿Acaso no es Hiems una Merinita avezada en las artes climatológicas? ¿Acaso no era invierno cerrado cuando Tenax viajaba por el bosque? ¿No podría haber sabido de alguna manera que iba a producirse una tormenta natural? ¿Es posible que Hiems le tendiese una trampa a Tenax para vengarse, pero fracasara y perdiera a un valioso aliado, no solo para ella sino para toda su alianza? Las implicaciones de lo que insinúa Diurnus son muy graves…

       
  2. Rafael Frias

    9 noviembre, 2016 at 8:27 pm

    Exacto, es descabellado pretender que una tormenta es un ataque personal hacia Tenax. La tormenta no solo le habrá afectado a él. Por otro lado, si Tenax llegó al interior de la regio y mató a la Reina de Hielo, el ataque no le afectó en demasía. Así que no veo que Tenax actuara en verdad en defensa propia contra el hada.
    Además, Tenax claramente ha perjudicado a Hiems y su alianza, que tendrán problemas con las hadas a partir de ahora.

     
    • Teotimus

      10 noviembre, 2016 at 12:11 am

      Está claro que el Flambeau actuó de forma precipitada, y por lo tanto su defensa propia contra la Reina parece bastante cuestionable. ¿Es posible que todo se solucione con una Hiems absuelta pero cubierta por la sombra de una posible maniobra impropia de una maga Merinita? ¿Una sombra que ni siquiera se desvanecería ni aunque los Quaesitoris castigaran a Tenax por su ataque contra la Reina…? 😉

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: