RSS

Teoría Mágica: Focus mágicos en Ars Magica

13 Jul

wizard

Los focus mágicos son una de las virtudes herméticas más populares de la quinta edición de Ars Magica. No solo representan a la perfección la principal área de especialización de un magus hermético, sino que también le dan carácter y personalidad y, con un mago lo bastante desarrollado, pueden ser un factor diferencial (casi excesivo, de hecho) en una saga. Para quienes buscan un concepto para su mago, los focus son una base ideal a partir de la cual ir desarrollando el personaje a lo largo de los años. Porque un nigromante es mucho más nigromante con un focus en nigromancia, por ejemplo.

Recordemos que a efectos mecánicos, un focus mágico dobla el Arte más baja del mago en cualquier maniobra mágica (incluyendo las actividades de laboratorio) que se encuentre dentro del campo del focus. Por ejemplo, si un mago tiene un focus con “aves”, toda su magia que afecte directamente a un ave se verá potenciada de forma automática. Es importante recordar lo de “directamente”: mutar a un ave entra dentro del focus, pero destruirla con una lanza de fuego no. Recordar este matiz resulta especialmente importante a la hora de encantar un objeto. En esos casos, el focus solo se aplicará si los efectos imbuidos son los adecuados, aunque el material del que está hecho el objeto tenga algo que ver con el focus del mago.

Exempli gratia: Eidolonarchus de Verditius tiene un focus menor con las flechas. Decide encantar una flecha para que sea más afilada y haga más daño al impactar contra su objetivo. Es un efecto de Muto Terram, y tiene Muto 12 y Terram 8. Dado que el efecto afecta directamente a la flecha, en ese caso su focus sí se aplica, y doblaría la puntuación de su Arte más baja, Terram, para un total de 28 antes de aplicar Teoría Mágica, Aura y demás. Sin embargo, más adelante también decide encantar la flecha para hacer que al entrar en contacto con el objetivo, este prenda fuego. Dado que el efecto imbuido no tiene nada que ver con las flechas ni la afecta directamente, en este caso su focus no se aplicaría y se calcularía su Total de Laboratorio de forma normal, por mucho que la forma del objeto sea la de una flecha.

Como se puede ver, es una virtud francamente útil. Sin embargo, en ocasiones los focus pueden traer consigo problemas para el narrador, a cuya subjetividad queda determinar si lo que le propone un jugador es válido como focus, y si es así, si este es menor o mayor. El manual básico nos da algunos consejos para tomar esta decisión: un focus mayor “debe ser más reducido que un Arte, pero nada impide que tenga relación con varias”, mientras que un focus menor debe ser “ligeramente más reducido que una combinación de una Técnica y una Forma, aunque podría incluir campos reducidos de dichas combinaciones”. Los ejemplos que se nos dan también resultan bastante indicativos, pero aun así, siempre habrá dudas. Hay que recordar que un focus debería ser algo descriptivo, algo específico que defina la especialidad de un mago. Cuando el concepto es demasiado amplio, el narrador no debe tener problemas en vetar una propuesta de focus, pero también debe animar al jugador a buscar opciones que se alejen un poco de la norma y que al mismo tiempo le den personalidad. Especializarse en el área adecuada puede hacer que por un simple punto de virtud tengas un focus menor que dé mucho juego a lo largo de una saga.

Exempli gratia: Un foco en envejecimiento como se cita en el manual podría aplicarse a rituales de longevidad. Alguien con este foco y con una Teoría Mágica lo bastante elevada podría ganarse la vida muy bien como especialista al servicio de la Orden de Hermes. Un focus en “protecciones” podría convertir a un magus en un baluarte para su alianza, incluso en alguien muy requerido por alianzas que se encontraran en zonas amenazadas de peligros constantes. Incluso un Jerbiton con un focus en “comida” podría convertirse en un miembro destacado de la corte de algún noble epicúreo. Todos ellos son ejemplos de focos menores que pueden dar mucha vida a un personaje sin que supongan un importante desequilibrio de poder en la partida.

Sin embargo, también existe el peligro de abusar de los focus. Por ejemplo, hay quien podría considerar que los focus son un poco como los Aspectos de FATE, de manera que cuanto más abstractos resultan en su descripción, más amplia puede llegar a ser su aplicación. Evidentemente cada narrador tendrá su propia frontera, pero uno debe decidir si permitirá en sus partidas focus descritos de forma intencionadamente ambigua. ¿Qué implica un focus definido como “mejorar a un hombre”? ¿Se aplica a Corpus, a Mentem, a… mejorar su armadura? ¿Y un focus que sea “el color rojo”? ¿Sirve solo para efectos de Imaginem, o también afecta a la sangre, simplemente porque es roja? Creo que es importante que además de definir el focus con una palabra, narrador y jugador lleguen a un acuerdo antes de empezar la partida y definan tan específicamente como puedan lo que permite y no permite un focus, para así evitar discusiones estériles en el futuro.

Otra forma de intentar abusar de un focus es “disfrazar” bajo el término que lo define lo que es, a todas luces, un parámetro hermético. “Estructuras hechas por el hombre” es un término lo bastante amplio como para considerarse un focus inválido, pues entre otras cosas afectaría automáticamente a cualquier hechizo con Objetivo: Sala o Estructura, por ejemplo. Y un focus con “conexiones arcanas” (una vieja discusión en los foros ingleses), a efectos prácticos potencia toda tu magia cuando se usa con el Alcance: Arcano. Salvo en el caso de que tu narrador acepte que el focus solamente afecte a las conexiones arcanas propiamente dichas, y no al parámetro hermético, en cuyo caso se podría aceptar como focus sin mucho problema.

Hay quienes consideran que los focus son demasiado poderosos, en particular si se combinan con una Afinidad o Maña con algún Arte. Eso puede hacer que un personaje optimizado al máximo tenga de salida unos totales de lanzamiento (y de Penetración) que pueden llegar a ser mareantes, y que a medida que vaya acumulando poder, acabe desequilibrando demasiado una partida. Por eso, hay quien propone house rules que limiten un poco la potencia de un focus mágico. La más popular de ellas suele proponer que la segunda Arte no se doble, sino que solo aumente en un 50% cuando el efecto mágico se encuentra dentro del focus. No sabría decir si esa medida resta demasiada utilidad a la Virtud porque no lo he probado.

Por último, no puedo evitar mencionar a dos Casas que se ven indirectamente afectadas por las reglas relativas a los focus. Los primeros son nuestros amigos los Tremere, que por el hecho de tener como Virtud Gratuita un Focus en Certamen, quedan inabilitados automáticamente para tener cualquier otro focus. Una limitación bastante importante y que además, creo, podría argumentarse que quita riqueza a la Casa. Es cierto que desde Atlas se ha defendido esta circunstancia diciendo que es una “limitación motivadora” para los Tremere y que en realidad, aunque tenga un ámbito muy limitado, el focus con Certamen es mucho más poderoso que cualquier otro focus normal porque se aplica a las 15 Artes herméticas que se puedan usar en un Certamen. Sin embargo, es difícil de defender esa postura cuando en Casas de Hermes: Castas se nos vende a los Tremere como especializados en nigromancia que… ¿no pueden cogerse un focus en nigromancia? ¿Y qué pasa con una de las virtudes mencionadas en ese mismo capítulo, Sangre de Zmey, que confiere un focus con las tormentas? ¿Puede un Tremere tener sangre de Zmey? Si es así, ¿pueden entonces los Tremere tener dos focus? Si no, ¿no existe ningún Tremere en toda la Orden que tenga la Virtud Sangre Mítica, por ejemplo? No es de extrañar que haya abundantes ejemplos de house rules para este aspecto, en las que o bien se permite a los Tremere tener dos focus o bien se transforma su habilidad con el Certamen en una Virtud que no sea un focus. Yo mismo he probado la primera opción, y la verdad es que no ha desequilibrado la partida, aunque es cierto que el Certamen tampoco ha asomado mucho hasta ahora en la saga…

La segunda Casa afectada es la de los Diedne. Ya, ya sé, no es una Casa, hablo de esos insidiosos personajillos que nadie cree que sigan existiendo pero que, en caso de existir, podrían lanzar magia espontánea mejor que cualquier otro magus. En su caso, al contrario que los Tremere, un focus puede ser una bendición, dado que al lanzar magia espontánea gastando Fatiga ellos ya doblan su Arte más baja. Por lo tanto, hay que recordar que si tienen un focus, su Arte más baja resultaría triplicada cuando el hechizo espontáneo estuviera dentro del alcance del focus. Así que si alguna vez os hacéis un Diedne (¡Hermes os libre!), tener un focus mágico puede ser una muy buena idea…

Y hasta aquí las divagaciones herméticas por hoy. ¿Cuál es vuestra experiencia con los focus? ¿Han intentado abusar de ellos vuestros jugadores? ¿Han provocado desequilibrios en vuestras partidas?

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en 13 julio, 2016 en Teoría Mágica

 

Etiquetas:

6 Respuestas a “Teoría Mágica: Focus mágicos en Ars Magica

  1. Hephestus

    13 julio, 2016 at 6:29 pm

    Yo como miembro de la vieja escuela y asiduo jugador de las ed 3a y 4a, no soy muy fan de esta virtud. Si que puede servir para dar concepto al magus pero por mi experiencia acaba siendo una fuente de magi que se aprovechan para tener unos totales de penetración muy altos que se acaban cargando la gracia de la partida.
    Supongo que es cuestión de encontrar el equilibrio y usarlo con cariño.
    Lo que eatoy totalmente de acuerdo es en el hecho que los tremere quedan un poco limitados en su creación. Supongo que dado el caso podria permitir tener dos (como house rule) si el jugador se lo curra con el concepto y teniendo en cuenta que el certamen tampoco aparece mucho en mis sagas…
    En fin, genial entrada como siempre!

     
    • Teotimus

      13 julio, 2016 at 6:44 pm

      ¡Gracias! Sí, me remito un poco a lo que comentaba antes en la comunidad de G+. A mí me gusta la virtud porque creo que da mucho color al personaje, y aunque es “abusable”, creo que Ars permite formas de “controlar” un poco el abuso. Supongo que también he tenido suerte con los jugadores y ninguno ha querido tensar demasiado la cuerda.

      Ay, los tiempos de tercera y cuarta… Cuando las afinidades eran habilidades que podías subirte, y aquello era un locurón… 😉

       
  2. Jordi Morera

    14 julio, 2016 at 11:41 am

    De los seis magi que tenía en mi saga de Mistridge 2.0 (Guernicus, Mercere, Jerbiton, Bjornaer, Verditius y Ex Miscellanea), sólo este último tenía un foco mágico menor, como parte de su Sangre Mítica. Muchos se cogieron afinidades y artes potentes, pero parece que la utilidad de los focos voló por debajo del radar, posiblemente porque todos ellos eran novatos absolutos en Ars, y yo era novato en la 5a edición.

     
    • Teotimus

      14 julio, 2016 at 11:48 am

      Es exactamente lo mismo que me ha pasado a mí en mi última saga. Solo uno de los seis magos tiene un focus, los demás yo creo que no se fijaron mucho en la virtud (o la consideraron demasiado cara). Yo lo agradecí, la verdad. Curiosamente, no sé si hoy en día, después de cinco años de partida, la cosa cambiaría mucho. La verdad es que el que tiene el focus tampoco es que lo haya explotado mucho…

       
  3. mariojpc

    16 julio, 2016 at 3:07 pm

    No es cierto que haya que incluir laboratorio en un Foci, los hay que son simplemente a efectos de Penetración, cosas como el Focus en Genios o los foci como lobos o en Mujeres, no tienen su mayor utilidad en el laboratorio, si no en tener Penetración alta.
    Otra forma de verlo es más “Lo que afectas”, edificios merecería un focus mayor, pero no se usaría en cualquier hechizo de Estructura, porque las hay naturales, pero sí en un efecto estructura de un objeto mágico que se integre en un edificio por ejemplo. Incluso se puede reducir a menor si le pones “apellido” como edificios en ruinas, de piedra, construir o reparar edificios.
    Volviendo a lo primero, la ventaja de Foci es buena para el laboratorio y el lanzamiento, pero no siempre es 50%, si no un 25% en una y un 75% en otra.
    Sobre los Tremere, casi abogaría por llamar lo Magia Tremere o Dominio de Certamen o algo así, pero no lo he usado nunca. Lo que sí permito es Sangre Mítica, asumiendo que no pueden tener la virtud Focus, pero sí ésa; aunque sea cambiando esa parte de la virtud por otra cosa (Afinidad o Maña). Con los Misterios Revisados, viene la solución a ellos.

     
    • Teotimus

      16 julio, 2016 at 6:06 pm

      Yo no permitiría “estructuras”, la verdad. “Estructuras de piedra”, tal vez. O de algún tipo específico. Pero si no, me parece que afecta a un parámetro entero y me parece excesivo.

      En lo que sí estamos de acuerdo es en lo de los Tremere. La opción de permitir Sangre Mítica sin el foco es una solución intermedia, sí…

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: