RSS

Taller de personajes: Florence de Verditius

27 Abr

Sigo alejado de mi sanctum, de mi ordenador, de mi Metacreator y, por tanto, de cualquier atisbo de retomar el desarrollo de los personajes del taller. Sin embargo, como ya os avancé, la marcha de Faustus de Mons Perditus está confirmada, y tendrá lugar durante la próxima década, la que va de 1240 a 1249. Durante esos años llegará también a la alianza un nuevo miembro, una maga Verditius que dado que ya está generada, voy a aprovechar para presentaros en esta entrada a caballo entre una década y otra.

Su nombre es Florence, y es una curiosa maga con un pasado aún más curioso. Nacida en el seno de una familia noble menor del sur de Provenza, fue desde el principio el patito feo de la familia: poco agraciada, provocaba además cierta incomodidad entre quienes trataban con ella por su Don, incomodidad que todos se guardaban mucho de comentar abiertamente, claro, tratándose de alguien de alta cuna. Poco se imaginaban que la niña era el fruto de un “desliz” que había tenido su madre con un enano de las montañas que había usado su glamour para seducirla con la esperanza de llevarse el fruto de la relación cuando la niña naciera. Por desgracia para el enano, sus planes se vieron frustrados por la inoportuna presencia de una serie de símbolos religiosos presentes en el parto, que le ahuyentaron del lugar.

La pequeña Florence creció encerrada mucho tiempo en su cuarto, donde empezó a desarrollar un gusto por las gemas y las joyas familiares. Los pocos ratos que pasaba fuera de sus aposentos visitaba al orfebre de la familia y aprendía de él su arte, con especial rapidez gracias a una destreza innata que sin duda era herencia de su progenitor. Sus padres permitían ese extraño capricho con tal de perderla de vista un tiempo. En esos primeros años Florence también desarrolló un fuerte carácter impropio de una doncella normal, lo que le provocó no pocos enfrentamientos con su familia, sus sirvientes y, en general, todos los que la rodeaban. Florence solo quería ser tratada como una persona normal, ni como una apestada por su escaso atractivo físico (y su Don), ni como una “frágil damisela” por su noble cuna, ni como un ser inferior por ser mujer. Su ideal igualitario, revolucionario para su época, podría haberla llevado a la hoguera de ser de clase humilde. Por suerte, su alta alcurnia la protegió y simplemente se volvió aún menos popular.

Sus padres, ansiosos por librarse lo antes posible de Florence, concertaron un matrimonio de conveniencia siendo ella casi una niña con un noble que la doblaba en edad. Ella nunca lo aceptó, y en la noche de bodas la muchacha estalló, literalmente. Los nervios de la situación, su carácter conflictivo y su Don formaron un cóctel explosivo que acabó con el tálamo nupcial en llamas, el novio medio enterrado en metal fundido y Florence con la cara marcada por un hierro al vivo. Sus padres, desesperados por evitar el oprobio, echaron tierra sobre el asunto y decidieron mandar a su hija a un convento. Sin embargo, las noticias de las “hazañas” de Florence llegaron a oídos de Callidus, un mago Verditius que sabía de la familia gracias a un contacto común: el orfebre que le había enseñado su oficio a Florence. El orfebre se ofreció a la familia para llevar personalmente a Florence al convento, pero en su lugar la llevó a la alianza de Callidus, donde este explicó a la joven que tenía un Don único y le habló de la Orden de Hermes, donde podría dejar atrás su antigua vida y empezar una totalmente nueva y con un futuro brillante.

Como sospechaba Callidus, Florence tenía todo lo necesario para convertirse en una Verditius: inteligencia, destreza y una comprensión y apreciación innata de la magia. A eso se añadió el sorprendente descubrimiento de que tenía una gran afinidad para manipular los metales con su magia. Sin embargo, el hecho de que iniciara su aprendizaje de forma tan tardía tuvo serias consecuencias, y es que nunca llegó a controlar bien la magia espontánea, y solo llegó a controlar la magia formulaica gracias a una serie de herramientas de lanzamiento que le permitían concentrar su poder. Por lo tanto, se volcó por completo en su faceta de creadora de objetos mágicos y, más concretamente, de joyas y anillos. Su intuición innata, su sangre feérica y los conocimientos astronómicos que le impartió su mentor hicieron de ella una orfebre arcana sobresaliente.

Lo que tampoco perdió Florence durante todo su aprendizaje fue su carácter conflictivo. Sigue sin tolerar cualquier comentario peyorativo, cualquier muestra de cortesía fingida, hasta un extremo que llama la atención incluso en la Orden de Hermes, que es mucho más “progresista” que el resto de instituciones de la época. Por otro lado, Florence sigue teniendo un pequeño complejo por su aspecto, sobre todo después de obtener su cicatriz, y eso hace que en ocasiones pueda mostrarse bastante tímida en algunas situaciones sociales (donde su Don tampoco ayuda, claro). De hecho ha llegado incluso a aprender algunos hechizos de Imaginem para alterar su aspecto físico.

Tuvo oportunidad de probar esos hechizos cuando, a mitad de su aprendizaje, descubrió horrorizada que su ex marido no solo había sobrevivido a su aciaga noche de bodas sino que, convertido en un tullido desfigurado y rencoroso, la buscaba para vengarse. No tardó en descubrir su paradero, y pronto se convirtió en una espina en el costado de la alianza donde vivía Florence, que ha sufrido las consecuencias de tener a un noble como enemigo, y que ha agradecido “librarse” de su conflictiva alumna recientemente.

Tras quince años de duro trabajo, Florence terminó su aprendizaje creando la que es hasta ahora su “obra maestra”, un bonito anillo de plata que permite lanzar una versión mejorada de Porteador Invisible, con mayor alcance y sin necesidad de mantener la concentración. No es un objeto precisamente portentoso, pero sí lo bastante llamativo en alguien tan joven como para que su maestro tenga grandes esperanzas en la joven.

La llegada de Florence a Mons Perditus se produce después de que los magos de la alianza donde estudió la “invitaran” a abandonarla en cuanto terminó su aprendizaje, para librarse también de la amenaza de su irritante ex marido. Florence acude desesperada a Callidus en busca de un sitio donde su némesis no pueda encontrarla. Callidus, que conoció en tiempos a Tempestus, recuerda que Mons Perditus ha salido recientemente del invierno en el que estaba sumida. La remota alianza podría ser un buen lugar para que su filia pueda crecer como maga sin sentirse perseguida, y donde pueda prepararse para el que es uno de sus grandes desafíos: presentar una nueva obra maestra en el certamen de objetos que se celebra en Verdi, domus magna de la Casa Verditius, cada dieciocho años. Pero los detalles de esta llegada son una historia que se narrará en otro momento…

Físicamente, Florence es una mujer flaca, de cabello y ojos castaños y rasgos ordinarios. Luce una llamativa cicatriz que le atraviesa toda la mejilla izquierda. Aunque aún conserva algunos de los vestidos y ropajes de su anterior vida como noble, su timidez se refleja tanto en sus movimientos como en su leve tartamudez en muchas situaciones sociales. Sin embargo, esa torpeza desaparece de inmediato ante cualquier tarea manual, momento en el cual Florence demuestra una destreza y una creatividad enormes. Igualmente, la muchacha tímida se transforma cuando se siente ninguneada, infravalorada o tratada como una simple decoración. En esos casos se convierte en una feroz mujer de armas tomar…

Principales Virtudes y Defectos: Maña con Teoría Mágica, Foco Mágico Mayor (metales), Afinidad con Manufactura: Orfebrería, Magia Planetaria*, Sangre Feérica (enano), Magica Caótica, Hándicap Social (rebelde en un mundo de hombres), Desfigurada, Enemigos (ex marido)

*Magia Planetaria es una Virtud menor que aparece en el suplemento The Mysteries y que permite a un mago obtener un bono especial en su Total de Laboratorio a la hora de encantar objetos gracias a cálculos y observaciones astronómicas. El bono puede ser de +1 a +5, y para obtenerlo debe superar una tirada de Inteligencia + Artes Liberales contra un factor de dificultad de (bono x 3).

Artes y Habilidades: Teoría Mágica, Manufactura: Orfebrería, Artes Liberales, Terram

Y esta es, a grandes rasgos, la amiga Florence. Como todo lo demás en este taller, estoy abierto a sugerencias para acabar de ajustar el personaje. Tenéis de tiempo hasta que pueda resolver la siguiente década, así que no hay prisa…

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en 27 abril, 2016 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

6 Respuestas a “Taller de personajes: Florence de Verditius

  1. Aaron Cotarelo

    29 abril, 2016 at 10:08 pm

    Bienvenida florence la alianza espera mucho de tus habilidades! jejeje!

    Como añadido su padre(genetico) deberia cusarle problemas ademas de su marido! jejeje!

     
    • Teotimus

      30 abril, 2016 at 9:14 am

      Recibido. ¡Pobre Florence, llega con la mochila cargada de problemas!

       
  2. El Cofre de Oro

    3 mayo, 2016 at 12:32 pm

    Gran trasfondo de personaje. Realmente, eres un gran “master de personajes”. Desde siempre, he pensado que tus PNJs tienen una personalidad propia profunda y multidimensional, no como en muchos módulos y campañas que he visto, tras muchos años en esto, que los personajes eran 3 o 4 clichés metafóricamente mal pegados con celo.

     
    • Teotimus

      3 mayo, 2016 at 12:35 pm

      Bienvenido por estos lares, amigo, y gracias por los cumplidos. Sí, ya sabes que me va lo de darles “profundidad” a los personajes… a veces hasta pasarme.

      Veremos hasta dónde puede dar de sí la buena de Florence…

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: