RSS

Taller de personajes: Implacidus y Faustus, año 1240

07 Abr

Tras ver las ascéticas aventuras de Viatorius y las arquitectónicas andanzas de Constans, vamos a ver qué han hecho los otros dos magi de Mons Perditus, Implacidus y Faustus, entre los años 1230 y 1239. Recordad que tenéis los planteamientos iniciales de ambos personajes aquí, así como los resultados de su primera década aquí. Y ahora, al lío.

Implacidus de Bonisagus

La prioridad de nuestro Bonisagus ha sido seguir investigando su proyecto para integrar la Magia de la Energía de las sorginak dentro de la Teoría Hermética. Sin embargo, no ha sido una década demasiado productiva a ese nivel. Para empezar, Antzia la Bruja, con la que había estado trabajando hasta ahora, solo le pudo explicar un efecto más, un círculo que impide la recuperación de fatiga. Sin embargo, al tratarse de un hechizo de Perdo, a Implacidus le costó horrores reproducirlo, e invirtió casi un año de trabajo de laboratorio para conseguirlo. Más tarde acompañó en un par de ocasiones a Constans en sus viajes por el Camino de Santiago en busca de un nuevo aquelarre de sorginak. Estar rodeado por tantos mundanos fue casi tan incómodo para Implacidus como para los propios mundanos, pero la ayuda de Constans a ese nivel fue vital. Le costó un tiempo, pero al final logró su objetivo, no muy lejos de Zugarramurdi. El grupo estaba liderado por una mujer llamada Hilari, bastante hosca y malcarada. Implacidus las abordó, pero se mostraron mucho más herméticas que Antzia y sus discípulas. Tuvo que cumplir algunas de sus peticiones, invertir mucho tiempo, pagar vis de su propia cosecha y usar incluso algo de magia de Mentem para convencer a Hilari de que compartiera con él algunos de sus conocimientos.

Hilari

Tras escuchar sus explicaciones, Implacidus trató de adaptarlas a un efecto hermético que creyó que podría reproducir, un ritual que permitía restaurar fatiga, algo que podría ser un paso adelante importante en su investigación. Sin embargo, algo fue mal durante la experimentación en su laboratorio. Más tarde, al hacer algunas pruebas con el hechizo, Implacidus comprobó horrorizado que el conjuro tenía como inesperado efecto secundario la creación de una leve y fugaz aura infernal. Temeroso de que alguien pudiera acusarle de diabolismo si le veía usar el hechizo, Implacidus decidió esconder en lo más profundo de su laboratorio las notas sobre el encantamiento y luego habló con Faustus para explicarle el tema y conocer las posibles consecuencias desde un punto de vista legal. El Guernicus confirmó que lo mejor que podía hacer era olvidar ese hechizo, así como a Hilari y a sus discípulas. Zugarramurdi pasó a ser un lugar a evitar… salvo que las brujas se convirtieran en una molestia para la Orden.

Todos estos quebraderos de cabeza se traducen en dos nuevos efectos para el proyecto de integración de Implacidus:

  • Círculo de Letargo (Perdo Corpus 30, A: Toque, D: Anillo, O: Círculo): Los objetivos dentro del círculo no recuperan niveles de fatiga al descansar. A efectos prácticos esto puede hacer que un personaje se mantenga inconsciente indefinidamente, salvo que alguien rompa el círculo o le saque de su interior. 6 Puntos de Avance
  • El Descanso del Viajero (Creo Corpus 30, A: Toque, D: Mom, O: Grupo, Ritual) Este ritual restaura un nivel de Fatiga Duradera a un máximo de 10 individuos. Tratándose de un ritual, el lanzador perderá al menos un nivel de Fatiga Duradera, o tal vez más si el total de lanzamiento es bajo. Esta versión del hechizo tiene una mácula infernal que crea una fugaz aura infernal de nivel 1 que dura 1d10 horas o hasta que salga el sol (pero no hasta que se ponga). 6 Puntos de Avance

Implacidus decide no dar a conocer el segundo hechizo a sus hermanos Bonisagi por motivos obvios, pero pese a eso su nombre empieza a ganar algo de fama en su Casa. Su Prestigio (ver Castas, pág. 24) está a punto de granjearle el rango de cannophorus, lo que le convertiría automáticamente en candidato a ser elegido como uno de los Colentes Arcanorum (de nuevo, ver Castas, pág. 12), el grupo que se encarga de recopilar los descubrimientos de la Casa Bonisagus en tramos de siete años. Algo que no apetece especialmente a Implacidus, así que se alegra doblemente no de haber dado a conocer El Descanso del Viajero.

Por el lado bueno, durante el resto de la década Implacidus se ha dedicado a un puñado de proyectos menores bastante interesantes o, como mínimo, útiles. Ha creado no solo su propio ritual de longevidad, sino también el de Constans, Faustus y Viatorius, e incluso ha creado algún objeto mágico para la alianza, como una capa que potencia la recuperación de heridas. También ha ampliado su grimorio con un hechizo de curación que es una evidente mejora de la versión canónica que circula en la Orden: El Gentil Círculo de Asclepio (Creo Corpus 30) permite mejorar las heridas de todos los ocupantes del círculo en un grado, lo que lo convierte en un ritual enormemente útil, aunque infligirá algo de Informidad a sus objetivos. También ha seguido mejorando su laboratorio, instalando una camilla para poder practicar mejor sus artes curativas. En el año 1240 su laboratorio ltiene las siguientes características:

  • Calidad General +1 (+1 a todas las actividades de laboratorio), Seguridad +2, Salud +1, Refinamiento +2, Estética +3. Además, el laboratorio tiene una bonificación +2 a cualquier actividad de Creo y un +1 a cualquier Experimentación.

Podéis encontrar la ficha completa de Implacidus en 1240 aquí.

Planes inmediatos (1240-1249)

  • Continuar con la integración: Ahora mismo Implacidus se ha quedado sin opciones claras para continuar su proyecto. No conoce a más brujas en las cercanías, pero eso no es óbice para que él siga a lo suyo. Sus prioridades ahora mismo son buscar reliquias antiguas o textos escritos de la tradición sorginak, algo que puede ser bastante complicado, o bien plantearse algún desplazamiento más largo a otros Tribunales donde la presencia de brujas sea manifiesta, lo cual le fastidiaría un poco por la pérdida de tiempo que representaría. Aunque tal vez haya una alternativa, que sería…
  • Tomar un aprendiz: Durante los últimos años, Implacidus ha ido madurando la idea de tener un aprendiz. No solo es casi su obligación como mago Bonisagus, sino que le vendría muy bien como ayudante dentro y fuera del laboratorio: podría mandar al chico acompañado de algún grog a buscar aquelarres de brujas sin tener que perder el tiempo, o fijar conexiones arcanas que le sean especialmente útiles. El problema es que ahora mismo Implacidus tiene serias limitaciones en sus artes (tiene 5 de ellas por debajo del preceptivo 5), y debería mejorarlas…
  • Viajar a Durenmar: Implacidus tiene pendiente poner por escrito sus hechizos nuevos de forma que todo el mundo los pueda entender, y está pensando en visitar Durenmar para “donarlos” a la Casa en lugar de esperar a que los Colentes Arcanorum acudan a él. En caso de hacerlo, tal vez antes se tome su tiempo para escribir una buena summa de Teoría Mágica, ahora que sus puntuaciones empiezan a ser respetables. Tal vez a cambio podría consultar la Gran Biblioteca y buscar más información sobre la tradición mágica de las brujas…
  • Talismán: Ver a Constans con un talismán le ha metido el gusanillo a Implacidus de imitarle y crear un objeto personal en el que pueda imbuir diferentes efectos. Más que por los efectos propiamente dichos, lo que le interesa es poder abrir el objeto con bonificaciones que le permitan lanzar con más comodidad su magia curativa. Por otro lado, crear un talismán es un enorme gasto de vis…

¿Qué decis, cuáles deben ser las prioridades de Implacidus en los próximos años? Como siempre, se aceptan sugerencias…

arcanebook

Faustus de Guernicus

Faustus ha centrado una buena parte de la última década (al menos el tiempo libre que le dejaba su cargo como copista “oficial” de la alianza) en dos aspectos concretos de sus estudios:

  • Por un lado ha puesto por escrito algunos de sus conocimientos sobre Derecho Hermético, para lo cual también se ha encargado de contratar a un iluminador y a un encuadernador que mejoren todas las obras que se crean en Mons Perditus. Convertido en un escriba consumado, por ahora será él quien se encargue de las labores de escritura de los textos, aunque tampoco vendría mal conseguir en el futuro alguien que conozca mejor ese arte que él para mejorar la Calidad de los libros, tal y como se explica en Covenants. Una vez reunido el equipo, ha escrito un par de tractatus sobre los precedentes legislativos herméticos en Iberia, los llamados Ius Ibericum, de los que hasta ahora ha escrito dos volúmenes. Tiene pendiente empezar una summa sobre Derecho Hermético, pero para eso le gustaría contar con un escriba mejor, y aun así su limitada Comunicación no ayuda demasiado…
  • Por otro lado, tras participar en un par de investigaciones con los magos de Duresca que han acabado siendo más arriesgadas de lo que esperaba, Faustus ha practicado su dominio sobre muchos de los hechizos que conoce, aprovechando su perfección formal a la hora de usar la magia. Su objetivo es obtener una resistencia adicional precisamente contra muchos de esos hechizos, ante la posibilidad de tener que acompañar en un futuro cercano a algún magus Guernicus en una Guerra o una Marcha de magi, una de las situaciones más peligrosas a las que se puede enfrentar un mago hermético.

Esta segunda actividad, combinada con el hastío causado tras pasarse tanto tiempo en su laboratorio o en la biblioteca, ha llevado a Faustus a diversificar su arsenal mágico, con la intención de convertirse en un especialista de campo. No soporta imaginarse como el clásico Quaesitoris endeble que debe ser protegido por un Hoplita. Para ello, ha aprendido varios hechizos básicos pero útiles de Vim como El Cauce de la Magia o, especialmente, Vientos del Mundano Silencio, además de algún otro hechizo, bien de defensa (La Resistencia de los Berserker), bien de ataque (La Ternura de la  Niñez) que le pueden venir bien si su vida empieza a ser algo más movida. Faustus también ha mejorado un poco sus Artes y ha seguido realizando puntuales viajes a Duresca para colaborar en todo lo posible con los Guernicus que allí viven, tratando de ganarse su apoyo.

Tras las importantes mejoras introducidas por Constans en los últimos años, Mons Perditus se ha convertido en un lugar un poco más agradable para Faustus, o por lo menos, un poco más cómodo. El hecho de que la alianza haya pasado a ser definitivamente parte del Tribunal de Iberia también es algo positivo para él. Sin embargo, tanto tiempo pasado entre libros y legajos le han servido para darse cuenta de que no puede hacer siempre lo mismo, y aunque ser un investigador de campo es más arriesgado, también le permite aprovechar mejor sus considerables cualidades (recordemos que Faustus tiene una elevada opinión de sí mismo y siempre quiere más, a todos los niveles). Además, ha llegado a sus oídos que pronto podría haber un hueco libre en Duresca para un Quaesitoris joven y con ambición. ¿Tal vez haya llegado su momento…?

Podéis encontrar la ficha de Faustus en 1240 aquí.

Planes inmediatos (1240-1249)

  • Cambio de aires/spin-off: Faustus necesita más libertad de la que le proporciona Mons Perditus. Ha enviado una petición oficial para ser admitido en Duresca como miembro de pleno derecho, y está esperando su respuesta. Metarólicamente, se me empiezan a agotar las ideas para Faustus, o más bien, creo que es un personaje que merece un espacio diferente para ver lo que da de sí la Casa Guernicus. Se me ha ocurrido que una forma de aprovechar más al personaje sería crear un “spin-off” del taller de personajes en el que pudiera explicar los casos y aventuras en los que va participando Faustus, y que podrían ayudar a los narradores y jugadors de Ars a conocer mejor la legislatura hermética y cómo incorporarla a sus sagas. Es algo que no sería inmediato (no doy abasto con todo lo que implica el taller), pero me gustaría explorar esa opción.. ¿Tal vez con un Noviembre Hermético dedicado a “Los casos de Faustus”?
  • Faustus, Malleus Magicarum: Las particularidades de la magia de Faustus hacen que sea enormemente versátil y flexible con hechizos generales. Tras aprender Vientos del Mundano Silencio, decide que tal vez podría convertir ese hechizo en una de sus señas de identidad, lo que le volvería doblemente útil para sus superiores y le podría permitir dar ese último paso que necesita para llamar su atención. Para hacerlo realmente útil necesitaría varias versiones del hechizo (añadiendo tal vez Desencantar a su repertorio), con diferentes parámetros, además de potenciar su Penetración y sus opciones de hechizos dominados, por no hablar de su Parma Magica, claro. Efectivamente, es un cambio radical respecto a lo que ha estado haciendo estos últimos años, pero Faustus es así, y sin duda es un proyecto a la altura de su ambición…
  • Legislador: Como decía, a Faustus le queda la espinita de no haber escrito una summa de Derecho Hermético digna de llevar su nombre, pero todavía no está preparado para hacerlo. Debe mejorar algo más su conocimiento legislativo, encontrar un escriba mejor… No quiere escribir algo que sea vulgar, y escribir una summa no es escribir un tractatus. ¿Cómo puede conseguir su objetivo?

¿Qué decís? ¿Debe “independizarse” por fin Faustus para tener su propio espacio? ¿Debe convertirse en el Martillo de la Magia, destruyendo todo tipo de efectos y objetos que se crucen en su camino? ¡Soy todo oídos!

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en 7 abril, 2016 en Miscelánea

 

Etiquetas: ,

6 Respuestas a “Taller de personajes: Implacidus y Faustus, año 1240

  1. reiizumi7

    7 abril, 2016 at 9:02 pm

    ¡Un Bonisagus nunca se rinde! Quizás la opción más viable por ahora sea ir a Durenmar, cambiar un poco de aires después de tantos viajes, a ver si existe alguna información que le ayude y quien sabe, quizás alguien más estudió sobre ello y dejó por escrito sus descubrimientos.
    La idea de empezar a subir las artes para plantearse tener un aprendiz dentro de un tiempo no demasiado lejano es algo que también debe tener en mente.

    Faustus en cambio está cada vez más atado, la idea del spin-off me ha encantado, un noviembre hermético con diferentes historias puede ayudar muchisimo y puede ser divertido (además de ser un trabajo enorme).
    Cada vez veo mejor la idea de que siga con su camino hacia Duresca y deje su sitio a otra posibilidad.

     
    • Teotimus

      8 abril, 2016 at 1:54 am

      Tomo nota de todo. El camino de Faustus empieza a perfilarse hacia el oeste…

       
  2. Carlos de la Cruz

    8 abril, 2016 at 10:09 am

    Sobre Implacidus: creo que debería empezar a prepararse para tomar un aprendiz. Quizá le veo aún demasiado “joven” para ello, pero debería empezar a ponerse ese 5 preceptivo en todas las Artes. Yo siempre he considerado que un Mago madura debe tener un Talismán, un Familiar y entrenar al menos a un Aprendiz. Normalmente, en ese orden :D. Pero es cierto que Implacidus tiene un objetivo en la vida (su descubrimiento) y que, a día de hoy, tener un Aprendiz le puede ayudar. A todo esto… ¿y un Familiar que tenga algo que ver con el Límite de la Energía?

    En cuanto a Faustus, creo que llevas tiempo queriendo mandarle a Duresca ;), no sólo por hacer tu spin-off, sino porque no sabes qué hacer con el personaje. Siendo así, mándale a Duresca. ¿Querías hacer otro Mago que le sustituyera, no? ¿Un Verditius?

     
    • Teotimus

      8 abril, 2016 at 10:41 am

      Había pensado lo del familiar, si, pero creo que siendo de la Casa Bonisagus, y estando metido en su proyecto, tiene más sentido el aprendiz. Lo del familiar tendrá que esperar… como lo del talismán.

      Confieso que con Faustus estoy un poco perdido, aunque creo que podría funcionar la opción de sacarle de la biblioteca y convertirlo en “experto destruye-magias” con hechizos de PeVi de diferentes tipos, readaptados y reinveintados con todo tipo de spell masteries. Pero es algo que también puedo hacer con el spin-off, y dejar la puerta abierta a un Verditius, sí…

       
  3. Aaron Cotarelo

    8 abril, 2016 at 8:11 pm

    Para implacidus creo que “tomar un aprendiz” es lo que mas le llama aun siendo aun bastante joven, pero ampliar sus artes y adoptar uno le puede tambien dar muchos beneficios por el tiempo que puede darle su ayudante enviandole a ciertas tareas interesantes para el pero en las que no quiere perder tiempo.

    Para Faustus “cambio de aires” esta claro que lo que quiere es ir a duresca y empèzar una carrera para ser el mejor quaesitor de su epoca, es lo que ambiciona! admeas un rata de laboratorio como el verditius puede ser mejor a la hora de crear la biblioteca de la alianza y de mejorar sus riquezas/influencia con los objetos magicos que investigue.

    Verditius! verditius! jejejeje!

     
    • Teotimus

      8 abril, 2016 at 8:14 pm

      No, si al final te vas a salir con la tuya con el Verditius… 😉

      Tengo un par de conceptos en mente, a ver por qué me decido…

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: