RSS

Felicidades, Aquelarre

13 Nov

aquelarre

Casi no llego, pero no quería dejar pasar el día de hoy sin felicitar a nuestro Aquelarre, que hoy cumple 25 años. Y a su edad, nuestro veterano juego patrio está en un excelente estado, como bien demuestran esas fabulosas ediciones de coleccionista que ha sacado Nosolorol, y que han desaparecido como por arte de magia (demoniaca, claro).

Mi relación con Aquelarre es tan larga como intermitente. Conocí el juego en primera edición allá por 1990, me leí tanto el manual básico (que aún ocupa un lugar destacado en mis estanterías) como muchos de sus primeros suplementos (Lilith, Rerum Demoni…), como las aventuras que salían en Líder. Pero apenas tuve oportunidad de probarlo en persona. Yo ya había descubierto Ars Magica por entonces y por algún absurdo motivo que ahora no recuerdo, no me apetecía arbitrar dos juegos tan parecidos. Las pocas experiencias que tuve como jugador fueron un tanto irregulares, con partidas que no acabaron de salir demasiado bien, no necesariamente por culpa del juego. Sin embargo, eso (y el hecho de que no tuviéramos un árbitro regular) hizo que no se convirtiera en uno de nuestros juegos habituales, por mucho que yo siguiera disfrutando leyendo sus suplementos, todos ellos pequeñas maravillas del maestro Ricard Ibáñez.

Con la desaparición de Joc Internacional le perdí la vista al juego, que llegué a pensar que había pasado a mejor vida. Pero no, como los mejores demonios, Aquelarre se agarraba a la vida, demostrando su capacidad para reinventarse gracias a un producto de calidad creado por Ricard y el resto de autores que mantuvieron viva la línea. Sin embargo, hasta que no lo recuperó Nosolorol, yo no volví a descubrir el juego. Un juego que a su habitual calidad en el texto, aunaba ahora una presentación espectacular que entraba por los ojos como nunca había entrado la primera edición (entre mi grupo llamábamos “la monja cohete” al personaje principal de portada). De nuevo, recuperé el hábito de leer algún que otro manual de los que iban saliendo, en este caso para hacer algo tan obvio como adaptar el material que pudiera para mis sagas de Ars Magica (cosa que no he podido hacer demasiado porque la última vez que visité Iberia en mis partidas fue hace unos 20 años).

Y así, Aquelarre ha vuelto a ganarse mi respeto durante estos últimos tiempos, con una línea muy cuidada por Nosolorol y unos manuales que son una pequeña maravilla. Un respeto reforzado aún más al ver ese Kickstarter que han lanzado en Estados Unidos para traducir el juego al inglés, lo cual es una fantástica noticia. Y lo que es mejor, después de leer tanto sobre el juego, después de más de 20 años desde mi última partida a Aquelarre, voy a poder celebrar este 25 aniversario de la mejor forma posible, que es jugando una partida. Una partidita corta, sí, pero a la que le tengo muchas ganas (no tantas como le tengo a Traveller, pero no andará muy lejos).

Así que nada, por otros 25 años más. En los que espero seguir disfrutando lo mismo leyendo cosas del juego… y jugándolo un poco más, espero.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 noviembre, 2015 en Batallitas, Miscelánea

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: