RSS

Reseña de Leagues of Adventure

05 Oct

LoA_cover

Era cuestión de tiempo que, habida cuenta de mi reciente afición por los juegos de ambientación victoriana y de mis escarceos con el sistema Ubiquity, acabara leyendo Leagues of Adventure. Publicado por Triple Ace Games, Leagues of Adventure es el tercer juego que usa dicho sistema, junto con los ya previamente reseñados en este blog Hollow Earth Expedition (aquí) y Régime Diabolique: Todos para Uno (aquí). Si los otros dos nos situaban en la época pulp de los años treinta y en el siglo XVII de los mosqueteros de Francia respectivamente, en este caso tenemos una ambientación intermedia: la última parte de la época victoriana, a finales del siglo XIX. Unos años marcados por la aventura, la acción y, sobre todo, la exploración.

Pero empecemos por el principio. El manual de Leagues of Adventure cuenta con 258 páginas, con portada a color e interior maquetado a dos columnas en escala de grises con ilustraciones de Chris Kuhlmann. Si las ilustraciones de HEX eran marcadamente pulp y las de Régime Diabolique eran de tono más oscuro, aquí nos encontramos con un estilo más ligero, en algunos casos con un punto cartoon, que yo creo que refuerza la sensación de aventura del juego. Un juego que por cierto, ha sido escrito por Paul “Wiggy” Wade-Williams, precisamente el mismo autor que escribió (entre otras muchas cosas) Todos para Uno.

De hecho, en su primera mitad el juego casi podría ser una fotocopia de los dos juegos ya mencionados. Pero antes de entrar en eso tenemos una breve introducción en la que se nos habla de la ambientación del juego, que como decía entra dentro de lo típicamente victoriano, con medio mundo aún sin explorar y el otro medio que se muere de ganas de explorarlo. Precisamente ese es uno de los ejes principales del juego: la exploración. Si en juegos como Victoriana el escenario por defecto era Londres y las aventuras tenían un ambiente más urbano, con sus luchas de clase y demás conflictos, Leagues of Adventure aboga claramente por los viajes y las expediciones como principal elemento para desarrollar aventuras. De hecho, las “ligas” a las que hace referencia el título son asociaciones con todo tipo de propósitos u objetivos, pero que en muchos casos requieren constantes viajes por parte de sus miembros, los personajes, que en su mayoría pertenecen a la clase media o alta y que no tendrán casi ningún otro propósito en la vida que emprender esas expediciones. Por eso no se les llama “aventureros”, sino globetrotters. Es decir, “los que se patean el globo”. Más claros no pueden ser.

El mundo de Leagues of Adventure es “más o menos” como el que conocemos, con la principal diferencia de que muchos elementos ficticios de esta ambientación que aparecen en libros, películas o cómics son ciertos: Sherlock Holmes existe (como también lo hace el Profesor Moriarty), H.G. Wells es un famoso científico que, dicen, ha inventado una máquina del tiempo, y la Ruritania de El prisionero de Zenda también es una nación real, por ejemplo. Eso sí, no hay ni elfos ni enanos en el mundo, y la magia como tal tampoco existe… al menos en el manual básico.

LoA 1

Tras esa introducción nos encontramos con un breve primer capítulo que recopila los eventos más importantes ocurridos en el mundo en los años recientes, incluidas las numerosas guerras que han desgarrado el globo y también algunos de los personajes más importantes de la época. Aunque como documentación para la ambientación las seis páginas dedicadas a este tema pueden parecer un poco exiguas, como veremos el manual compensa esto más adelante.

El segundo capítulo está dedicado a la creación del personaje, y como decía sonará muy familiar a quien ya haya tocado el sistema Ubiquity: primero se elige un arquetipo (cazador, investigador, piloto, científico…) y una motivación (amor, lealtad, gloria, avaricia…), luego se distribuyen 15 puntos en los Atributos Primarios, se calculan los Secundarios y se reparten otros 15 puntos en las Habilidades. Según la Liga a la que pertenezca, cada globetrotter recibirá además algunas habilidades gratis (imaginaos qué adquieren los miembros de la Agencia de Asesinatos…). Tras esto se elige un talento o un recurso, a modo de ventajas especiales que tendrá el personaje al empezar a jugar. Entre los segundos se incluye un listado de ligas a las que puede pertenecer el personaje, con opciones reales como la Royal Geographical Society y otras tan pintorescas como la Sociedad Epicúrea, el Club Alpino, el Club de los Excéntricos o la Sociedad de la Tierra Hueca. El personaje puede elegir una de estas para ser miembro, o bien crear una nueva. No es necesario que todos los personajes pertenezcan a la misma liga, aunque puede facilitar algunas aventuras el que así sea.

Si queremos también podemos adquirir un defecto para el personaje, que nos dará un Punto de Estilo (que recordemos, son un poco como los de FATE) de salida y más importante, nos proporcionará más puntos cuando hagamos que ese defecto aparezca en la partida con consecuencias para nuestro personaje. Una vez hecho eso, le ponemos nombre, le damos una descripción y perfilamos un poco su pasado, y ya tenemos un globetrotter listo para entrar en acción. Se cierra el capítulo con el clásico listado de personajes de ejemplo, totalmente detallados y acompañados de unas bonitas ilustraciones a color a toda página.

LoA 4

El capítulo tres también nos resultará conocido, pues describe el sistema Ubiquity, cuya mecánica básica requiere lanzar tantos dados como tenga el personaje en el Atributo + la Habilidad pertinente para cada acción. Cada resultado par es un éxito, y la dificultad normal suele ser de 2. Por lo tanto, no importa qué tipo de dados se utilicen, y de hecho se pueden mezclar dados diferentes sin problemas. Las tiradas pueden verse modificadas por el equipo que se utiliza, por las condiciones concretas de la situación o, naturalmente, por los talentos de los personajes, pero todas las reglas se desarrollan a partir de esta sencilla mecánica. Como también lo hace el combate, cuyas reglas ocupan el capítulo siguiente. Básicamente los combatientes hacen tiradas enfrentadas y quien tiene obtiene más éxitos logra impactar a su enemigo, que según el daño recibido puede quedar herido, aturdido, derribado… Como siempre con este sistema, hay todo tipo de opciones y maniobras posibles para el combate, siempre con el dinamismo y agilidad que caracteriza el juego como prioridad: se puede cargar, bloquear, apuntar, desarmar, realizar trucos que despisten a nuestros rivales… Todo con una simple tirada enfrentada. En este capítulo también se describen otros peligros que pueden presentarse en las aventuras, desde venenos hasta enfermedades, pasando por caídas.

Continuando con la lectura, en el capítulo cinco nos encontramos con un completo surtido de equipo de todos los tipos imaginables, desde armas de todos los pelajes hasta ropas (y armaduras), vehículos (incluidos dirigibles), alojamientos y demás equipo de supervivencia. Un globetrotter debe salir siempre bien equipado, así que el paso por este capítulo para pertrecharse del equipamiento adecuado para cada expedición es casi obligado.

LoA 3

El capítulo seis es un poco una continuación del anterior, pero centrado en los inventos que se pueden realizar en el juego. Aquí entramos en la parte del manual que realmente añade riqueza a la ambientación, en este caso presentando un reglamento que permite a los personajes con las características adecuadas inventar todo tipo de artilugios y cacharros, como estaba tan de moda en la época en cuestión. El capítulo añade un poco de aroma steampunk al juego, sin pasarse demasiado, y entre otras muchas cosas permite construir desde vehículos blindados hasta autómatas con “inteligencia artificial”, pasando por armas, claro. La variedad es bastante grande, y el proceso para conseguirlo, igual en todos los casos: primero hay que preparar los planos del invento, cuya complejidad dependerá de los elementos “inusuales” que lo compongan, para luego pasar a la construcción propiamente dicha. Ambas fases dependen de sendas tiradas, y aunque en un primer momento la mecánica me ha parecido un poco confusa, los ejemplos que se incluyen lo aclaran todo bastante. Y hablando de ejemplos, el capítulo también presenta unos cuantos inventos de muestra por si en algún momento se nos agota la imaginación: cosas como ornitópteros, rfiles eléctricos y cachivaches similares.

El siguiente capítulo es otro habitual en los manuales del sistema Ubiquity, y plantea los tipos de aventura que son más ideales para el juego, y que van un poco por lo que ya había comentado más arriba: mucha exploración, bastante acción y humor, un punto de romance y drama… Estamos ante un juego que mezcla ambientación victoriana con pulp, así que no hay que echarle demasiada imaginación al tema. En muchas ocasiones bastará con una apuesta absurda para dar inicio a una aventura, que consista en una carrera por llegar al destino antes que otra liga, por ejemplo. Y ya que hablamos de ligas, no podían faltar en el juego las ligas de villanos, los enemigos de nuestros globetrotters, que también se presentan en este capítulo y que, como no podría ser de otra forma, tendrán siempre los propósitos más nefandos en mente. Lideradas casi siempre por tipos megalómanos, siniestros y también un poco de opereta, cualquiera de estas ligas basta por sí sola para desarrollar una buena partida, o incluso una campaña. Me encantan este tipo de contenidos, lo confieso.

LoA 2

Pero para mí el capítulo más brillante del manual es el siguiente, el ocho, dedicado a los viajes y las maravillas del mundo. A lo largo de las casi 50 páginas que ocupa, el capítulo hace un completo recorrido por los cinco continentes del globo terráqueo, describiendo los lugares más interesantes que pueden llamar la atención de los globetrotters, y acompañándolos de ideas para posibles aventuras ambientadas allí. De nuevo, nos encontramos con una mezcla de realidad, ficción e inspiración literaria o cinematográfica. Se habla de Londres, de París o de Roma, pero también de Machu Picchu, del Lago Ness y de las pirámides de Egipto, de las Minas del Rey Salomón, de Shangri-La e incluso de una ciudad perdida en la península Arábica salpicada de millares de pilares y que podría tener, o no, connotaciones claramente lovecraftianas. Solo leer este capitulo ya es una pequeña delicia, pero es que además las ideas para aventuras dan para mucho.

El último capítulo del manual está dedicado a los diferentes encuentros que pueden tener los globetrotters en sus aventuras, sean amigables, neutrales u hostiles. Aquí podemos encontrar un poco de todo, desde perfiles genéricos de personajes (anticuario, matón, cultista, damisela en apuros…) hasta criaturas de origen desconocido, como gorilas gigantes, kraken o plesiosaurios. Especialmente destacable me parece la pequeña galería de villanos famosos, que solo aparecerán, claro, en el desenlace de las aventuras de nuestros heroicos viajeros. Hablamos de personajes del calado de Rasputín, el Doctor Moreau o, naturalmente, el infame Profesor Moriarty. Además de eso se incluyen otros tipos de amenazas más naturales, desde cocodrilos hasta elefantes, pasando por serpientes venenosas, tigres o pirañas.

El manual se cierra con un listado de referencias de libros, cómics o películas en los que inspirarse para partidas de Leagues of Adventure, una hoja de personaje, un índice de contenidos y un bonito mapa a color del mundo, imitando los típicos de la época, donde aparecen no solo los países y rasgos geográficos más importantes, sino también algunos puntos que han sido mencionados en el capítulo ocho y que podrían usarse como escenarios de aventura.

¿Y qué me ha parecido? Bueno, pues la verdad es que sin haberlo probado, me ha gustado. Me parece todo un acierto apostar por la exploración y las expediciones por todo el globo para desarrollar aventuras ágiles y sin complicaciones, que en el fondo es lo que pretende Leagues of Adventure. Aunque ya conocía el sistema, me ha gustado el desarrollo de la parte final del manual, aunque tal vez he echado un poco de menos algo más de información sobre las ligas que dan nombre al juego: cómo se estructuran, cómo funcionan, qué rangos hay, cómo preparan una expedición… Claro que puestos a echar de menos, y como ya ocurriera en Todos para Uno, lo que más he echado en falta ha sido una breve aventura introductoria para probar el juego, que creo que habría venido muy bien. Si no me equivoco ambas cosas las han subsanado con posteriores suplementos, pero no creo que hubiese pasado nada por incluir algo de esa información en el manual básico. Aun así, me apunto el juego a la lista de pendientes para probar en cuanto pueda.

Y mientras me pregunto si Summum Creator nos traerá también este juego a España tras traernos Hollow Earth Expedition y Régime Diabolique, yo le doy un…

3stars

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 5 octubre, 2015 en Reseñas

 

Etiquetas:

3 Respuestas a “Reseña de Leagues of Adventure

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: