RSS

Teoría mágica: Anillos y círculos

07 Ene

magic circle

Venga, vamos a empezar el año hablando de teoría mágica para Ars Magica. En este caso, nos centraremos en una Duración y un Objetivo herméticos que suelen ir de la mano y se usan para un tipo concreto de efectos, pero que pueden dar mucho más juego del que parece, rayando incluso en el munchkinismo. Me refiero a la Duración Ring y al Objetivo Circle (Anillo y Círculo en castellano, creo). La combinación de ambas es bastante popular por ser utilizada como base para todos los wards, o hechizos de protección herméticos, que por lo general consisten en círculos que afectan (en este caso léase “protegen”) a todo lo que se encuentra en su interior.

Más concretamente, y según se indica en las descripciones de ambos parámetros, el Objetivo Circle afecta a todo lo que se encuentre dentro de un círculo trazado por el magus en el momento del lanzamiento, y solo se mantiene activo mientras el círculo está intacto, aunque eso vulnere la duración normal del hechizo. Por otro lado, la Duración Ring dura hasta que el objetivo del hechizo salga del círculo trazado en el momento del lanzamiento, o hasta que el círculo sea roto. El círculo debe trazarse físicamente en el momento de lanzarse el hechizo, aunque se puede aprovechar uno que esté grabado o inscrito ya, en cuyo caso bastará que el magus lo recorra mientras conjura el hechizo.

De esta manera se pueden hacer incontables wards: desde protecciones contra criaturas sobrenaturales de cualquier reino (que, recordemos, deben penetrar para ser efectivas, aunque ese es otro tema ajeno a esta entrada que nos llevaría a terrenos más pantanosos) hasta protecciones que impidan la entrada en el círculo a seres humanos (una guía nueva de Rego Corpus que apareció en Covenants), etc. De hecho, casi se puedan hacer protecciones contra cualquier cosa imaginable. En Houses of Hermes; Societates aparece una sección dedicada a los Columbae, una tradición de la Casa Ex Miscellanea cuya magia fue integrada en la teoría hermética de Bonisagus, dando pie precisamente a los wards ya comentados. Allí se recopilan una serie de guías herméticas que sirven para protegerse de cualquier cosa imaginable. Recomiendo manejar esa lista con cautela, por motivos que se comentan más adelante…

Sin embargo, aunque suelen usarse en conjunto, nada impide usar uno u otro parámetro con otras combinaciones. De hecho, hay otros usos legales* para estos parámetros que no resultan aparentes en el reglamento básico, y que pueden resultar bastante útiles. Uno de ellos, por ejemplo, podría acabar con la vieja noción de que la magia hermética es muy limitada (o más bien, requiere muchos recursos) para realizar una curación permanente. The Chirurgeon’s Healing Touch (CrCo 20) es el hechizo de curación menos rentable que conozco: ¡cuatro peones de vis para curar una simple Herida Ligera! Pero, ¿y si le cambiamos el Objetivo de Ind a Circle, y lo convertimos en el Chirurgeon’s Healing Circle? El hechizo mantiene el mismo nivel (20), pero la cosa cambia completamente: con este sencillo ritual, e invirtiendo solo 4 peones de vis, todas las personas dentro del círculo verán curada permanentemente una Herida Ligera. También sería sumamente interesante una versión T: Circle de un hechizo como Gentle Caress of Aesclepius (ReCo 30, de Houses of Hermes: Societates), con el cual, con solo seis peones de vis, podríamos mejorar un nivel todas las heridas de nuestra turba de grogs si estamos en un caso de emergencia.

(*: El uso de estos parámetros para curar de forma tan eficaz depende de la interpretación del resaltado “Objetivos y Creo” al principio de la sección de de hechizos del manual básico, según el cual los hechizos de Creo que crean cosas solo pueden tener Objetivo Individual o Grupo; por lo tanto, usar T: Circle para curar no implicaría “crear cosas”…).

Hay otros usos con magia de Creo que también pueden resultar muy beneficiosos, en este caso sin salirse de la combinación Ring/Circle, como puede ser usar alguna de las guías de CrHe que hacen madurar plantas rápidamente, o para crear iluminación (o calefacción) permanente en las salas de un covenant. Demonios, en mi saga actual han usado una versión D: Ring, T: Circle de Charm Against Putrefaction, en un círculo en cuyo interior han metido el cadáver de un chamán local, que sigue incólume e inmaculado desde hace varios años. Cuando lo descubran los lugareños lo convertirán en un santo cristiano, seguro…

Por otro lado, no hace falta limitarnos a Creo, naturalmente: ¿Qué tal un ReCo sobre un laboratorio circular que animara a los esqueletos que haya en su interior para que se pudieran mover? Parece una defensa ideal para el laboratorio de un nigromante… ¡o para ahorrar en servidumbre, mientras no salgan del laboratorio!

Como decía, estos dos parámetros dan mucho juego y, bien aprovechados por algún jugador desalmado, pueden llegar a convertirse en sinónimo de hechizos permanentes que podrían estar al borde de la trampa. Para evitar esto, es importante que el grupo de juego tome algunas decisiones importantes antes de empezar la partida. Concretamente dos: por un lado, si se pueden crear círculos móviles, y por otro lado hasta qué altura llega un círculo trazado sobre una superficie (en otras palabras, si un círculo forma una esfera o más bien un cilindro). La primera pregunta es especialmente delicada. hay varios ejemplos de círculos móviles en algunos manuales del juego, pero una saga en la que se permita la creación de círculos móviles de cualquier tamaño podría terminar con magos que llevaran un cinturón rígido cargado de protecciones permanentes de todo tipo, o grogs con rodelas con un montón de efectos constantes, y que en ninguno de los casos hubiesen sido encantados como un objeto mágico.

Por otro lado, no permitir ningun círculo móvil puede suponer limitar las capacidades de los magos especializados en este tipo de magia, impidiéndoles lanzarlas en la superficie de un barco o de un carromato, por ejemplo, casos ambos que parecen bastante plausibles. Como siempre, todo dependerá del nivel de permisividad del árbitro (y el munchkinismo del grupo de jugadores), y de lo fantástica que queramos que sea la partida. Una opción intermedia podría ser especificar un tamaño mínimo para ese círculo antes de empezar una partida. ¿Un par de metros de diámetro, por ejemplo? ¿Equivalente a Tamaño: Sala? O tal vez el árbitro deba reservarse el “derecho de censura” ante efectos que parecen demasiado implausibles, amparándose en las “particularidades impredecibles” de la magia…

La segunda cuestión también es delicada. ¿Qué altura alcanza exactamente un Anillo? En ningún sitio aparece especificado, así que cada árbitro deberá tomar una decisión. En mi caso, considero que un hechizo de este tipo genera una especie de semiesfera de una altura de unos 3 metros. De lo contrario, podríamos volver a caer en abusos o absurdos: ¿una protección contra duendes lanzada en la planta baja de una torre pero que protege todos los pisos porque se considera que el círculo proyecta un cilindro? ¿Un círculo contra animales que asciende al cielo y hace que los pájaros que vuelan en las alturas tengan que rodearla?

Ah, sí, también hay una tercera pregunta que hacerse en relación a estos parámetros, y que también entra en parte dentro de lo subjetivo: ¿qué se entiende exactamente por “romper” el círculo? Evidentemente cualquier rotura física en su recorrido, claro, pero…¿Se mantiene la duración si alguien pisa un círculo grabado en piedra? ¿O si una hoja de un árbol cae en el borde del círculo, “interrumpiendo” su recorrido? En mi caso, la respuesta a ambas preguntas sería “no”, de nuevo, en deferencia a los especialistas en esta magia.

En fin, había empezado esta entrada porque quería simplemente hablar de los propósitos curativos de los anillos herméticos, y al final he acabado andando en círculos (no he podido resistirme al chiste… malo). Como siempre, la decisión final dependerá de cada grupo. Esa es la gran virtud de Ars Magica: ofrece tal flexibilidad que uno nunca sabe por dónde le puede salir un jugador… ¡pero mejor estar preparado!

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 7 enero, 2015 en Teoría Mágica

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “Teoría mágica: Anillos y círculos

  1. congoja

    11 junio, 2015 at 4:49 pm

    Con respecto a la altura de los anillos me parece sabio tomar en consideración el radio del círculo para la esfera que contiene el efecto, puesto que el perímetro del círculo varía con el lanzamiento (concentración 6+ para mantenerlo mientras se camina y el rango puede ser considerable…) también debería variar el alto. Otra alternativa más castradora es que sólo afecta aquello que está en contacto con el suelo (o lo que está en contacto con lo que está en contacto con el suelo) según el objetivo para el que está preparado el hechizo. La segunda es un poco más ambigüa, lo sé, pero también aplicable.

     
    • Teotimus

      11 junio, 2015 at 5:34 pm

      Sí que sería un poco durillo, sí, lo de que solo afectara a lo que está en contacto con el suelo. Yo en este caso suelo ser un poco más laxo y salvo que haya algún abuso evidente, intento mantener un poco ambiguos los límites de altura del círculo.

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: